martes, 14 de marzo de 2017

Land Rover Serie II

El prototipo del Land Rover se fabricó en el año 1947 por los hermanos Spencer y Maurice Wilks que trabajaban en la empresa británica The Rover Company Limited. La marca Rover tenía una historia, en la fabricación de automóviles, que se remontaba a los primeros años del siglo XX.

Land Rover Serie II.


En el año 1948 el Land Rover es presentado en el Salón de Ámsterdam, en Holanda, y al año siguiente entra en producción. Fue concebido como vehículo de trabajo de doble tracción. El prototipo se construyó sobre un chasis de Jeep Willys y se usó un motor de cuatro cilindros en línea del modelo 60 de la Rover.

De ahí en más los modelos fueron identificados por serie. Así la Serie I se construyó entre los años 1948 y 1958. La Serie II entre 1958 y 1961, hubo algunas modificaciones menores, como un cambio en la ubicación de los faros delanteros y fue la Serie IIA. Esta serie se fabricó entre 1961 y 1971. La Serie III se fabricó entre los años 1971 y 1985. En los años noventa conoceríamos en Argentina la evolución de este todo terreno de Land Rover: el Defender.

Un Land Rover en difícil terreno.

Pero hoy veremos un Land Rover que pertenece a la Serie II por el tipo de trompa que tiene, aunque los datos fueron publicados en el año 1965. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 2.286 centímetros cúbicos con una potencia de 77 HP SAE a 4.250 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7:1.

El diámetro de los cilindros era de 90,5 milímetros y la carrera de los pistones de 88,9 milímetros. La cupla máxima del motor era de 17,1 kilográmetros SAE a 2.500 revoluciones por minuto con un régimen máximo a 4.500 revoluciones por minuto. Con lo cual daba 33,7 HP por litro.

El árbol de levas era de ubicación lateral con válvulas a la cabeza y la lubricación era mediante una bomba mecánica accionada por engranajes. El carburador era de la marca Solex del tipo invertido de un solo cuerpo. La refrigeración era por agua y el sistema eléctrico de 12 volts con una batería de 57 amperes por hora con distribuidor de la marca Lucas.

El interior de un Land Rover Serie II.

La caja de velocidades era de cuatro marchas hacia adelante y marcha atrás. Las velocidades sincronizadas eran la tercera y la cuarta. Al contar con reductor se lograban dos relaciones de velocidades: alta y baja. Las relaciones eran las siguientes: primera, 3,44:1 (8,65:1 con reducción); segunda, 2,34:1 (5,90:1); tercera, 1,58:1 (3,98:1); cuarta, 1,14:1 (2,68:1) y marcha atrás, 2,92:1 (7,35:1).

El embrague era del tipo monodisco seco con comando hidráulico. La tracción era doble y con dos palancas, una para los cambios y la otra para el reductor. La dirección era del tipo a bolillas recirculantes con un diámetro de giro de 11,6 metros (entre paredes) y los frenos de tambor en las cuatro ruedas con una superficie de frenado de 675,50 centímetros cuadrados. Las suspensiones delantera y trasera eran mediante eje rígido con elásticos semielípticos con amortiguadores hidráulicos.

Las dimensiones eran las siguientes: largo, 3.620 milímetros; ancho, 1.620 milímetros; alto, 1.968 milímetros; distancia entre ejes, 2.235 milímetros; trocha delantera, 1.308 milímetros; trocha trasera, 1.308 milímetros y despeje, 203 milímetros. El peso en vacío era de 1.329 kilogramos con una carga útil de 640 kilogramos y el tanque de combustible tenía una capacidad de 45 litros. Los neumáticos era de la medida 6,00 x 16 pulgadas.

Las velocidades máximas en cada velocidad eran las siguientes: primera, 38,6 kilómetros por hora; segunda, 56,3 kilómetros por hora; tercera, 83,7 kilómetros por hora; y cuarta, 115,9 kilómetros por hora.


La carrocería era del tipo rural con dos puertas laterales y una trasera. Tenía disponibles de 7 a 8 plazas y los asientos delanteros estaban separados. Entre los opcionales estaban la toma de fuerza anterior y posterior, un motor diésel de 62 HP SAE a 4.000 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 23:1.

El Land Rover rápidamente se ganó fama de vehículo duro para el uso fuera de ruta. Sus escenarios pasaron a ser los más difíciles del planeta. Creo que son pocas las películas rodadas en África donde no aparece alguna versión de un Land Rover. Porque esa fue otra de las características de este todo terreno inglés: estar presente en muchos mercados.

Hace poco vimos una publicidad donde se mencionaba que los Land Rover, en todas sus versiones y modelos, se comercializaban en más de 170 mercados en todo el planeta. Además de tener una figura que es reconocible de inmediato. Son pocas las personas que no pueden decir que es un Land Rover. Hoy conocimos algunas de las características técnicas del Land Rover Serie II gracias a una publicación de la revista Automundo número 30 de junio de 1965, de donde son las imágenes que ilustran esta nota.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.