Lenguaje claro

lunes, 3 de agosto de 2015

Champ 7E7, la camioneta de Studebaker

Los Cedros SAICF era la empresa que tenía la licencia, de Studebaker de Estados Unidos, para fabricar una de las camionetas grandes que se produjo en Argentina: la Studebaker Champ 7E7. La Champ 7E7 no se fabricó en la cantidad que su competidoras, por eso no es un vehículo fácil de ver en las calles de nuestro país.

La camioneta Studebaker Champ 7E7 del año 1963 con una capacidad
 de carga de 1 tonelada. La fotografía está tomada de la revista 
Parabrisas número 34 de septiembre de 1963.


Junto con la Ford F-100 eran las camionetas, que a principios de los años sesenta, montaban motores de 8 cilindros en V. Las demás grandes eran de 6 cilindros en línea. La empresa Studebaker de South Bend, del estado de Indiana en Estados Unidos, también fabricó automóviles, que nunca se armaron en Argentina.

El motor era el Studebaker Star 259 (pulgadas cúbicas) de 8 cilindros en V con una cilindrada de 4.244 centímetros cúbicos con una potencia de 170 HP a 4.200 revoluciones por minuto. La relación de compresión era de 7:1 con un diámetro de cilindros de 90,46 milímetros y una carrera de los pistones de 82,55 milímetros. La refrigeración era por agua con circulación forzada y con una capacidad de líquido de 20 a 21 litros.

La Studebaker Champ 7E7 de 1963 en las pruebas en el Autódromo de 
la Ciudad de Buenos Aires. Se puede apreciar la quinta rueda para realizar
 los diferentes test. La fotografía está tomada de la revista 
Parabrisas número 34 de septiembre de 1963.

La caja de velocidades era de tres marchas hacia adelante y retroceso con las marchas segunda y terceras sincronizadas. La palanca de cambios estaba ubicada en la columna de dirección, como era lo habitual en aquellos años sesenta. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 3,17.:1; segunda, 1,75:1; tercera, 1:1 y marcha atrás, 3,76:1. El embrague era del tipo monodisco seco de accionamiento mecánico con un diámetro de 254 milímetros. El diferencial trasero era del tipo hipoidal con una relación de 3,73:1.

La suspensión delantera era mediante eje rígido con dos elásticos semielípticos longitudinales de nueve hojas cada uno. El largo del elástico era de 1.016 milímetros y el ancho de 44 milímetros. Además tenía amortiguadores hidráulicos de forma telescópica. La suspensión trasera también era mediante un eje rígido con sendos elásticos semielípticos longitudinales con un largo de 1.321 milímetros de un ancho de 51 milímetros. Completaban el eje trasero amortiguadores hidráulicos de forma telescópica.

Los frenos eran del tipo tambor en las cuatro ruedas con un sistema de patines flotantes autocentrantes. Para los dos ejes el largo de los patines era de 279 milímetros y un ancho de 51 milímetros. La superficie total de frenado era de 1.145 centímetros cuadrados. El freno de estacionamiento era de accionamiento mecánico y actuaba sobre las ruedas traseras.

Vista de la caja de carga de la Studebaker Champ 7E7 de 1963 
fabricada por la empresa Los Cedros. La fotografía está tomada 
de la revista Parabrisas número 30 de mayo de 1963.

La dirección era mecánica del tipo de cojinete con dos rodillos, leva y doble sector. La marca era Ross y el modelo TA-12. El volante era de dos rayos con el centro deprimido. El diámetro de giro era de 12 metros para la derecha y de 13,50 metros para la izquierda. Estos valores fueron detectados en el road test de la revista Parabrisas de septiembre de 1963.

Las dimensiones de la Studebaker Champ 7E7 eran las siguientes: largo, 5.100 milímetros; ancho, 1.885 milímetros; alto, 1.650 milímetros; distancia entre ejes, 3.099 milímetros; trocha delantera, 1.483 milímetros y trocha trasera, 1.563,5 milímetros. El peso total era de 1.360 kilogramos y la carga máxima admisible era de 1.000 kilogramos. Los neumáticos era de la medida 650 x 16 pulgadas.

