Lenguaje claro

lunes, 25 de mayo de 2015

Renault 18 TX, la respuesta a los importados

El 2 de abril de 1981 la empresa Renault Argentina presenta al mercado argentino su nuevo modelo de automóvil mediano: el Renault 18 TX. Este auto era una respuesta de las terminales automotrices de argentina a la invasión de importados desde el año 1979. Hoy veremos cómo era esa primera versión del Renault 18.

Renault 18 TX del año 1981 visto de frente, 
el primero de los presentados en Argentina..


El Renault 18 TX fue un automóvil totalmente nuevo para el mercado argentino sin un modelo precedente. El 18 había sido presentado en Francia en el año 1977 y cuatro años más tarde llegaba a estas playas del sur de América. En un principio solo se lanzó la versión TX y luego vendrían otras más a lo largo de los años que se lo fabricó en Argentina. Incluso una versión Break (rural) de alta gama y hasta una versión 4 x 4 un tanto fallida.

Vayamos a conocer mecánicamente el Renault TX del año 1981. El motor era de cuatro cilindros en línea ubicado por delante del eje delantero con una inclinación de 15º hacia la derecha. La cilindrada era de 1.995 centímetros cúbicos con una potencia de 99 CV DIN a 5.700 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8,6:1. El diámetro de los cilindros era de 88 milímetros y la carrera de los pistones de 82 milímetros. El motor tenía árbol de levas a la cabeza comandado por correa dentada con cámaras de combustión hemisféricas.

Vista de ¾ de perfil trasero izquierdo del Renault 18 TX 
de 1981 fabricado por Renault Argentina. 

Las válvulas a la cabeza estaban dispuestas en forma de letra “V” y usaban el sistema cross-flow, es decir que las de admisión estaban de un lado y las de escape del otro. Esto permitía un mejor llenado de los cilindros con un excelente rendimiento. El sistema de enfriamiento por agua era del tipo circuito sellado. El encendido era electrónico y el sistema eléctrico de 12 volts con batería de 45 amperes con alternador de 55 amperes con regulador electrónico incorporado.

La caja de velocidades era de cuatro marchas sincronizadas y marcha atrás con la palanca de cambios en el piso. La caja era del tipo puente por tener tracción delantera. Los frenos tenían un circuito doble y eran servoasistidos. En las ruedas delanteras tenían discos ventilados, mientras que las traseras tenían tambores autorregulables con válvula antibloqueo sensible a la carga.

La suspensión delantera era independiente con trapecio articulado con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos de doble efecto con barra antirrolido. En cambio el eje trasero era rígido, similar al usado por el Renault 12 del cual derivaba su plataforma, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra antirrolido.

El interior del habitáculo del Renault 18 TX de 1981.

La dirección era del tipo de piñón y cremallera con una relación de 24,5:1 con un radio de giro de 5,20 metros y las vueltas de tope a tope eran 4. Opcionalmente se podía elegir una dirección servoasistida con una relación de 16,4:1 y las vueltas de tope a tope eran 2,8. El volante se podía regular en altura para mayor comodidad del conductor. Ese volante era de dos rayos gruesos.

Las medidas del Renault 18 TX eran las siguientes: largo, 4.468 milímetros; ancho, 1.682 milímetros; alto, 1.420 milímetros; distancias entre ejes, 2.441 milímetros; trocha delantera, 1.430 milímetros y trocha trasera, 1.344 milímetros.

La velocidad máxima que se estableció en el test que le hicieron en la revista Su Auto número 17 del mayo de 1981 fue de 172,248 kilómetros por hora con viento a favor y de 171,103 kilómetros por hora con viento en contra. El consumo, en el mismo test, fue de 7,7 kilómetros por litro en ciudad y de 8,8 kilómetros por litro en ruta. La aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora se estableció en 10 segundos y 67 centésimas con viento a favor y de 10 segundos con 94 centésimas con viento en contra.

Vista del tablero del Renault 18 TX del año 1981. 

Algunas de la innovaciones electrónicas que tenía el nuevo Renault 18 TX era levanta vidrios eléctricos en las puertas delanteras y cierre electromagnético de las puertas con apretar un botón en el tablero. Como opcional se podía pedir el aire acondicionado con toberas en el tablero. También traía luneta trasera térmica y radio AM/FM estéreo con pasacasete, que según los periodistas de la revista Su Auto, era de una alta fidelidad. Los parlantes estaban ubicados en las puertas delanteras.

El tablero constaba de dos relojes grandes. Siendo el de la izquierda el velocímetro con odómetro total y parcial y el reloj de la derecha el cuentavueltas. En el medio del tablero había un reloj con los medidores de nivel de combustible, a la izquierda, y medidor de temperatura a la derecha. En una encuesta entre usuarios de la revista Su Auto se le cuestionaba que no tuviera medidor de presión de aceite e indicador de carga de batería de aguja. Sobre todo por ser un automóvil del segmento de alta gama en ese momento en Argentina.

Porque cuando salió al mercado argentino, el Renault 18 TX, era un automóvil del segmento ABC, hablando en términos de marketing o publicidad. En el tablero del Renault 18 TX también había un reloj eléctrico justo a la altura de la columna de dirección y al lado de las rejillas de ventilación. Algunos usuarios se quejaban que el volante tapaba su observación y esto parece ser real. En la fotografía del tablero se puede apreciar lo escondido que quedaba el reloj.

El motor del Renault 18 TX del año 1981.

Una de la cualidades del 18 TX era su gran visibilidad con una superficie vidria de 2,47 metros cuadrados que veía favorecida por un capot inclinado hacia la trompa. El baúl tenía una muy buena capacidad de carga donde se podían acomodar varios bolsos grandes o valijas. El baúl ofrecía una buena capacidad por tener la rueda de auxilio por fuera. Es decir que se accedía a ella desde debajo de la carrocería.

El Renault 18 TX fue la respuesta de Renault Argentina ofreciendo al mercado interno un automóvil moderno para enfrentar a la oleada de importados que llegaron al país de diversas partes de todo el mundo. Logró su cometido en parte por el posterior cierre de la importación y por ser un buen producto para el mercado argentino. El problema más grave que tuvo fue su alto costo de mantenimiento por tener muchas autopartes importadas y por el alto valor de mucho de sus repuestos, incluso hoy después de tantos años de su lanzamiento.

Las fotografías fueron tomadas de un folleto de la empresa Renault Argentina que me enviaran en el luego del lanzamiento del Renault 18 TX y que recibiera en agosto de 1982. Una pieza más del archivo de datos e imágenes que nutren a diario las notas de Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.