lunes, 16 de marzo de 2015

La Bolita del año 1962

Durante el año 1962 la empresa Fíat Concórd presenta al mercado argentino el Fiat 600 D, la nueva versión del 600 a secas que se había comenzado a fabricar en el año 1960 en la planta de Caseros en la provincia de Buenos Aires. Este nuevo modelo traía un aumento de cilindrada en su motor trasero. Veremos cómo era esa segunda versión del Fiat 600 argentino.

Fiat 600 D del año 1962 fabricado en Argentina por Fiat Concórd. 
La fotografía fue tomada de la revista Parabrisas 
número 18 del mes de mayo 1962.


El Fiat 600 fue un gran éxito de ventas para Fiat Concórd durante los 22 años que se fabricó en el país. Con diferentes versiones y con aumentos en la cilindrada del motor. Como la que había sufrido en el año 1962. El primer 600 fabricado en Argentina tenía un motor de 633 centímetros cúbicos y este nuevo modelo, 600 D, pasó a tener 767 centímetros cúbicos con cuatro cilindros en línea ubicado detrás del eje trasero.

La potencia era de 32 HP SAE a 4.800 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7,5:1. El diámetro de los cilindros era de 62 milímetros y la carrera de los pistones de 63,5 milímetros. El carburador era marca Weber 28 ICP del tipo descendente y la bomba de nafta era de accionamiento mecánico a diafragma.

El Fiat 600 D de 1962 todo abierto con sus puertas suicidas. 
La fotografía fue tomada de la revista Parabrisas 
número 18 del mes de mayo 1962.

La caja de velocidades era de cuatro marchas con la segunda, tercera y cuarta sincronizadas con marcha atrás y la palanca de cambios estaba ubicada en el piso. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 3,39:1; segunda, 2,06:1; tercera, 1,33:1; cuarta, 0,90:1 y marcha atrás, 4,28:1. El embrague era del tipo monodisco seco con mando mecánico y la relación del diferencial trasero era de 4,87:1.

La suspensión delantera era mediante un elástico de ballesta ubicado en forma transversal que hacía las veces de brazo inferior. El brazo superior era un triángulo de chapa de acero estampada ubicado de forma transversal que sostenía el amortiguador hidráulico del tipo telescópico. La suspensión trasera era independiente con brazos triangulares simples con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos.

Los frenos del Fiat 600 D de 1962 eran de tambor en las cuatro ruedas de accionamiento mecánico. Las campanas eran de aluminio con aletas refrigerantes con un diámetro de 240  milímetros. La superficie de frenado era de 700 centímetros cuadrados. El freno de mano era de accionamiento mecánico y la palanca se ubicaba en el piso entre los dos asientos delanteros. La dirección presentaba un sistema de brazo principal, brazo Pitman y dobles brazos cortos para las ruedas. El radio de giro era de 4.350 milímetros.

El interior del Fiat 600 D del año 1962. Se aprecia la palanca 
de cambios entre los asientos delanteros. La fotografía fue tomada 
de la revista Parabrisas número 18 del mes de mayo 1962.

Las dimensiones del Fiat 600 D eran las siguientes: largo, 3.285 milímetros; ancho, 1.380 milímetros; alto, 1.405 milímetros; distancia entre ejes, 2.000 milímetros; trocha delantera, 1.150 milímetros; trocha trasera, 1.160 milímetros y despeje, 140 milímetros. El peso era de 600 kilogramos y la capacidad del tanque, ubicado en el baúl delantero, era de 27 litros, con 3,500 litros de reserva. La velocidad máxima era de 110 kilómetros por hora, según fábrica.

Gracias a un viejo road test de la revista Parabrisas tenemos algunos datos “extra” sobre el Fiat 600 D del año 1962. Para empezar la velocidad máxima era de 110,4 kilómetros por hora, la misma que acusaba Fiat Concórd. La aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 45 segundos. No era precisamente un automóvil para correr “picadas”. El consumo de combustible era de 15,5 kilómetro por litro en ciudad. En ruta a 80 kilómetros por hora se lograban hacer 17 kilómetros por litro y a 95-100 kilómetros por hora el consumo era de 15 kilómetros por litro. Las distancias de frenado eran las siguientes: de 100 a 0 kilómetros por hora se necesitaban 40,20 metros para detener al 600 D. De 60 a 0 kilómetros por hora los metros eran 16,90.

El motor trasero del Fiat 600 D del año 1962 fabricado en 
Argentina por Fiat Concórd. La fotografía fue tomada de la
revista Parabrisas número 18 del mes de mayo 1962.

El Fiat 600 fue el primer automóvil de muchos argentinos. Ya sea cero kilómetro o usado. O el segundo auto de la familia en el caso de las mujeres. La popularidad entre los argentinos de la “Bolita”, como lo bautizaron, fue increíble y sigue siéndolo para muchos amantes de los fierros viejos. Es bastante común ver 600 circulando en perfecto estado de conservación, sobre todo para los modelos más nuevos. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 18 del mes de mayo de 1962.

Han pasados muchas décadas, y los autos cambiaron mucho, pero el 600 sigue siendo un auto ideal para el uso urbano en el congestionado tránsito de las grandes ciudades del país. Este automóvil es otro de los que se ganó el corazón de los argentinos. Archivo de autos alguna vez debería hacer un ranking de los autos que se ganaron el corazón de los habitantes de Argentina. Esos autos pasaron a la historia y están en el cuadro de honor de los que se fabricaron en el país. El Fiat 600 está entre los primeros con medalla de honor.

Para los seguidores que les gustan las historias de los viejos autos que supimos conseguir les recomiendo que lean La Bolita del Tío Pedro” son anécdotas a bordo de un Fiat 600 que son dignas de conocer:

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.