martes, 1 de septiembre de 2015

Un día en Los Cardales

Todo comenzó unos quince días atrás cuando Noberto Núñez, seguidor de Archivo de autos, me envió un mensaje preguntándome si iríamos, con amigos fierreros de San Miguel, al encuentro que organizaba Autos Clásicos Los Cardales el domingo 30 de agosto de 2015. No sabía que harían los demás amigos fierreros. Cada uno tenías sus problemas u obligaciones y no podían concurrir. Pero todavía faltaba lo mejor de todo.

La Mercedes y el Auto Union descansan del viaje de 50 kilómetros. 
Todavía faltaba el regreso a casa. 



Tarde descubrí que había que inscribir el auto para poder participar y eso había vencido el sábado 15 de agosto. Ante la sugerencia de Noberto Núñez me contacté con la gente de Autos Clásicos Los Cardales, vía mail. Claro que les envié una fotografía de la rural Mercedes-Benz de mi padre, José Lorenzo Uldane.


Dos Ford de distintas épocas. El detalle: el Ford T rojo tiene 
la VTV (Verificación Técnica Vehicular) aprobada como 
lo demuestra la oblea en su parabrisas. 
Rápidamente me contestó Claudio Greco que le mandara urgente el número de patente para poder inscribir la rural de mi viejo. Así si quererlo estábamos en el listado de asistentes al "El Desafío" el 3º Encuentro que el club Autos Clásicos Los Cardales organizaba en la Plaza Mitre del pueblo Los Cardales, al lado del predio del ferrocarril Línea Mitre.

Ubiquémonos un poco. Los Cardales es una localidad que pertenece al partido bonaerense de Exaltación de la Cruz y el encuentro que organiza Autos Clásicos Los Cardales cuenta con el auspicio municipal y figura en la agenda de la Dirección de Turismo de la provincia de Buenos Aires.


Un roadster Chevrolet 1930 al lado de una cupé Mercury 1947. 
Un poco más allá un Ford A. Detrás, algo escondida la Mercedes. 

En muchos pueblos de todo el país los predios, o playones, o estaciones ferroviarias quedaron a la buena de Dios. En este caso, por suerte, el tren funciona y el predio lindero a la estación se ha convertido en un parque. Que este año le han construido una pasarela de cemento peinado para poder realizar actividades aeróbicas. No todo está perdido. Ahí es donde se realizó el encuentro el domingo 30 de agosto.

Muy alegre se puso Noberto Núñez al conocer la noticia que la Mercedes podría ser de la partida para Los Cardales ese domingo fijado en la agenda de encuentros en la provincia de Buenos Aires. En un principio seríamos unos tres autos, o más, los que marcharíamos en caravana, desde San Miguel, al pueblo de Los Cardales. Pero como siempre pasa algunos defeccionan.

Una réplica de un Morgan. Detrás estaba ingresando 
un Puma brasileño de color rojo. 

La hora fijada eran las 8 de mañana y el lugar la estación de servicio YPF de la vieja Ruta 8 y Primera Junta, para los que viven en los alrededores de San Miguel. Allí estamos con la Mercedes y con un pasajero extra que nos encontraríamos en el lugar: Víctor Caputo, un amigo fierrero de San Miguel de años.

El sábado por la mañana, mientras desayunaba, sonó el teléfono en casa, era Víctor. "¿Qué van hacer mañana?", me preguntó del otro lado de la línea telefónica. "Vamos a Los Cardales", le respondí. Él sabía que estábamos en negociaciones para poder concurrir al encuentro. En realidad el que más quería asistir era mi viejo. Así que traté de inscribir la Mercedes para poder cumplirle el deseo, está a punto de cumplir 85 años de edad.


Dos Rat Rot del mejor estilo americano. Detrás se puede ver un 
Renault Gordini azul con portaequipajes: es Renito el auto de 
Diego Sánchez de Uniendo clásicos de Argentina.

