martes, 27 de octubre de 2015

Citroën GS con motor Wankel

La empresa Société Anonyme Automobiles Citroën fabricó en Francia el Citroën GS Birotor con motor Wankel o motor rotativo. Hoy conoceremos un poco más de cerca este automóvil gracias a la gentileza de Ivan Boiero Sutter, seguidor de Archivo de autos, que me facilitó los datos técnicos y las fotografías para ilustrar la nota.

El Citroën GS Birotor del año 1973 visto de frente.
La parrilla era diferente a los demás modelos de la gama GS.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter.


NSU Motorenwerke Aktiengesellschaft (sociedad anónima) desarrolló el motor Wankel, que fue un invento del ingeniero alemán Felix Wankel. A mediados de los años cincuenta comienza con los ensayos de este motor rotativo. Con el correr de los años logró fabricar automóviles de serie con la marca NSU y el motor Wankel.

Citroën usó la patente para fabricar el GS Birotor a mediados de los años setenta. El motor Wankel al no tener cilindros como los automóviles con el clásico motor de combustión interna, que todos conocemos, no tenía cilindrada. Sino volumen de trabajo.

Vista de ¾ de perfil delantero derecho del Citroën GS Birotor de 1973.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter. 

Pero se le asignaba una cilindrada para poder compararlo con los motores tradicionales. El GS Birotor tenía una cilindrada de 1.990 centímetros cúbicos para poder tener una idea del tamaño del motor. Aunque los motores Wankel siempre fueron más chicos que los motores con cilindros a igual cilindrada.

La potencia era de 107 CV DIN a 6.500 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 9:1. La potencia fiscal, de uso en Francia, era de 11 CV. La cupla era de 14 kilográmetros a 3.000 revoluciones por minuto. El encendido era electrónico y la alimentación del motor corría por cuenta de un carburador Solex de doble cuerpo. La bomba de nafta era eléctrica.

El sistema eléctrico era de 12 volts con una batería de 70 amperes por hora y el alternador de 760 watts. Además tenía una alarma sonora cuando el motor superaba las 6.800 revoluciones por minuto. La refrigeración por agua tenía una presión de 1 bar y contaba con dos ventiladores con dos motores eléctricos para la circulación. El radiador tenía un volumen de 0,21 metros cuadrados. 

La cola del Citroën GS Birotor de 1973.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter
La caja de cambios era semi automática sin pedal de embrague con 3 marchas hacia adelante sincronizadas y marcha atrás. La palanca de cambios estaba ubicada en el piso con una consola. Los entendidos dicen que lo aconsejable en el motor Wankel es una caja de accionamiento manual para aprovechar el régimen de vueltas.

La dirección era del tipo a cremallera. Los frenos eran a disco en las cuatro ruedas con doble circuito. En el eje delantero eran ventilados. La superficie de frenado era de 289 centímetros cuadrados con dosificación automática. Además había un testigo lumínico en el tablero para indicar el desgate de las pastillas de freno.

El interior del habitáculo del Citroën GS Birotor de 1973.
Noten la ubicación de la radio en la consola.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter. 

La suspensión era hidroneumática que constaba de una esfera para cada rueda con un líquido que era lo que oficiaba de amortiguador. De esta forma se absorbían las irregularidades del camino. La suspensión era independiente para las cuatro ruedas pudiendo variar el despeje.

Las medidas del Citroën GS Birotor eran las siguientes: largo, 4.120 milímetros; ancho, 1.644; alto, 1.370 milímetros; distancia entre ejes, 2.552 milímetros; trocha delantera, 1.427 milímetros; trocha trasera, 1.348 milímetros y despeje, 145 milímetros. El tanque de combustible tenía una capacidad de 56 litros. Los neumáticos eran de la medida 165 HR 14 X AS. La velocidad máxima era de 175 kilómetros por hora y la aceleración, de 0 a 100 kilómetros por hora, de 14 segundos.

Fue presentado al mercado francés en el año 1973 y se discontinuó en el año 1975. Tan solo se fabricaron menos de 850 unidades durante este tiempo y no fue un auto logrado. Parte por el motor Wankel, por el precio elevado, por el consumo alto y por la crisis petrolera que ocurrió en esa época.

El completo tablero del Citroën GS Birotor de 1973.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter. 

Las falencias, por entonces, de los motores Wankel era el alto consumo de combustible, que podía llegar a unos 25 litros cada 100 kilómetros recorridos, el Citroën GS Birotor. El otro problema era el consumo de aceite entre 600 a 1.000 kilómetros recorridos. También la alta temperatura de la cámara del rotor, en este caso de dos rotores, por eso el uso de dos ventiladores para enfriar el agua del radiador.

Recién cuando la empresa japonesa Toyo Kogyo Co. Ltd. comienza a mejorar el motor Wankel con la marca Mazda se comenzaron a ver beneficios. Realizó varios automóviles y en Argentina, con la apertura de la importación, conocimos el RX7. Para ese tiempo habían mejorado mucho al motor Wankel. El mayor de los problemas lo tuvieron con la contaminación ambiental. Nunca lograron estar a la altura de las exigentes normas europeas. 

El motor Wankel del Citroën GS Birotor de 1973.
Fotografía gentileza de Ivan Boiero Sutter.

Algo curioso en el Citroën GS Birotor es la ubicación de la radio en la consola entre medio de las butacas delanteras. El GS Birotor estaba mejor equipado que los demás modelos de la gama. Un mejor tablero y un mayor ancho de trocha con neumáticos de rodado más grande.

Que viniera con radio de fábrica era algo de alta gama por el gravamen que se le aplicaba al precio final del automóvil en Francia. Por eso se pudo ver en Argentina un auto como el Citroën CX 2400 sin equipo de audio. Sí con el espacio para colocarlo e incluso hasta el lugar para los parlantes en las puertas, pero sin radio y estéreo.

La parrilla del GS Birotor era diferente a los demás modelos, como para destacarlo del resto de los GS de esa época. Pero todo eso no bastó para que en el año 1975 se lo discontinuara definitivamente luego de fabricar casi 850 unidades. Incluso la empresa Citroën salió a comprar las unidades que quedaban en el mercado porque dejó de fabricar los repuestos. Así y todo algunas unidades quedaron en manos de coleccionistas en la actualidad.

Gracias al envío de fotos que me hiciera Ivan Boiero Sutter es que hoy pudimos conocer un poco más de cerca, con imágenes de un folleto de la empresa Citroën, al GS Birotor con motor Wankel. Un automóvil que fue un fracaso de ventas, tal vez por no estar enteramente probado su motor rotativo en su época.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.