jueves, 18 de junio de 2015

Escocés de nacimiento

Veremos otra marca rara, o desconocida, para la inmensa mayoría del público. Sobre todo si hablamos de una marca de automóviles de Escocia. Es verdad que conocemos muchas marcas inglesas, pero escocesas no es algo que abunde, pese a estar en la misma isla de Gran Bretaña. La marca en cuestión es la Arrol-Johnston que fue fundada en el año 1897 por sir William Arrol y George Johnston y la empresa se llamó Mo-car Syndicate Ltd.

Arrol-Johnston del año 1912.


Los primeros automóviles, o mejor dicho carruajes sin caballo, eran del tipo calesa (dog-car). Muy similares a vehículos de tracción a sangre tan característicos fabricados por los ingleses. El motor era monocilíndrico de 5,5 CV de potencia y más tarde se le colocó un motor bicilíndrico con 10 CV de potencia.

Para el año 1905 la empresa cambia su nombre a New Arrol-Johnston Car Co. Ltd., y se contrató a John Stewart Napier como el ingeniero jefe de la planta automotriz. La llegada de Napier a la empresa escocesa logró que los autos escoceses lograran una fama tanto en venta como en el ámbito deportivo. Napier, que también era piloto de carreras, logró vencer en la primera edición del Tourist Trophy en el año 1905 con un automóvil con motor delantero con los pistones opuestos.

En el año 1909 la dirección de la fábrica recayó en las manos de Thomas Charles Pullinger y un nuevo modelo equipado con un motor de 2.500 centímetros cúbicos con una potencia de 15,9 CV sería el más famoso de la empresa escocesa. Este automóvil tenía frenos en las ruedas delanteras, pero por no ser funcional se los quitaron a partir del año 1911.

También en el año 1911 aparece el modelo 11,9 HP de cuatro cilindros y el 23,9 HP de 6 cilindros. Ese automóvil es el que vemos en la fotografía de hoy. Como se puede apreciar que el motor estaba invertido con el radiador de agua cerca del torpedo.

La Arrol-Johnston probó automóviles con transmisión eléctrica y otros de propulsión eléctrica. Luego de finalizada la Primera Guerra Mundial produjo el modelo Victory proyectado por G. W. A. Brown con motor con árbol de levas a la cabeza con una cilindrada de 2.651 centímetros cúbicos y una potencia de 40 CV. El problema de estos automóviles era su elevado precio de venta al público.

Para salvar la situación la Arrol-Johnston recomenzó la fabricación del modelo anterior a la guerra mundial de 2,5 litros, con simplificaciones, y lo mantuvo hasta el año 1926. En el año siguiente la empresa escocesa se unió a la empresa Aster de Londres, que fabricaba motores y automóviles. Aunque estaban fusionadas, ambas empresas, mantuvieron sus respectivas marcas.

Pero el aumento de la gama de modelos produjo una debacle financiera. Más si tenemos en cuenta que ya corría el año 1929. Trataron de salvar la empresa con un automóvil de 8 cilindros que hasta tenía una versión con compresor, pero en el año 1930 cerraron definitivamente sus puertas. La fotografía del Arrol-Johnston de 1912 fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en España en el año 1974.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.