Lenguaje claro

martes, 23 de junio de 2015

Gurgel BR-800, 100% brasileño

Joao Augusto do Amaral Gurgel fundó la empresa que llevaría su apellido en el año 1969 con la idea de realizar un vehículo brasileño en su totalidad. Realizó varios prototipos y vehículos en los años que su empresa estuvo activa. El más ambiciosos de todos esos proyectos fue el Gurgel BR-800 que hoy veremos en esta sección llamada “Auto extranjero”.

Gurgel BR-800 del año 1988 diseñado y producido en Brasil.
La fotografía es del diario El Cronista Comercial 

del día 19 de diciembre de 1988.


Gurgel siempre pensó que el futuro de la industria automotriz brasileña no pasaba por el uso del alcohol, como combustible alternativo, sino que era la electricidad, aplicada a un auto eléctrico, el futuro de la industria automotriz brasileña. Pero con el BR-800 se inclinó por un motor de combustión interna de muy bajo consumo de combustible. Tanto que podía recorrer casi 24 kilómetros con un 1 litro de combustible.

El Gurgel BR-800 tenía un motor de dos cilindros opuestos horizontalmente (bóxer), que fuera desarrollado por los ingenieros de la Gurgel Veículos de San Pablo en Brasil. Ese motor tenía una cilindrada de 798 centímetros cúbicos con una potencia de 32 CV a 4.500 revoluciones por minuto. El block y los cabezales eran de aluminio de silicio y el par motor de 5,8 kilográmetros a 2.800 revoluciones por minuto.

Otra vista del Gurgel BR-800 de 1988 de Brasil. La fotografía es
del diario El Cronista Comercial del día 19 de diciembre de 1988.

La refrigeración era por agua con encendido electrónico computarizado sin piezas móviles. Según los ingenieros brasileños de la Gurgel, el BR-800, podía alcanzar los 115 kilómetros por hora. Las pruebas a las que fue sometido arrojaron un consumo de 23,7 kilómetros por litro de combustible.

El chasis era monoblock, del tipo Split-Chasiss, realizado en acero tubular y recubierto en PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio). Ese chasis del tipo de arco, como se aprecia en una de las fotografías, soportaba la carrocería con canales modulados en plástico de ingeniería. Esa carrocería era del tipo dos puertas con un portón de vidrio en la parte trasera y con capacidad para cuatro pasajeros.

El chasis de tipo de arco del Gurgel BR-800 de 1988, de Brasil, con 
su motor, transmisión y suspensión. La fotografía es del diario 
El Cronista Comercial del día 19 de diciembre de 1988.

La caja de velocidades era de cuatro marchas sincronizadas hacia adelante y marcha atrás con la palanca de cambios en el piso. La tracción era trasera con diferencial y el motor estaba dispuesto en la parte delantera en forma longitudinal.

La suspensión delantera era independiente progresiva con brazos oscilantes y amortiguadores del tipo Springshock. La suspensión trasera era mediante eje rígido con elásticos semielípticos longitudinales con amortiguadores hidráulicos telescópicos. Los frenos eran hidráulicos de doble circuito con disco en las ruedas delanteras y tambor en las traseras.

Las dimensiones del Gurgel BR-800 eran las siguientes: largo, 3.195 milímetros, ancho, 1.460 milímetros y alto, 1.460 milímetros. El peso en el orden de marcha era de 650 kilogramos y la capacidad de carga de 350 kilogramos.

El motor del Gurgel BR-800 de 1988 fabricado en Brasil.
La fotografía es del diario El Cronista Comercial 

del día 19 de diciembre de 1988.

El Gurgel BR-800 fue pensado como un automóvil económico para el mercado brasileño. Se iba a llamar Gurgel CENA (Carro Econômico NAcional) pero el piloto Ayrton Senna lo impidió legalmente a través de sus abogados. Por eso terminó por llamarse BR-800. ¿Si se hubiera llamado de la manera inicial, habría triunfado? No sé. Lo cierto es que, como siempre pasa, cambiaron las reglas de juego y las grandes terminales comenzaron a producir autos de baja cilindrada mejor equipados que el Gurgel BR-800.

El BR-800 fue presentado en el año 1988 y se mantuvo en producción, con cambios y mejoras, hasta el año 1992. Año en que la empresa Gurgel cierra definitivamente sus puertas por no poder afrontar una crisis financiera. Lo cierto que el BR-800 salió al mercado brasileño a un valor cercano a los 3.000 dólares para el año 1988. Apuntaba al nicho, hablando en términos de marketing, que dejó vacante el conocido Fusca, Escarabajo para nosotros, cuya producción cesó unos dos años antes.

El Gurgel BR-800 fue un intento de realizar un automóvil económico moderno en su época. De bajo mantenimiento y con un motor durable. Esas cualidades no fueron lo suficientemente fuertes como para mantenerse en el mercado brasileño. Al igual que en Argentina el peso de las automotrices multinacionales fijaron la suerte de esta empresa brasileña que fabricaba un producto propio de íntegro desarrollo local. Esa fórmula parece que fue nefasta para varias empresas en toda la región. ¿Alguna vez cambiará esa situación?

Las fotografías fueron tomadas del diario El Cronista Comercial del día 19 de diciembre de 1988 y que guardé por años. Hace un tiempo me topé con el artículo en el diario y terminó de cerrar la ecuación un comentario, reciente, de un seguidor brasileño de Archivo de autos que mencionó al Gurgel BR-800 luego de leer la nota del IES Gringo, un auto argentino contemporáneo que tampoco tuvo éxito.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.