martes, 25 de octubre de 2016

La cupé del Fiat 128

Fiat SpA (Società per Azioni) presentó en al año 1971 la Fiat 128 Sport Coupé que se produjo hasta el año 1975. En ese año se le realizaron algunos cambios entre ellos un nuevo nombre: Fiat 128 3P Berlinetta. Veremos cómo era la versión que se exportaba a Holanda en el año 1976.

Fiat 128 3P Berlinetta del año 1976.


Esta cupé que no conocimos en Argentina podía venir en dos versiones: 1100 y 1300. Esto era por la cilindrada de su motor, que era el mismo que usaba la berlina Fiat 128, de dos y cuatro puertas tal como se lo comercializó en Italia.

La versión 1100 de la cupé Fiat 128 3P Berlinetta es la que conoceremos en esta nota del año 1976 a través de un folleto holandés. Es otra colaboración de Iván Boiero Sutter, seguidor de Archivo de autos. De esta forma pude ilustrar la nota.

Vista del portón trasero de la Fiat 128 3P Berlinetta.

El motor de la cupé Fiat 128 3P Berlinetta estaba ubicado adelante en forma transversal, igual que la berlina Fiat 128. Tenía cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.116 centímetros cúbicos con una potencia de 65 CV DIN a 6.000 revoluciones por minuto.

La relación de compresión era de 9,2:1 y el diámetro de los cilindros de 80 milímetros y la carrera de los pistones de 55,5 milímetros. El motor tenía su cigüeñal apoyado en 5 bancadas y el carburador era de doble boca. El sistema eléctrico era de 12 volts con una batería de 45 amperes por hora y la recarga la realizaba un alternador de 40 amperes.

Tablero de la Fiat 128 3P Berlinetta.

La caja de velocidades era de cuatro marchas sincronizadas hacia adelante y marcha atrás. La palanca de cambios estaba ubicada en el piso. El embrague era del tipo monodisco seco. La tracción era delantera con una caja puente donde su diferencial tenía una relación de 13/53.

La suspensión delantera era independiente del tipo Mc Pherson con brazos oscilantes con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos con barra estabilizadora. La suspensión trasera era independiente con un elástico transversal que hacia las veces de barra estabilizadora con brazos oscilantes con amortiguadores hidráulicos.

Los frenos delanteros eran a disco y los traseros de tambor. El circuito hidráulico era doble con servo freno. El freno de mano, o estacionamiento, era de accionamiento mecánico sobre las ruedas traseras. La dirección era del tipo de piñón y cremallera con la columna de dirección dividida en tres tramos como seguridad en caso de colisión frontal.

Vista de los asientos traseros de la Fiat 128 3P Berlinetta.

Las medidas de la cupé Fiat 128 3P eran las siguientes: largo, 3.826 milímetros; ancho, 1.560 milímetros; alto, 1.264 milímetros (descargado, 1.310 milímetros); distancia entre ejes, 2.223 milímetros; trocha delantera, 1.325 milímetros y trocha trasera, 1.333 milímetros. El tanque de combustible tenía una capacidad de 50 litros y la medida de los neumáticos era  de 145 SR x 13 pulgadas con llantas de 4 ½ x 13 pulgadas J.

La velocidad máxima era de 150 kilómetros por hora y la aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 13,5 segundos. El baúl tenía una capacidad de carga de 320 decímetros cúbicos. Con el asiento trasero rebatido y lo mismo para el asiento del acompañante se lograba casi 1 metro cúbico de volumen de carga.

Porque la cupé Fiat 128 3P tenía la particularidad de comportarse con un pequeño furgón al tener un portón trasero. A diferencia de los modelos anteriores al año 1975 donde se introdujo este cambio. Además los faros traseros estaban divididos en tres ópticas distintas. Y no en dos faros como en los modelos de los años de 1971 a 1975.

Las distintas posibilidades del habitáculo de la Fiat 128 3P Berlinetta.

Pero por otro lado tenía prestaciones deportivas con una geometría de suspensiones mejoradas con respecto de la berlina Fiat 128. Además de tener capacidad para cuatro adultos en su habitáculo con un tapizado llamativo al tono con el color de la carrocería.

Las imágenes de la Fiat 128 3P Berlinetta del folleto holandés corresponden al año 1976. Esta cupé se fabricó en Italia hasta mediados del año 1979. Siempre en las dos versiones, 1100 y 1300. En una de las ilustraciones se puede apreciar la versatilidad que presentaba.

Podía ser un auto para hacer las compras, por el gran portón trasero, o llevar distintas cargas. También se convertía en el auto de la familia o en un deportivo con ciertas prestaciones. Lo que sí con una carrocería que nada tenía que ver con la berlina Fiat 128 que se fabricó en Argentina.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.