"¿Hay lugar para mí?", me preguntó Víctor. Por supuesto que lo había. Me invitó a muchos encuentros para que lo acompañara, y a mi padre también, donde no podía concurrir con su Mercedes. Así que ese era nuestro cuarto pasajero de la Mercedes. La otra era mi madre Rosa Giménez no falta, casi nunca, a un encuentro de autos, donde sea. Además sino quien nos ceba esos ricos mates.

Allí nos esperaba Víctor. Ahora solo faltaba que llegara Norberto Núñez al mando de su Auto Union 1000 S. En pocos minutos estábamos listos para partir rumbo a Los Cardales. Seríamos los únicos de la partida desde San Miguel. Así que enfilamos hacia nuestro destino y pusimos ruedas a la acción.
Por supuesto que al mando de la Mercedes iba mi padre y de copiloto Víctor, detrás mi vieja y yo.

Un inmaculado Valiant II como salido de una concesionaria. 

En menos de una hora estábamos en Los Cardales. Claro que el viaje fue tranquilo a esa hora de la mañana dominguera, que se interrumpió cuando comenzaron a pasarnos Ford Falcon haciendo sonar sus bocinas y saludando con las manos. Algunos son viejos conocidos de los encuentros. Pero la Mercedes viaja a 70-75 kilómetros por hora, está vieja la pobrecita.

Pero el terror se pintó en la cara de Víctor por la velocidad de la Mercedes. No está acostumbrado a esas "exorbitantes" velocidades en los autos que maneja de su propiedad, claro son muchos más viejos que la Mercedes. Hasta nos dimos un lujo: pasar a un montón de Ford Falcon. Claro que se habían estacionado luego del peaje de la Autovía de la Ruta 8 para reagruparse.

Otro escapado del tiempo: un Rambler Classic en
un estado más que impecable. 

Ahí, estacionado a la vera de la autovía, estaba Luis Sirianni a brazo partido saludándonos. Otro viejo amigo fierrero de años. Claro que todos se dieron vuelta para saludar máxime cuando mi viejo comenzó a hacer sonar la bocina de aire de la Mercedes. Otro clásico.

Ya en Los Cardales, y con la guía de nuestro líder Norberto, entramos al pueblo y esperamos pagar el bono contribución y la foto de bienvenida al encuentro. Dentro del predio nos acomodaron al lado de una virgen, esto para los que conocen Los Cardales. A nuestras espaldas quedó la nueva pasarela de cemento y las vías del ferrocarril Mitre.

Un NSU Prinz una "rara avis" en Argentina.

El día fue espectacular por la cantidad de autos y motos, cercana a los 500, el tiempo y la cantidad de público que se dio cita. Por momentos había más de 2.000 personas recorriendo la enorme cantidad de autos de todo tipo. Si bien mayoritariamente eran clásicos argentinos, también había fuera de serie, réplicas, autos importados, de todas las épocas y los antiguos como la Mercedes o el Auto Union, que descasaban juntos luego de los 50 kilómetros de viaje. También las motos clásicas y antiguas estuvieron presentes en Los Cardales.

En el transcurrir de la tarde comenzaron a aparecer los seguidores de Archivo de autos, cosa que no falla. Antes de seguir con la crónica debo contarles que a Noberto Núñez no lo conocía personalmente. En ese día en Los Cardales es que lo conocí a él y su Auto Union, además de compartir todo el día. Estamos en planes para futuros encuentros. Ya veremos que planificamos.

Una de las primeras rurales Ford Falcon fabricadas en Argentina.

El primero en aparecer en la tarde, y detrás de su cámara de fotos, fue Fernando Gómez que se estaba deleitando con los Citroën de todos los años y versiones que estaban expuestos, justo detrás nuestro. Luego aparecieron Diego Sánchez, de Uniendo clásicos de Argentina con su Renito, así llama a su Renault Gordini, Juan Pablo Arrighi, otro fierrero de San Miguel, y Gustavo Feder el editor de Autohistoria, entre otras muchas actividades que realiza.

