jueves, 2 de julio de 2015

Tatra de carrera

Desde un principio las carreras de automóviles estuvieron vinculadas a los primeros constructores de estos vehículos llamados carruajes sin caballos. Primero fueron raid y luego competencias en rutas abiertas. Las carreras de autos fueron, tal vez, una de las primeras campañas de marketing de la industria automotriz europea. Hoy veremos cómo era el primer auto de carrera que fabricó la empresa Tatra de la vieja Checoslovaquia.

Tatra de carrera del año 1900.


En realidad la empresa nació como Schustala y C. y la primera marca fue Nesselsdorf. Originariamente la empresa fabricaba carruajes de lujo para viajes largos y más tarde se dedicaría a la construcción de vagones ferroviarios. En el año 1897 se lanza a la construcción de los que por entonces se llamaban carruajes sin caballos, y hoy conocemos como automóviles.

Recién en el año 1898 aparece el primer vehículo que se llamó Präsident y para demostrar sus bondades se hizo un viaje de 328 kilómetros con el director de la empresa al mando del mismo. Archivo de autos ya mostró este auto y el trayecto que hizo uniendo las ciudades de Nesselsdorf y Viena. Les recuerdo que para esa época esas ciudades pertenecían al imperio austrohúngaro, años antes de la creación de Checoslovaquia. Este es el enlace:

Los primeros automóviles fueron el juguete de ricos y nobles. Y estos participaron de las primeras competencias de automóviles. Nada estaba escrito y la experiencia se hacía sobre la marcha de los acontecimientos. Muchos nobles europeos llegaron a destacarse como excelentes pilotos de aquellos primeros años del automovilismo deportivo.

En el año 1900 la empresa, que luego se llamaría Tatra, construye su primer automóvil de carrera que es el que vemos en el dibujo que ilustra esta nota sobre un auto antiguo. Por supuesto que parece más un carruaje al que le sacaron el caballo que a la imagen que tenemos, en nuestras cabezas, de un auto de competición.

Ese automóvil fue piloteado por el barón Liebig, uno de los pioneros de la industria automotriz checa, además de ser directivo de la empresa Nesselsdorf. Con este automóvil del año 1900 participó en varias carreras ganándole incluso a autos de mayor cilindrada y potencia. El motor trasero era de la marca Benz con una cilindrada de 4.250 centímetros cúbicos con una potencia de 12 HP a 1.360 revoluciones por minuto.

La velocidad máxima que podía alcanzar era de 82 kilómetros por hora y podía montar dos asientos para carreras en ruta. Les recuerdo que por aquellos años no existían los autódromos. Estos comenzarían a aparecer cuando las autoridades locales y nacionales comenzaron a restringir las carreras en ruta abierta. A medida que aumentaba la velocidad de los automóviles crecían los accidentes fatales.

Tanto que hubo carreras, como la París-Madrid, que tuvo que ser suspendida por la gran cantidad de accidentes que sucedieron en el trayecto. Las medidas de seguridad eran ciencia ficción en aquel tiempo. Así que tenías en la ruta carros tirados por caballos, como ciclistas o peatones que se cruzaban como nada. La velocidad era algo de lo cual no se había tomado conciencia. No era lo mismo una carreta tirada por un caballo que un auto lanzado a más de 80 kilómetros por hora.

Tampoco los frenos mecánicos primitivos eran una maravilla para detener el vehículo en cuestión. Así nacieron los circuitos cerrados para disputar las pruebas de velocidad y el primer país en tenerlos fue Gran Bretaña por las duras normas de restricción establecidas en todo el territorio de la isla.

En este viejo Tatra de 1900 vemos como era el viejo radiador del tipo de serpentina para refrigerar por agua el motor trasero. El faro encima del radiador funcionaba con acetileno y la luz que generaba a penas alumbraba unos metros por delante del automóvil. Como adelanto parece tener chasis de acero. Porque muchos de los primeros autos tenían el chasis de madera con refuerzos de acero o recubiertos de chapa.

El dibujo del Tatra de carrera del año 1900 fue tomado de un viejo folleto de la empresa checa, cuando todavía fabricaba automóviles, y que me fuera enviado hace unos 35 años atrás. Una pieza que integra el archivo de datos e imágenes que alimenta las notas diarias que salen publicadas en Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.