lunes, 29 de abril de 2019

Torino Lutteral Comahue de 1968

Juan Carlos Lutteral fue concesionario de la empresa IKA (Industrias Kaiser Argentina SA), y luego de IKA-Renault, pero su apellido trascendió por ser el creador de los Torino Comahue que fueron modelos fuera de serie. Primero sus modificaciones estuvieron vinculadas al TC (Turismo Carretera) y de ahí nació la idea de un fuera de serie que veremos en esta nota.


Para entender la creación de los Torino Lutteral Comahue hay que ubicarse en el tiempo para conocer las políticas económicas y el régimen automotriz argentino imperante. La importación de vehículos estaba cerrada salvo excepciones, como por ejemplo, los automóviles para discapacitados.

Esto hacía un mercado automotriz cerrado y con una alta protección de la industria nacional. Por eso es posible que Juan Carlos Lutteral, como otros concesionarios oficiales de una determinada marca, produjeran fuera de serie basados en automóviles de producción seriada.

Los Comahue eran autos de lujo para un mercado de la franja ABC1, diríamos en la actualidad, es decir no era un auto que podía comprar cualquier potencial cliente. De hecho el Torino de IKA, en su versión de 2 puertas, no era un automóvil barato, nunca lo fue. Para eso basta con consultar una lista de precios cuando estuvo en producción.

La fotografía nos muestra una de las primeras versiones del Torino Lutteral Comahue. Vale la aclaración que siempre fueron Comahue, tuviera la trompa del Torino de serie, o la de PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio), lo que variaba, con el correr de los años, era la denominación del modelo. En este caso, por ser de los primeros tenía la trompa sin modificar.

Incluso hubo una primerísima versión con la luneta sin división, pero el peso era muy grande. Además a Lutteral le gustaba la luneta del Chevrolet Corvette Sting Ray del año 1963. Ahí nació la idea para la luneta-portón del Torino Lutteral Comahue. Tal vez su sello distintivo visto desde atrás.

Era algo completamente diferente en el mercado automotriz argentino. Pero no se quedaba en eso detalles estéticos, sino que las diferencias iban mucho más allá. El sistema de suspensión se llamaba Aerolastique y permitía, no solo, regular la altura sino la dureza. Esto se hacía con solo apretar un botón de la consola ubicada en el habitáculo.

La potencia del motor podía tener cuatro diferentes puestas a punto. Esta tarea recaía en el preparador Pablo Macagno, quien trabajó estrechamente con la empresa Lutteral. Pero no solo tenía cambios en la mecánica, también presentaba aditamentos en el habitáculo.

El tapizado era de cuero flor, las alfombras de cuero de vaca, contaba con estéreo y hasta un bar secreto con botellón y dos vasos. Para entender esto último hay que conocer un poco la sociedad argentina de esa época y lo que significaba ser un “playboy”… Para los amantes de las historietas argentinas el mejor ejemplo sería el personaje creado por Dante Quinterno: “Isidoro Cañones”.

Otra época y otra sociedad, hoy nos parece fuera de lugar un bar con bebidas alcohólicas dentro del habitáculo de un automóvil. Pero también los autos cambiaron como las costumbres y las normativas de tránsito. Por eso digo que hay que ubicarse en el tiempo para entender a los Torino Lutteral Comahue.

El diseño de los Comahue fue realizado por el Departamento Carrocerías Especiales de la empresa Lutteral Competición. Justamente esta era la que se dedicaba a modificar los modelos de serie para las competencias deportivas. En una vieja nota vimos al Rambler Taxi que participó en una competencia en el Autódromo de la ciudad de Buenos Aires. Eso fue una humorada del propio Juan Carlos Lutteral…: https://archivodeautos.blogspot.com/2015/01/de-como-un-rambler-taxi-corrio-una_25.html

La información de la época decía que la lista de opcionales era muy larga, y hasta excesiva, para publicarla. Además que reservaba el factor sorpresa para el cliente interesado. He tenido la suerte de charlar con Guillermo Suárez que trabajó en Lutteral y me dijo que muchos Comahue se armaban a pedido del cliente y no eran iguales a otros.

Tanto en el interior del habitáculo como en la preparación mecánica. Todo dependía del dinero que esa persona quisiera gastar en un Torino. Pero además un cliente podía llevar su Torino para ser modificado en los talleres de Lutteral. Incluso se publicitaba en diarios esta posibilidad con unidades de hasta dos años de antigüedad.

Esto amplía la cantidad de unidades que podían tener modificaciones de Lutteral. Se estima que la producción de los fuera de serie fue de unas 1.100 unidades hasta el año 1979, cuando cesan las modificaciones a los Torino de serie.

Les cuento un anticipo para el día viernes 3 de mayo. Los lectores de Archivo de autos podrán conocer una publicidad de la última gran creación de la empresa Lutteral, presentada en el año 1977. La fotografía de esta nota fue tomada de un artículo de la revista Análisis del día 27 de noviembre de 1968, cuando se presentaba esta versión del Torino Lutteral Comahue.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoArgentino, #TorinoLutteralComahue, #JuanCarlosLutteral

No hay comentarios.:

Publicar un comentario