martes, 8 de octubre de 2019

Fiat 147 L, importado desde Brasil

Sevel (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica) Argentina comenzó a importar de Brasil al Fiat 147, en dos modelos L y GL. La revista argentina Su Auto le realizó una prueba a una unidad del Fiat 147 L del año 1981. Ese test es el que podrán conocer los lectores en esta nota.


El Fiat 147 fue presentado por Sevel Argentina en febrero de 1981 y en diciembre, del mismo año, se arrancó con la producción nacional de este modelo. Según lo dicho por la mencionada revista especializada, la empresa Sevel Argentina, hizo una mala apreciación del alcance que podía tener con las ventas del Fiat 147.

Tanto que se vieron superadas las primeras expectativas en las ventas y Sevel Argentina tenía una lista de espera para los futuros propietarios del Fiat 147. La automotriz esperaba solucionar el problema para cuando se comenzara a producir el 147 argentino.


Tal vez una frase del periodista, de la revista Su Auto, sea el mejor resumen de lo que era esa primera versión del 147 que conocimos en Argentina: “Si fuera un zapato, sería el ideal femenino: chico por fuera y grande por dentro”. Justamente el espacio del habitáculo era uno de los puntos más fuertes de esta versión del 147 L importada desde Brasil.

Aunque algunas terminaciones no eran de la mejor calidad. Eso provocaba una cierta rumorosidad dentro del habitáculo. Al no tener radio de fábrica no había forma de tapar ese sonido. La otra contra era encontrar la mejor posición de manejo para una persona de gran contextura física.


Si las piernas estaban bien, los brazos no alcanzan. Cuando los brazos estaban en una posición cómoda sobraba pierna por todos lados. Pero se podía lograr una postura de equilibrio. Al menos lo logró el periodista de la revista Su Auto. Lo que le permitió realizar la prueba en ciudad y ruta.

Ahora comienzan a aparecer los logros del Fiat 147. La estabilidad era uno de sus puntos altos. En ruta se comportaba muy bien con una estabilidad poco común, que incluso no le afectaban los vientos laterales, ni los cruces con vehículos de gran tamaño.


Pese a tener una suspensión adecuada para lograr esa estabilidad, que se elogió, ésta no era todo lo dura que no permitía un andar cómodo en caminos poceados. Incluso el periodista confesó que en más de una oportunidad fondeó las suspensiones del 147, y hasta lo hizo transitar por caminos que apenas eran una huella.

Otro elogio fue para la elasticidad del motor, que permitía transitar en ciudad en tercera velocidad. Lo cual tornaba el manejo más descansado. Aunque no tenía una gran aceleración, pero permitía alcanzar los 135 kilómetros por hora. Recordemos que este motor de cuatro cilindros en línea, y de ubicación transversal, tenía una cilindrada de 1.048 centímetros cúbicos con 54 HP SAE de potencia.


El consumo era acotado para esa época del mercado argentino de autos chicos. En ciudad se lograba un promedio de 8,5 kilómetros recorridos por litro de combustible, que era nafta común. En ruta a 120 kilómetros por hora se lograban recorrer 10,8 kilómetros con un litro de nafta.

Cinco personas podían arreglarse para viajar dentro del Fiat 147, pero cuatro era un mejor número para la comodidad de sus ocupantes. Si solo viajaban dos, o una persona, se podía volcar el asiento trasero y triplicar el volumen de carga. Al hacer esta operación pasaba a ser un pequeño furgón. Hay que recordar que el Fiat 147 era un automóvil de tres puertas con un gran portón trasero con acceso al baúl.


La dirección era precisa y los frenos eran óptimos. Lo otro elogioso era la calefacción. Tanto que la calificaron como excelente en la revista Su Auto. Rápidamente lograba desempañar los vidrios del pequeño 147. El comportamiento era ágil con una ligera subvirancia al tomar curvas en ruta.

En definitiva el 147 era un auto chico que se comportaba con un auto de otro segmento. Esto en referencia a su desempeño y su capacidad de carga. Claro que podía ser el primer automóvil para muchos propietarios, o para los de mejor posición económica, un segundo auto de uso urbano.


Las fotografías y los datos de la prueba fueron tomados de la revista Su Auto número 19 del mes de agosto de 1981. Un dato curioso: el Fiat 147, en sus dos versiones, L y GL, eran importadas desde Brasil, pero figuraban en el listado de los autos cero kilómetros de producción nacional, que publicaba la mencionada revista especializada

Pero las primeras 160 unidades, dato de ADEFA (Asociación de Fábricas de Automotores), del Fiat 147 argentino se produjeron, recién, en diciembre de 1981 y con algunos cambios respecto de la versión importada desde Brasil. Para los lectores interesados les dejo la nota de presentación de la versión brasileña para el mercado argentino: https://archivodeautos.blogspot.com/2014/03/el-primer-fiat-147-que-conocimos.html

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesana, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #TestExtranjero, #Fiat147L, #SuAuto

2 comentarios:

  1. Tengo entendido que las primeras versiones del 147, supongo que las brasileñas, tenían una luneta más chica. Pero en las fotos publicadas realmente no logro distinguirla.
    Saludos. Julián Moreau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián.
      Tengo la misma información que vos, la luneta de los modelos brasileños eran más chica. Y hay otra diferencia, además del motor de la versión nacional, estos 147 llegados desde Brasil, tenían ventiletes en las puertas delanteras y una ventilación en el parante C.
      Un dato: el primer Fiat 147 Sorpasso se armó sobre una carrocería brasileña y ese prototipo tenía ventiletes y la ventilación en el parante C: https://archivodeautos.blogspot.com/2018/03/fiat-147-sorpasso.html
      Saludos.

      Eliminar