martes, 18 de junio de 2019

Grandío y López, importador de Toyota

El primer importador de la marca japonesa Toyota para nuestro país fue Grandío y López SA. Antes había sido un concesionario oficial de General Motors Argentina y a partir del año 1978 se había quedado sin automotriz que representar, ante el cese de producción por parte de la mencionada empresa de origen estadounidense.
 
El salón de exposición de Grandío y López en la Avenida Figueroa Alcorta.

Grandío y López además de haber sido un integrante de la red de concesionarios de General Motors Argentina fue el responsable de la construcción del fuera de serie Chevron. Automóvil que era una modificación de la cupé Chevrolet Chevy SS. Una de las tantas versiones especiales que hubo en concesionarios oficiales de una determinada marca.

En el año 1979 se convierte en el importador, y representante oficial exclusivo, de Toyota. Entre la red de concesionarios en todo el país también hubo ex agentes de la General Motors Argentina como vendedores de los vehículos de la marca japonesa.

El interior del salón de exposición.

El acuerdo comercial entre Grandío y López y Toyota Motor Sales Co. era para la importación de los vehículos que la empresa producía en Japón. Se trajeron al país una serie de modelos para analizar la factibilidad de su comercialización. En el segundo embarque llegaron los repuestos para poder realizar los mantenimientos correspondientes.

También llegaron al país las herramientas necesarias para las reparaciones de los distintos vehículos que se comenzaron a importar a partir del año 1979. Con el herramental para los distintos concesionarios de la red Toyota llegó personal técnico para la capacitación.

El predio de la calle Godoy Cruz.

Justamente entre los concesionarios oficiales estaban algunos que habían pertenecido a las automotrices que dejaron el país entre 1978 y 1979 (Citroën y General Motors Argentina), o las que habían cambiando de dueño (Chrysler Fevre Argentina). Por eso es que se podía encontrar en el listado de todo el país a concesionarios vendiendo la marca Toyota cuando antes habían ofrecidos a sus clientes otras marcas del mercado argentino.

Para el año 1980 el total de concesionarios de la red Toyota ascendía a 110 en todo el país. Desde el año 1979, al mencionado, la empresa Grandío y López había duplicado sus instalaciones originales. Para esa época la superficie destinada a punto de ventas y distribución sumaban 17.074 metros cuadrados. La superficie cubierta destinada a depósito y movimientos de repuestos era de 9.600 metros cuadrados.

La playa de estacionamiento de Godoy Cruz.

Otro tema que tenía en cuenta Grandío y López, y seguro como una exigencia de Toyota Sales Motor Co., era el espacio destinado a aulas de capacitación y entrenamiento del personal técnico. Esa superficie tenía 204 metros cuadrados. Entre las fotografías que ilustran esta nota se puede ver una de esas aulas.

El personal de Grandío y López era de 110 personas y a eso había que sumarle un servicio de computación. El monto en juego en repuestos era de 4.700.000 dólares, eso sin sumarles el material que estaba en la red de concesionarios de la marca. Además había otros 6.200.000 dólares en repuestos que estaban en proceso de preparación en Japón, o viajando para Argentina.

El predio de Avenida Coronel Roca.

Esos montos en dólares correspondían en mayor medida a chaperío y filtros de aceite y combustible. Ya que por el poco tiempo de la importación, algo más de un año, los repuestos no tenían una preponderancia decisiva en el volumen del material ingresado al país.

La experiencia, de diez años, de la marca Toyota en los vecinos países de Chile y Paraguay era que el 80% de los repuestos correspondían a autopartes de chapa y el 20% a autopartes mecánicas. En base a esta experiencia previa es cómo se realizaron esos embarques de Grandío y López para el mercado argentino.

El depósito de repuestos.

Grandío y López tenía un local sobre la Avenida Figueroa Alcorta en la dirección 7706 al 7746 del barrio de Núñez, de la ciudad de Buenos Aires. Para los que conocen el barrio y la ciudad ese punto de venta estaba ubicado exactamente enfrente del estadio de fútbol del club River Plate. En ese lugar y con una superficie cubierta de 1.500 metros cuadrados estaba el salón de exposición y el nombramiento de concesionarios de la red Toyota.

En Godoy Cruz 3056, entre las calles Cerviño y Demaría, Grandío y López contaba con una superficie de 5.444 metros cuadrados cubiertos, una playa de estacionamiento de 10.000 metros cuadrados, donde estaban los vehículos del último embarque en proceso de despacho. Además en el predio estaba la zona de aduana, la administración de ventas y un salón de exposición.

El aula de capacitación.

El otro predio de Grandío y López estaba ubicado en la Avenida Coronel Roca, entre las calles Centenera y De Vedia. En el inicio el local tenía 12 metros de frente y casi 80 de contra frente. A lo que se le sumaban más de 100 metros de fondo, así el predio tenía una superficie de casi 5.000 metros cuadrados cubiertos. Para finales del año 1980 se habían comprado dos locales linderos y en ese momento el frente tenía más de 60 metros y el predio contaba con casi 10.000 metros cuadrados cubiertos donde estaba el depósito de los repuestos Toyota.

Los modelos Toyota importados en esa época, finales del año 1980, eran Célica, en dos versiones: Coupé y Liftback, Corona Liftback, Carina, Corolla, en versiones Liftback y Sedan, Crown, y Cressida, a partir del año 1981. Eso para los automóviles. Los utilitarios importados de la marca eran: las camionetas Hi-Lux, en versión naftera y diésel, y Stout, la van Hi Ace, el jeep Land Crusier, en las versiones Hard Top, Vinyl Top, Station Wagon y Pick up, y el camión Dyna.

Herramientas y material de precisión.

Las fotografías de esta nota fueron tomadas de la revista Su Auto número 12 de noviembre de 1980, cuando se publicó una nota con todos los datos y con los modelos que se traían a Argentina en ese momento.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoExtranjero, #GrandíoyLópez, #Toyota,

2 comentarios:

  1. Muy buena información. Como ex propietario de una Celica, soy miembro del Club Toyota Celica Argentina. Uno de los miembros trabajó en una agencia Toyota en los '80, en Castelar. La agencia era de su tío, que había sido IME antes de su disolución. Con la indemnización del estado por el cese de actividades es que compraron la franquicia Toyota, que efectivamente les exigía un importante stock de repuestos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julián, gracias por el elogio.
      Te agradezco el dato del ex concesionario IME. Fue una época donde varios concesionarios oficiales quedaron huérfanos.
      Tal vez la marca Toyota fue la que más repuestos trajo al país. Una manera de respaldar la marca en Argentina.
      Saludos.

      Eliminar