Lenguaje claro

lunes, 20 de julio de 2015

El Gran Turismo de Valiant

Hace dos semanas atrás vimos la línea Valiant IV presentada a principios del año 1966. Entre los modelos integrantes de la gama se encontraba el Valiant IV GT (Gran Turismo). Hoy conoceremos un poco más ese automóvil gracias a un road test de la revista Parabrisas.


Valiant IV GT del año 1966 fabricado 
por la empresa Chrysler Fevre Argentina. 

La verdad que el Valiant IV GT era la evolución de un modelo presentado a mediados del año 1965: el Valiant III GT con las mismas características mecánicas que el nuevo modelo del año 1966. Era el más potente de los automóviles argentinos de ese momento. Les recuerdo que el Torino de IKA (Industrias Kaiser Argentina SA) no se había presentado al mercado local. Eso recién ocurriría en noviembre de 1966.

El motor del Valiant IV GT era el mismo que equipaba a toda la línea y que no era otro que el famoso Slant Six (seis inclinado) que tenía seis cilindros en línea con una cilindrada de 3.687 centímetros cúbicos, o 225 pulgadas cúbicas, de ahí la denominación de fábrica RG 225, con una potencia de 180 HP a 4.800 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8,2:1. El diámetro de los cilindros era de 86,35 milímetros y la carrera de los pistones era de 104,77 milímetros.

 Valiant IV GT de 1966 midiendo el diámetro de giro en el Autódromo 
Municipal Parque Almirante Brown de la ciudad de Buenos Aires. 

Algunas diferencias con la otra versión de 137 HP eran un árbol de levas modificado para hacerlo más picante y la presencia de dos carburadores Holley de boca simple para alimentar el motor. Carburadores que, según los periodistas de la revista Parabrisas, no estaban totalmente a punto y tendían a ahogarse con facilidad. Tanto en el arranque como la puesta en marcha en frío. Claro que con los dos Holley la aceleración era notable.

La caja de velocidades eran de tres marchas hacia adelante y retroceso con la palanca de cambios en el piso en una consola entre las dos butacas delanteras. Según las pruebas del road test el accionamiento era duro. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 3,02:1; segunda, 1,76:1; tercera, 1:1 y marcha atrás, 3,95:1. La relación final del diferencial trasero era de 3,31:1 contra 3,07:1 que tenían los otros modelos de Valiant IV. Las relaciones finales para las diferentes velocidades eran de 9,99:1 para la primera; 5,82:1 para la segunda; 3,31:1 para la tercera y 13,07:1 para la marcha atrás.

La suspensión delantera era independiente con barras de torsión longitudinales con parrilla formando un paralelogramo deformable con amortiguadores hidráulicos. La barra de torsión se unía en la parte inferior de dicha parrilla. La suspensión trasera era por eje rígido con elásticos semielípticos longitudinales con amortiguadores hidráulicos.

La trompa, la cola y el perfil del Valiant IV GT del año 1966 en el 
Autódromo Municipal Parque Almirante Brown de la 
ciudad de Buenos Aires. 

Los frenos eran de tambor en las cuatro ruedas con servo freno. Si bien el Valiant IV GT frenaba aceptablemente había que tener precaución cuando se superaban los 140 kilómetros por hora. Se podía levantar una espesa nube de humo y el chillido de los neumáticos se oía de lejos. Pero frenaba.

La dirección era del tipo de bolillas recirculantes muy desmultiplicada con lo cual no era la indicada para tomar curvas a gran velocidad por la acentuada tendencia del IV GT a ser sobrevirante. Maniobrar con esa característica de la dirección podía comprometer la marcha del auto. Por otro lado el diámetro de giro era 11,30 metros hacia la derecha y de 11,15 metros hacia la izquierda. Chrysler Fevre Argentina acusaba 11,75 metros.

El tablero del Valiant IV GT del año 1966.

Las dimensiones del Valiant IV GT eran las siguientes: largo 5.040 milímetros (uno de los más grandes junto al Rambler Ambassador y el Ford Fairlane); ancho, 1.773 milímetros; alto, 1.371 milímetros; distancia entre ejes, 2.820 milímetros; trocha delantera, 1.420 milímetros y trocha trasera, 1.410 milímetros. El peso aproximado era de 1.325 milímetros. La capacidad del tanque de combustible era de 70 litros. Los neumáticos era de la medida 6.95 x 14 pulgadas de perfil bajo.

El interior del Valiant IV GT se caracterizaba por tener cuatro plazas. Adelante dos butacas con una consola entre medio que tenía un apoyabrazos y el cuentavueltas en una ubicación poco práctica, aunque su funcionamiento era bueno. El asiento trasero también era para dos personas con otro apoyabrazos central. Se le quiso dar un viso de auto deportivo a un auto que en realidad en era del tipo turismo.

El tablero era el mismo que los demás modelos de la línea Valiant IV, salvo el cuentavueltas mencionado en la consola. El interior tenía una terminación que no estaba acorde con el precio del vehículo, según comprobaron los periodistas de la revista Parabrisas. Los tapizados se parecían mucho al Valiant IV estándar.

Lo otro discutible era el medio techo vinílico, tan de moda en aquellos años, para un auto que se preciaba de deportivo. Y que era más bien un gran turismo con una buena velocidad final para el tipo de auto que era. Según los periodistas de Parabrisas el diseño de trompa y cola era mejor que en el Valiant III. Les recuerdo que los Valiant IV eran similares en plataforma al III salvo por la trompa nueva y los faros traseros horizontales en cambio de los redondos del modelo anterior.

El motor del Valiant IV GT del año 1966. 

Veamos ahora algunos de los resultados del road test de la revista Parabrisas. La velocidad final era de 162 kilómetros por hora que era muy buena para ese momento del mercado argentino. Ahora en una corrida llegaron a medir 176 kilómetros por hora ya que con la desmultiplicación larga que tenía le afectaban los vientos. La aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 12 segundos. El consumo de combustible era de 6,8 kilómetros por litro a 100 kilómetros por hora. A 60 kilómetros por hora se lograban 8,2 kilómetros por litro.

Las distancias totales de frenado eran las siguientes: de 40 a 0 kilómetros por hora era de 9,90 metros; de 60 a 0 kilómetros por hora de 26,60 metros; de 100 a 0 kilómetros por hora de 56,30 metros y de 120 a 0 kilómetros por hora de 78 metros. El velocímetro del Valiant IV GT robaba kilómetros y cuando se viajaba a 134 kilómetros por hora este indicaba 120. En cambio a 107 kilómetros por hora reales indicaba 100.

A los periodistas de Parabrisas lo que más les gustó del Valiant IV GT fue la aceleración que era una de las mejores de los autos argentinos que habían testeado hasta ese momento. Otra cosa que les había gustado era la buena visibilidad general del auto. Por supuesto que hablar del espacio del baúl merecería un capítulo aparte. Recuerdo que mi primera bicicleta roja entraba perfectamente en su interior y no era plegable. Estas bicicletas todavía no habían aparecido. Eso demuestra que me estoy poniendo viejo, o que los demás están muy jóvenes…

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 69 del mes de septiembre de 1966. Las pruebas de frenado y aceleración fueron realizadas en el Autódromo de la ciudad de Buenos Aires, que por aquel tiempo se llamaba Parque Almirante Brown.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos