sábado, 12 de agosto de 2017

Lancha y tráiler de Matchbox

Recuerdo claramente que jugué con esta lancha de Matchbox en el agua. Eso era cuando la acción de mis juegos pasaba de la mesa libro del comedor a la pileta del lavadero. Esta lancha era una de las que surcó las aguas de esa pileta al lado de la ventana que daba a la Avenida Las Heras en el barrio de Recoleta de la ciudad de Buenos Aires.



Flotaba muy bien esta lancha celeste y blanca. En aquella pileta de azulejos azules pasé muchas horas de mis tardes de la infancia. Eso ocurría cuando mi tía abuela estaba planchando en la mesa libro del comedor de mi casa de la infancia.


Entonces el escenario de mis juegos pasaba a ser la pileta del lavadero. Entraban en acción todos los juguetes que flotaran, como esta lancha de Matchbox. Pero ojo con meter al agua el tráiler de la serie Superfast.


Debo confesarles que algunos de mis primeros Matchbox, que maltraté, también terminaron dentro de la pileta del lavadero de mi casa. Al lado estaba un lavarropas Philco de principios de los años sesenta. Blanco y grande era la base de acciones de parte de mis juegos.


Tanto la lancha como el tráiler están en buen estado de conservación. Algunas pequeñas cachaduras, la pintura azul del remolque, son los signos de los juegos de mi infancia. Pero al ser de la serie Superfast ya tendría entre 9 o 10 años y estaba en la etapa de cuidado de mis amados Matchbox.


Es otro de los “autitos de colección” de mi infancia que conserva su caja original de cartón, como llegó a mis manos, seguramente desde la Librería San Agustín. Esa librería que estaba ubicada en la misma manzana de mi cuadra con solo dar vuelta la esquina.


Esquina donde estaba ubicada la estación de servicio Esso, exactamente en Avenida Las Heras y Galileo. Así que ver las novedades de los nuevos Matchbox no me demandaba mucho viaje. Solo descender del séptimo piso donde vivía y caminar, más o menos, una cuadra.


Algo que no me imagino es tirar por esas pistas de plástico amarillas, que estaban en los catálogos de la empresa británica Lesney Products & Co. Ltd., a este tráiler con la lancha. Aunque originalmente la lancha venía sujeta con una banda elástica al remolque.


No sobrevivió al paso el tiempo y estaba completamente reseca y cortada. Pero no hace a la pieza en general que presenta un buen estado, como ya les mencioné. Lo importante es que se conserve en estado original y sin roturas. Ya hablo como un coleccionista…


Más de una vez les he comentado que no me considero un coleccionista. Simplemente he tenido la suerte de conservar estos Matchbox de mi infancia, en la mayoría con sus cajas originales tal como llegaron a Argentina desde Gran Bretaña.


Además estos “autitos de colección” de mi infancia no eran otra cosa que juguetes. Aunque muchos chicos de aquellos años los coleccionáramos, estaban pensados para jugar y no como modelos a escala replicando autos verdaderos.


Sin embargo algo en lo más profundo de nuestros sentimientos tocan estos autitos ingleses. Sino no se entiende como hay tantos coleccionistas de Matchbox en todo el mundo. También están las personas que los tuvieron de chicos y al perderlos, de adultos, salieron a buscarlos para tenerlos en una vitrina.


Tengo la dicha de haberme ahorrado esa búsqueda. Escuché el mandato de mis padres que los cuidara para que los pudiera conservar. Ahora, y gracias a Archivo de autos, puedo mostrárselos a todos los lectores a través de estas notas sabatinas de esta sección llamada “Garaje Miniatura”.


Tenía la idea que movería algunos recuerdos entre los lectores. Pero no imaginé las sensaciones que despertaría. Es evidente que estos Matchbox de los años sesenta y setenta, lo que me tocó vivir de chico, nos marcaron a muchos.


Incluso muchos me han comentado que esos primeros Matchbox despertaron su coleccionismo de adultos. Claro que por modelos a escala más exactos y no mero juguetes de la infancia. Aunque sabemos muy bien que hay coleccionistas de juguetes en cada rincón del planeta, y no precisamente de Matchbox.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.