Siempre que voy a un encuentro de autos, donde sea, termino conociendo a alguien que es seguidor de Archivo de autos. En esta ocasión fue mutuo, porque soy seguidor de su blog en la plataforma WordPress. Me refiero a Sebastián Torres, que nos debíamos conocernos desde Autoclásica 2014. Es un coleccionista de autos a escala y su blog "1:43 Ortúzar" nos muestra a los seguidores las piezas que atesora y nos cuenta parte de la historia de ese auto, aunque sea en miniatura. El artífice, de este encuentro con Sebastián Torres, fue Fernando Gómez.

La femineidad llegó al Fiat 128. 
El detalle: las pestañas en los faros delanteros. 

Hablando de miniaturas justo detrás de donde estábamos instalados apareció Angelo Crudo con su réplica de un Citroën 2 CV. Simplemente hay que verlo en vivo y directo para apreciar los detalles que tiene ese auto a escala. Tanto que le demandó unos 4 años de su vida concluirlo. Hasta tiene un motor eléctrico que mueve la clásica turbina produciendo el sonido característico del Citroën. Como artesano que soy lo felicité a Don Crudo, entiendo perfectamente el trabajo que lleva una pieza de esas características.

Fotos saqué más de 100 ahora, como resumen, les publico 14 para ilustrar esta crónica de lo vivido en Los Cardales y con ganas que sea agosto de 2016. La organización estuvo buena, como el lugar para exponer los autos. Aunque debo reconocer que hacerlo en verano se torna complicado por la escasa sombra de árboles disponible. Pero para un final de invierno y una primavera que se insinuó durante la tarde no está para nada mal. Diría que todo lo contrario, es el tiempo justo para hacer ese encuentro en Los Cardales.

Los Buggys unidos jamás serán vencidos.


Que también tiene que ver con el aniversario de la fundación del partido de Exaltación de la Cruz. Por eso la difusión que se le otorga a través de la Dirección de Turismo de la provincia de Buenos Aires. Además, Los Cardales, tiene la ventaja de estar a la vera de la Ruta 6, ahora autovía en perfectas condiciones de transitabilidad. Por lo menos viendo desde la Ruta 8 como lo hicimos nosotros al viajar desde San Miguel.

Motos de todos los tiempos descansando en Los Cardales.


Entre las atracciones, para grandes y chicos, fue una estructura de metal en medio del predio que no era otra cosa que un globo de metal para motos. ¿Se acuerdan del Globo de la Muerte? Algo muy común en los circos que deambulaban por todo el país donde una o dos motocicletas giraban dentro. Eso fue la atracción que convocó a muchas personas, en sus varias actuaciones a lo largo del día.

El Citroën 2 CV de Angelo Crudo una pieza 
magistral realizada a escala. 

Todo termina y pasadas las 5 y media de la tarde había que regresar a casa. Ahora con un nuevo piloto al mando de la Mercedes, el que escribe estas líneas. Salimos saludando y despidiéndonos de los viejos conocidos como los muchachos que integran el Club del Buggy, algunos también son de San Miguel, la patria chica de Archivo de autos.

En primer plano los Citroën Mehari y una 
panorámica del predio en Los Cardales. 

Dejamos a Los Cardales con las ganas de volver el año que viene y lamentando no haber estado presente en los años 2013 y 2014. Nos queda la revancha de los años venideros ahora que comenzamos a ser conocidos en Los Cardales. Gracias a la gente de Autos Clásicos Los Cardales por inscribirnos pasada la fecha de cierre, de esa forma la Mercedes tuvo el número 410, y por recibirnos en su casa. Ya comenzamos a planificar el viaje del año que viene. Las fotografías fueron tomadas el domingo 30 de agosto en Los Cardales.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos