martes, 9 de julio de 2019

Fiat Panda 4x4 en Argentina

Un raid que se realizó, entre diciembre de 1988 y enero de 1989, uniendo las ciudades de Buenos Aires y Ushuaia, con el posterior regreso, trajo unidades del Fiat Panda 4x4 a Argentina. La revista Su Auto tuvo la suerte de probar uno de esos vehículos que no se usaron en la travesía.


Hubo cinco tripulaciones que desistieron de realizar el “Raid del Coraggio” que organizó la empresa italiana Safariland. Eso por motivo de los problemas con los alzamientos militares que hubo en diciembre de 1988. En enero de 1989 se sumaría el copamiento a los cuarteles de La Tablada en la provincia de Buenos Aires.

En un principio serían 40 Fiat Panda 4x4 los que harían la travesía. Pero 5 unidades quedaron sin tripulación en Buenos Aires. Una de esas fue la que sirvió para el test de la revista Su Auto y que saliera publicado en el número 99 de los meses de enero y febrero de 1989.

Los Fiat Panda 4x4 habían sido preparados por la empresa Safariways, que pertenecía al grupo Safariland. Esta empresa italiana se dedicaba a realizar raids por todo el mundo. Habían hecho travesías en Egipto, Australia, el Amazonas, Canadá e Islandia. Para el año 1989 tenían proyectados otros raids en Yemen, China y Jordania.


La empresa Safariland usaba los Fiat Panda 4x4 por su resistencia. En seis raids realizados ninguna unidad había sufrido roturas de ningún tipo. Además al tener un tamaño compacto era fácil su transporte por barco hasta los lugares donde se desarrollaran la travesía.

Para tener una idea de las dimensiones del Fiat Panda 4x4 su largo era de 3.408 milímetros, su ancho de 1.500, su altura de 1.468 milímetros y la distancia entre ejes de 2.170 milímetros. Su baúl tenía una capacidad de 272 decímetros cúbicos que se ampliaba a 1.088 litros al rebatir el asiento trasero. Su peso sin tripulantes era de 790 kilogramos y con carga máxima alcanzaba los 1.190 kilogramos.

El Fiat Panda nació en el año 1980 con dos motorizaciones. Un motor de dos cilindros con 650 centímetros cúbicos de cilindrada y refrigeración por aire. El otro motor de cuatro cilindros en línea tenía una cilindrada de 903 centímetros cúbicos. En el año 1985 se rediseña por completo su carrocería.


En ese momento se lo dota de otras dos motorizaciones. Comenzó a usar los motores FIRE (Fully Integrated Robotized Engine), que tenían la particularidad de ser fabricados y armados por robots. Solo la mano humana colocaba el carburador y los filtros de aceite y de combustible. Los motores FIRE eran de 750 centímetros cúbicos de 34 CV de potencia y de 1.000 centímetros cúbicos con una potencia de 45 CV.

En el caso de los Fiat Panda 4x4 preparados por Safariways la potencia se llevó a 50 CV a 5.500 revoluciones por minuto contra las 5.000 del motor de 45 CV. El torque era de 8 kgm a 3.000 revoluciones por minuto. La relación peso/potencia era de 15,80 kg/CV, que era excelente para las dimensiones y el peso del Panda 4x4.

A partir del año 1983 se comenzó a ofrecer la doble tracción. El diferencial trasero era provisto por la empresa austríaca Steyr-Puch. A diferencia del modelo de tracción simple tenía suspensión trasera mediante eje rígido con elásticos semielípticos. El modelo normal tenía suspensión independiente con un eje tipo Omega del Lancia Y10.


El Fiat Panda tenía un promedio de ventas del 50% del segmento de su categoría. En Italia era del 65% y en el resto de Europa del 40%. De ese porcentaje casi un 15% eran de doble tracción. Eran muy usados en clima invernal o en montaña. Para la época las cifras de producción hablan que habían llegado a la unidad 2.000.000. Además su precio de venta era de 10.000 dólares.

Según los datos técnicos el Fiat Panda 4x4 podía superar pendientes de 50% y tenía una amplia capacidad para el uso fuera de ruta. La palanca para colocar la doble tracción, que se podía hacer en marcha, estaba ubicada por detrás de la palanca de cambios y por delante de la palanca del freno de mano.

La doble tracción no debía usarse por encima de los 60 kilómetros por hora. La caja era de cinco marchas hacia adelante y marcha atrás. La primera era muy corta apta para sacar al Panda de situaciones extremas. Según los periodistas de la revista Su Auto las demás marchas tampoco eran demasiado largas.


