lunes, 9 de septiembre de 2019

“La Ballena”, una rural Rastrojero

Los Rastrojero tuvieron varias versiones de carrozado en Argentina. La mayoría realizadas fuera de fábrica. Hoy conoceremos a “La Ballena” una rural armada sobre la base de un Rastrojero del año 1966. Su propietario es Darío Cubilla, que además es seguidor de Archivo de autos.


Los viejos autos que supimos conseguir tienen una historia para contarnos, y “La Ballena” no es la excepción. Para empezar pese a ser modelo del año 1966, y tener parabrisas enterizo, el motor diésel Borgward es de 42 HP. El otro dato, que me contó Darío, es que esta rural Rastrojero en un principio fue un vehículo oficial de DINFIA (Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas) y su color original era un azul similar al que usaron los vehículos de la Fuerza Aérea Argentina.


Primero prestó servicios para la automotriz estatal en el edificio de la calle San José 317 de la ciudad de Buenos Aires. En una segunda etapa fue destinado a la planta de DINFIA en la ciudad de Córdoba. Vale aclarar que la carrocería de tres puertas de “La Ballena” es obra de la carrocera CAMENA. Empresa que carrozó vehículos de la empresa IKA (Industria Kaiser Argentina SA), como por ejemplo los Jeep.


Más tarde “La Ballena”  fue vendida a una empresa metalúrgica y por último, antes que la rescatara Darío, estuvo en manos de un comerciante rosarino. Este dueño se venía andando con “La Ballena”,  desde Rosario, hasta el mayorista La Loma en la localidad de Loma Hermosa en el Gran Buenos Aires. Salía muy temprano por la mañana y regresaba a la tarde.


Cargaba la rural hasta el techo e incluso me contó Darío que “La Ballena” tiene marcas del portaequipajes que supo tener en su techo. También este tercer propietario le contó que el Rastrojero tuvo una tercera fila de asientos. En las últimas tres fotografías se puede apreciar el estado en el que la compró Darío Cubilla.


“La Ballena” la compró en mayo de 2014 y pagó unos $4.500. Claro que tuvo que restaurar algunas partes para que pudiera rodar por las calles nuevamente. Darío rescató a esta rural de una muerte segura. Así un pedazo de la historia de DINFIA volvió a rutear. Cosa que hace a menudo su dueño. Ya que asistió a encuentros de Rastrojeros en la provincia de Córdoba, en tres oportunidades, les cuento a los lectores que Darío que vive en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Estuvo en Rosario en la provincia de Santa Fe, varias veces, y también en la provincia de Entre Ríos.


En Buenos Aires, “La Ballena”, fue a Rojas, 9 de Julio, Carmen de Areco, Mercedes, Zárate, Ezeiza y Navarro, localidad donde estuvo en el día de ayer, domingo 8 de septiembre. Además suele usarlo para ir a su trabajo, siempre y cuando tenga sitio donde dejar “La Ballena” a buen resguardo. Así fue como pude charlar con Darío y tomar las fotografías que ilustran esta nota.


Algunos datos técnicos antes de seguir contando su historia. Darío le cambió el tren delantero por una adaptación para Rastrojero que está basado en el esquema de suspensión “Twin-Beam” de la marca Ford, y que usaron las camionetas F-100. También le cambió los faros traseros por unos más modernos de Rastrojero, se aprecian en una de las fotografías.


Otro cambio fue el diferencial ya que tenía uno de una relación corta para fuerza, cuando estuvo destinado en la planta de DINFIA al uso de los ingenieros de la empresa estatal. Con el cambio, Darío, pudo montarle neumáticos de la medida 6.50 x 16 pulgadas, que son los que luce en las fotos de esta nota.


Al parecer los elásticos traseros reforzados se los montó el propietario rosarino, el tercero en la saga de dueños de “La Ballena”. Ya que Darío Cubilla es su cuarto dueño y que la devolvió a la vida. Por eso es la protagonista de esta sección llamada “Auto Vivo”.


Vi por primera vez en vivo a “La Ballena” en el encuentro de Los Cardales, en la provincia de Buenos Aires el año pasado. Esa muestra de autos de todas las épocas fue a la primera que “La Ballena” asistió como integrante de la agrupación Fans del Rastrojero. En la parte trasera ostenta el logo del grupo de amantes de los vehículos utilitarios que fabricó el estado nacional.


Darío además de ser un apasionado por el Rastrojero es técnico en computadoras y mi encuentro con él tuvo un doble propósito. Primero conocerlo en persona, como seguidor de Archivo de autos, y en segundo lugar hablar de “La Ballena”. Pero además el encuentro sirvió para que me obsequiara una placa PCI en paralelo para que pudiera conectar a “Federita”, mi computadora actual, con “Canonito”, el viejo escáner Canon.


Las fotografías las tomé el día martes 3 de septiembre de este año a la entrada del Parque Malvinas Argentina, ubicado en Martín Fierro y Camino del Buen Ayre, en el partido de Ituizangó, en la provincia de Buenos Aires. Las últimas tres fotos me las pasó el propio Darío y las tomó cuando fue a comprar a Rosario “La Ballena”.


Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoVivo, #LaBallena, #Rastrojero, #rural

3 comentarios:

  1. Hoy suena asombroso que una camioneta lleve un motor de tan baja potencia, aún que lo más importante sean los regímenes de revolución de potencia y par motor máximos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo que se dice, sin prisa, pero sin pausa, saludos. Luis

      Eliminar
    2. Si bien la potencia de 42 HP parece poca el tema pasa por otro lado. Y es el torque de ese motor.
      Claro que no tenía una velocidad final alta, pero no fue concebido para eso sino para tareas rurales y de trabajo.
      Ese modelo de Rastrojero tenía una gran capacidad de arrastre.
      Saludos.

      Eliminar