Lenguaje claro

martes, 28 de julio de 2015

Un Consul para Ford

La Ford británica presentó, en cinco países, en el año 1961 el modelo Consul 315 que se sumó a la línea ya fabricada con anterioridad. Pero el nuevo automóvil no se parecía en nada a los otros Consul, ni en carrocería, ni en motor. Hoy veremos una aproximación a cómo era el Ford Consul 315 de mediados del año 1961, que luego sería vendido a todo el mundo.

Ford Consul 315 del año 1961 fabricado en Gran Bretaña. La fotografía es de la revista Parabrisas número 9 de julio de 1961.


La empresa Ford fabricaba sus automóviles, en Gran Bretaña, en la localidad de Dagenham, de allí salían modelos como el Anglia, el Prefect y el Consul viejo. La vieja línea del Ford Consul era aceptable para el mercado británico, pero estaba desactualizada para el mercado de Europa Continental, por eso la nueva carrocería y la nueva motorización.

Compartía con el Ford Anglia la particular luneta trasera invertida, que también por ese entonces tenía el Citroën Ami 6, lanzado en Francia el mismo año. Esta forma de la luneta trasera aumentaba la capacidad del baúl. Con lo cual era de dimensiones más grandes que el Fiat 1300, competidor directo en la Europa Continental. Ford pensaba lanzar el Consul 315 para competir en esa parte del continente basado en tres puntos: precio, confort y la garantía por la marca del óvalo.

El motor delantero era de cuatro cilindros en línea del tipo supercuadrado, es decir con una carrera de los pistones menor que el diámetro de los cilindros. La cilindrada era de 1.338,5 centímetros cúbicos con una potencia de 56,5 HP SAE a 5.000 revoluciones por minuto. Según la empresa el Consul 315 podía alcanzar los 135 kilómetros por hora con una aceleración, de 0 a 100 kilómetros por hora, de 21 segundos 5 décimas.

Las primeras pruebas que le hicieron los periodistas europeos demostraron que el motor podía dar más velocidad final, tal vez entre los 140 a 145 kilómetros por hora. Esto era preparando algo el motor que parecía tener algo más de potencia para dar. El Consul 315 tenía una buena estabilidad por tener su centro de gravedad bajo.

Ford Consul 315 de 1961 visto desde el lado izquierdo en su versión para Europa Continental con volante a izquierda. La fotografía es de la revista Parabrisas número 9 de julio de 1961.


Los frenos delanteros era de disco y absorbían hasta el 70% de la frenada manteniéndolo en línea recta. El consumo estimado por la empresa Ford era de 7,5 litros cada 100 kilómetros recorridos. Tal vez su peso de 900 kilogramos fuera uno de los motivos de su bajo consumo.

El habitáculo del Ford Consul 315 del año 1961 podía transportar 4 o 5 adultos perfectamente. La carrocería se ofrecía en modelos de dos y cuatro puertas. En el interior el tablero tenía un reóstato para graduar la luz. Esto era interesante en viajes largos en ruta de noche. Atenuar la luz de tablero mejoraba la visión nocturna de la ruta. Ahora las cosas cambiaron bastante.

El limpiaparabrisas era de velocidad variable, algo que no todos los autos tenían en aquellos años. Recordemos que muchos fabricantes seguían usando el sistema de vacío para accionar los limpiaparabrisas. También traía lavaparabrisas, guantera con llave y una repisa debajo del tablero. Esto fue muy usado por muchas automotrices europeas.

La calefacción permitía el envío de aire frío a la parte superior y caliente a la parte inferior con lo cual se evitaba el adormecimiento en días de mucho frío. El filtro de aire era de papel del tipo seco. Se comenzaba a dejar de lado el filtro en baño de aceite. También tenía desempañador y encendedor. Eran años que el fumar no estaba mal visto.

La idea de la empresa Ford de Gran Bretaña era competir con las marcas Fiat, Lancia, Peugeot y Simca en el continente europeo. Lo que si recuerdo es que muchas empresas de automóviles fuera de serie, de pequeño tamaño, usaron el motor del Ford Consul, tanto este de casi 1,4 litros como del modelo viejo de 1,7 litros.

Vimos algunos datos de este nuevo modelo del Ford Consul 315 presentado a mediados del año 1961 en Europa. Un auto que estaba en sintonía con los nuevos diseños que comenzaban a aparecer por todo el continente europeo. Los inicios de la década del setenta fueron de cambios en materia de diseños de carrocerías y de algunos avances tecnológicos. Los años cincuenta comenzaban a quedar atrás y eso se notaba en los nuevos automóviles que salían al mercado en todo el mundo.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 9 de julio de 1961 y que nos mostró, un poco, cómo era el Ford Consul 315.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.