Algunas de las performances obtenidas en el test de la revista Parabrisas para la Studebaker Champ 7E7 fueron que establecieron una velocidad máxima de 141,4 kilómetros por hora de promedio en ambos sentidos. La aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 24 segundos con 4 quintos sin carga y con carga de 26 segundos con 3 quintos. Las distancias de frenado eran de 40 a 0 kilómetros por hora de 5,10 metros sin carga y con carga de 8,60 metros. De 80 a 0 kilómetros por hora de 36,80 metros sin carga y con carga de 38,60 metros.

El tablero de la camioneta Studebaker Champ 7E7 de 1963 
abricada en Argentina. La fotografía está tomada de la revista 
Parabrisas número 30 de mayo de 1963.

La carga utilizada para las pruebas de aceleración y frenado fue de 500 kilogramos y demostró que no se perdía aceleración con carga o sin ella. Lo otro que les llamó la atención a los testers de Parabrisas es que las pruebas de frenado con carga dieron mejores resultados que sin ella.

La potencia del motor de la Champ 7E7 era un capítulo aparte. En un camino de tierra en la provincia de Buenos Aires tuvieron que hacer 150 kilómetros de barro. Durante 30 kilómetros, en ese camino, tuvieron que empujar a un Chevrolet 1938. Ambos vehículos llegaron perfectamente a su destino. Tanta era la potencia del motor Star 259 V8 que el eje delantero, que se encontraba un poco por debajo de la mitad de las ruedas, hacía las veces de una topadora.

El eje trasero tenía un gran despeje con lo cual quedarse colgado con la camioneta Studebaker Champ 7E7 no era algo que sucediera con facilidad. Dada la potencia del motor era muy probable que las ruedas traseras patinaran al no tener pantaneras de fábrica. Recordemos que el V8 tenía 170 caballos de fuerza a nuestra disposición.

El tablero de la camioneta Studebaker Champ 7E7 de 1963 
fabricada en Argentina. La fotografía está tomada de la 
evista Parabrisas número 30 de mayo de 1963.

El consumo de combustible era de 5,1 kilómetros por litro en ciudad sin carga y con carga. En ruta a 80 kilómetros por hora 7,2 kilómetros por litro sin carga y con carga. A alta velocidad en ruta el consumo era de 5,2 kilómetros por litro sin carga y de 5 kilómetros por litro con carga. Con lo cual se deduce que la carga no afectaba el consumo. Les recuerdo que las pruebas se hicieron con media carga: 500 kilogramos.

La camioneta Studebaker Champ 7E7 se fabricó entre los años 1963 y 1965 con unas 1.100 unidades durante ese período. Los Cedros, la empresa que la fabricaba, también tuvo la licencia para fabricar los conocidos Heinkel, las moto cabinas, esas que tenía su puerta de acceso en el frente. En el año 1963 Los Cedros se fusiona con la empresa Isard Argentina. Las camionetas Studebaker se comenzaron a armar en Argentina desde el año 1960 con el modelo Transtar, mucho más raro encontrar en nuestras calles. Hubo otro modelo de Champ y fue el 7E9 con una menor capacidad de carga: 600 kilogramos.

Para los seguidores más jóvenes, de Archivo de autos, habrán descubierto una camioneta que se fabricó en Argentina en los años sesenta y para los más viejos la habrán recordado. De eso se trata este sitio de los viejos autos que supimos conseguir: por un lado recordar autos del pasado y por otro que las nuevas generaciones los conozcan.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas de los números 30 y 34. El primero de mayo de 1963 y el segundo de septiembre del mismo año. Gracias a esa publicación argentina tuvimos la posibilidad de conocer un poco mejor a una camioneta potente que se fabricó en nuestro país y que no es tan habitual de encontrar en las calles.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.