Dado el clima reinante en ese verano en Buenos Aires y alrededores no pudieron probar al Panda 4x4 en el barro, porque no llovió. Pero sí lo probaron en trepada en el campo. Sorprendió a los testers que pese al bajo despeje pasara por desniveles muy pronunciados. Claro que un poco a los panzazos…

En el caso de tener conectada la doble tracción en caminos secos de tierra se notaba una gran diferencia en cómo se comportaba el vehículo. Un dato: la velocidad máxima se podía alcanzar tanto en cuarta como en quinta. Además se llegaba a esa velocidad con la tracción delantera, la normal, o con la doble tracción colocada.

Dicha velocidad obtenida en la prueba fue de 135,644 kilómetros por hora con viento a favor y de 124,438 kilómetros por hora con viento en contra. El promedio de ambas pasadas fue de 130,041 kilómetros por hora. En cuanto a la aceleración resultó ser de 17 segundos con cuatro décimas de 0 a 100 kilómetros por hora.


La unidad probada tenía 13.000 kilómetros recorridos y seguramente su carburador no estaba en las mejores condiciones de uso. Esto no impidió que la velocidad máxima fuera similar a las especificaciones de fábrica. En cambio el consumo de combustible fue un poco más alto que las indicaciones del catálogo.

El consumo en ciudad fue de 10,5 kilómetros por litro o 9,5 litros cada 100 kilómetros recorridos. En ruta a 90 kilómetros por hora el consumo fue de 13,2 kilómetros por litro o 7,5 litros cada 100 kilómetros. A 120 kilómetros por hora podía dar 10,3 kilómetros por litro o 9,7 litros por los 100 kilómetros recorridos. La prueba de consumo se hizo con la tracción simple. Es posible que conectada la doble tracción aumentara un poco el consumo.

El Fiat Panda 4x4 era un vehículo de tres puertas con capacidad para cinco adultos. Aunque para viajar cómodo lo ideal eran cuatro personas. El espacio trasero se reducía mucho si los ocupantes de los asientos delanteros eran de contextura alta. En cambio si eran dos personas de gran tamaño podía viajar más que cómodos.

Las butacas delanteras ascendían a medida que se la acercaba al tablero, eso era para lograr una mejor posición de manejo en el caso de personas de baja estatura. Los asientos delanteros tenían una palanca para volcarlos hacia adelante para el ingreso a las plazas traseras.


El motor FIRE 1000 era silencioso, solo el escape especial, que erogaba esos 5 CV extra, producía cierta rumorosidad a alta velocidad. La tracción doble también era bastante silenciosa una vez que estaba conectada. El acoplamiento era fluido y se podía hacer con el vehículo en movimiento.

Esta versión que llegó a Argentina tenía el techo de lona. Por eso en el interior había una barra antivuelco en el medio, dividiendo en dos el techo. Encima del techo había dos barras que eran las que soportaban la carpa. Para la prueba dicha carpa fue retirada. Eso era porque los Panda 4x4 a la vez de ser vehículos de transporte servían para hacer noche durante el raid.

El tablero contaba con velocímetro y cuenta kilómetros hasta la cifra de 999.999, pero sin odómetro parcial. También había indicadores de temperatura del agua, nivel de combustible, el tanque era de 35 litros. Además contaba con un “check-panel” con la silueta del Panda. Eran varias las funciones que tenía, una de ellas indicar si estaba colocada la doble tracción.

El equipo de audio era un pasacasetes de la marca Philips con dos parlantes pequeños del tipo estándar sin autorreverse y sin radio. En cambio contaba con una radio de banda civil para estar comunicado con los otros vehículos integrantes del raid.

Los periodistas de la revista Su Auto tuvieron una oportunidad única al quedar varadas esas unidades en Buenos Aires. Según su propio testimonio las gestiones para obtener un Panda 4x4, para probarlo, fueron las más rápidas en los 10 años que tenía la publicación especializada en automovilismo en el mercado argentino.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #TestExtranjero, #FiatPanda4x4

1 comentario:

  1. Ya he visto un Panda de tracción simple en Uruguay. Creo que hubiera logrado el éxito si lo hubiera comercializado en otros países de la región, incluso Argentina y Brasil. Las versiones de doble tracción iban a ser perfectas para unos servicios en el agro y el mantenimiento de instalaciones de electricidad y telecom.

    ResponderEliminar