lunes, 11 de abril de 2016

El 400 de la General Motors Argentina

El 21 de marzo de 1962 salía la primera unidad de un Chevrolet 400 armado por la empresa General Motors Argentina. Como todos los autos compactos de origen estadounidenses de principios de la década del sesenta, primero se armaron en el país para luego pasar a fabricarlos localmente. Había nacido el oponente al Ford Falcon que se había presentado el 7 de febrero de ese mismo año.

La primera unidad del Chevrolet 400 salida el 21 de marzo de 1962
de la planta de General Motors Argentina. Fotografía del suplemento
del diario La Nación del 3 de julio de 1975.

La planta de San Martín en la provincia de Buenos Aires, a la vera de la Avenida General Paz, que es el límite geográfico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con la provincia del mismo nombre, se fabricó el Chevrolet 400. En ese predio en la actualidad está ubicado el Hipermercado Carrefour en una parte y en la otra la tabacalera Nobleza-Picardo.

Originariamente en Estados Unidos la empresa General Motors Corporation fabricó las series 100, 300 y 400 del Chevrolet Chevy II que en Argentina solo conocimos como Chevrolet 400 y que corresponde al modelo con motor de 6 cilindros en línea.

Ese motor tenía una cilindrada de 3.179 centímetros cúbicos y era conocido como 194 por ser el número de sus pulgadas cúbicas. Lo mismo que el Ford Falcon que salió a la venta en Argentina con el motor más chico de 6 cilindros en línea. Con el correr de los años vendrían los motores 230 y 250, también por las pulgadas cúbicas.

La potencia del motor 194 era de 105 HP a 4.400 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7,5:1. El diámetro de los cilindros era de 90,5 milímetros y la carrera de los pistones de 82,55 milímetros. El carburador que alimentaba el motor era de la marca Rochester de una sola boca con cebador automático.

Chevrolet 400 de 1963 en las pruebas en el autódromo de Buenos Aires
durante el road test 19 de la revista Parabrisas. Fotografía de la
revista Parabrisas número 33 de agosto de 1963.
La caja de velocidades, como todos los autos compactos estadounidenses de la época, tenía tres marchas hacia adelante y marcha atrás. La primera velocidad no estaba sincronizada, otra coincidencia con sus otros connacionales. La palanca de cambios por las normas imperantes en los primeros años de la década del sesenta estaba ubicada en la columna de dirección.

Lo bueno de tener la palanca al volante era que se podían ubicar tres personas en el asiento delantero que era enterizo. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 2,94:1; segunda, 1,68:1; tercera, 1:1 y marcha atrás, 3,33:1. La relación del diferencial trasero era de 3,08:1.

La suspensión delantera era independiente con trapecio deformable con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. La suspensión trasera era mediante eje rígido con el sistema Hotchkiss de elástico de una sola hoja llamado Uniflex con amortiguadores hidráulicos inclinados.

Los frenos eran a tambor en las cuatro ruedas de accionamiento hidráulico. La dirección era del tipo de bolillas recirculantes con diámetro de giro de 12,40 metros hacia la derecha y de 11,40 metros hacia la izquierda. Estos valores fueron los que arrojaron el road test número 19 de la revista Parabrisas de agosto de 1963.

Vista de trompa del Chevrolet 400 del año 1963 durante el road test 19
de la revista Parabrisas. Fotografía de la revista Parabrisas
número 33 de agosto de 1963.
Las medidas del Chevrolet 400 del año 1963 eran las siguientes: largo; 4.648 milímetros; ancho, 1.757 milímetros; alto, 1.397 milímetros; distancia entre ejes, 2.794 milímetros y trocha delantera, 1.443 milímetros.

Veamos algunos de los datos que arrojó el road test del Chevrolet 400 del año 1963. Para comenzar la velocidad máxima fue de 150,4 kilómetros por hora de promedio en varias pasadas en sentido opuestos. La aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 18 segundos y 3 quintos.

El consumo de combustible en ciudad era de 6,4 kilómetro por litro. Mientras que en ruta a 80 kilómetros por hora era de 8,3 kilómetros por litro. A más de 120 kilómetros por hora se podían recorrer 6,8 kilómetros por litro.

De 60 a 0 kilómetros por hora se necesitaban 15,80 metros para detener al Chevrolet 400. De 80 a 0 kilómetros por hora se recorrían 34,40 metros antes de detener la marcha y de 100 a 0 kilómetros por hora la distancia recorrida era de 44 metros. Según los testers los frenos necesitaban ajustarse en forma periódica, aunque el balance final les dio que eran buenos.

La cola del Chevrolet 400 de 1963 con la quinta rueda en el road test 19 de la
revista Parabrisas. Fotografía de la revista Parabrisas número 33 de agosto de 1963.
La dirección muy desmultiplicada, y la liviandad de la misma, facilitaban el estacionamiento. Pero la suspensión blanda, ideal para las calles de la ciudad de Buenos Aires podía jugar en contra a la hora de doblar a mucha velocidad. El rolido era grande, pero el 400 no había sido pensado para eso.

La ruta parecía que era el mejor lugar para el Chevrolet 400 en especial para mantener una velocidad crucero de 120 kilómetros por hora. Según los periodistas de Parabrisas el motor casi no se escuchaba en el habitáculo. Lo que también elogiaron era el diseño de la carrocería, les parecía uno de los mejores logrados de la época.

Una particularidad del Chevrolet 400 en el año 1963 era que traía todos los opcionales incluidos en el precio de venta. Esto incluía la radio (de muy buena calidad), calefacción, traba de volante y un inflador de pie (muy útil según los periodistas). Para el año 1963, más precisamente en el mes de agosto, era el automóvil argentino más caro del mercado.

El Chevrolet 400 traía traba de capot desde el interior del habitáculo, cerradura en la tapa de la guantera (de amplia dimensiones, pero sin luz de cortesía) y tapa del tanque de combustible con cerradura. La rueda de auxilio estaba ubicada dentro del baúl en posición horizontal. Para removerla había que retirar el equipaje, porque estaba ubicada contra el respaldo del asiento trasero.

Vimos algo del Chevrolet 400 presentado en el año 1962 y probado por la revista Parabrisas número 33 de agosto de 1963 en el road test número 19. Algunas de las conclusiones las conocieron como los datos arrojados durante la prueba. Las fotografías fueron tomadas de la mencionada publicación argentina especializada en el mundo del automovilismo, salvo la de la primera unidad del Chevrolet 400 que la tomé de un suplemento del diario La Nación del 3 de julio de 1975.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.