lunes, 9 de febrero de 2015

Alcre, el auto argentino que no fue

Argentina tuvo una explosión de industrias automotrices chicas, medianas y grandes a principios de la década del sesenta y de la mano del Régimen de Promoción Automotriz, que fuera creado por el Decreto 3693 del 25 de marzo de 1959, durante el mandato del presidente Arturo Frondizi. Luego reformas a ese régimen daría lugar que las grandes terminales de origen estadounidense ingresaran al mercado de los automóviles. Hasta ese momento solo fabricaban utilitarios. Veremos un caso para nada exitoso que concluyó con el fracaso de la fabricación de los Alcre Susana 500 y Alcre Luis 700.

Alcre Susana 500 de 1962. La fotografía está tomada de una publicidad
de la revista Parabrisas número 14 de enero de 1962.


Nos centraremos en el modelo Susana 500, pero es lo mismo para el Luis 700. Los nombres tan poco comunes, para automóviles eran por ser los hijos de Alberto Credidio un industrial argentino dedicado a la fabricación de motores eléctricos. Es así como crea la empresa Alcre Automotores S.A.C.I., una sigla creada con las dos primeras letras del nombre del fundador y las tres primeras letras de su apellido.

La planta de fabricación se ubicaría en la provincia de Entre Ríos en la ciudad de Paraná y parece ser que Credidio logró que las empresas alemanas Heinkel y Bellido financiara su proyecto de construir este microauto en Argentina. Heinkel sería la empresa encargada de proveer los motores y Bellino las carrocerías de los dos modelos de Alcre. Dichos autos eran de la marca Champion de Alemania y el modelo Susana 500 correspondía al Maico Champion 400, una evolución de los primeros modelos presentados en el año 1955.

La comercialización de los dos modelos de Alcre estaría a cargo de la empresa Falcresa y por una intensa campaña publicitaria, en los años 1961 y 1962, se incitaba a la compra anticipada de los Alcre para asegurarse un mejor precio con los que finalmente saldrían a la venta en todo el  país.

El Alcre Susana 500 de 1961 visto de frente. La fotografía
 fue tomada de la revista Parabrisas número 
10 de agosto de 1961.

Los datos, pocos, que circulan es que no se aclara muy bien porque falló la comercialización de los dos modelos de Alcre, tanto que solo se fabricaron los prototipos para las publicidades y para exhibirlos en muestras. Tampoco queda claro que pasó con el dinero puesto por los futuros poseedores de los Alcre, o solo fue un truco publicitario que no tuvo trascendencia financiera.

En aquellos años en Argentina hubo una invasión de microautos de todo pelaje y solo sobrevivieron los que más posibilidades tenían de perdurar en el mercado argentino. Los demás quedaron reducidos a muy pocas unidades o a convertirse en raras piezas de colección a la vuelta de las décadas y la revaloración de los automóviles producidos en el país.

Pero vayamos a los datos técnicos del Alcre Susana 500 que era un microauto de dos puertas con un motor trasero de dos cilindros y dos tiempos. La cilindrada era de 500 centímetros cúbicos con una potencia de 22 HP SAE a 4.000 revoluciones por minuto. La refrigeración era por agua con radiador y bomba impulsora.

El Alcre Susana 500 de 1961 visto de frente. La fotografía fue tomada de
la revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

Para arrancar el Alcre Susana 500 se usaba un Dynastart que también hacia las veces de dínamo para cargar la batería de 6 volts.  La suspensión era independiente en las cuatro ruedas con brazos oscilantes, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.

La tracción era trasera, como la ubicación del motor. El motor y la transmisión estaban unificados. La caja de velocidades era de cuatro marchas  más marcha atrás del tipo de retorno. La carrocería era del tipo sedan de dos puertas, con cuatro plazas, construida en acero con un chasis mono tubular central en donde se anclaban la suspensión y los soportes del grupo propulsor trasero. Las ventanillas eran del tipo corredizo.
Las dimensiones del Alcre Susana 500 eran las siguientes: largo, 3.420 milímetros; ancho, 1.490 milímetros; alto, 1.395 milímetros y distancia entre ejes, 2.020 milímetros. Según su fabricante podía alcanzar los 95 kilómetros por hora de velocidad máxima y su consumo era de 6,1 litros cada 100 kilómetros recorridos. El peso estaba en el orden de los 880 kilogramos y los neumáticos eran de la medida 520 x 12 pulgadas.

Perfil del Alcre Susana 500 de 1962. La fotografía está tomada de 
una publicidad de la revista Parabrisas número 14 de enero de 1962.

Los primeros 100 Alcre se vendían, según una publicidad de la época, a 198.000 pesos moneda nacional. El precio real era de 230.000 pesos moneda nacional. Para reservarlos había que dirigirse a Falcresa en la calle Bartolomé Mitre 2741 en la ciudad de Buenos Aires. Mientras que la fábrica de Alcre Automotores estaba ubicada en la Ruta 128 y Ruta 8 en la ciudad de Paraná en la provincia de Entre Ríos. La administración de Alcre se encontraba en la calle España 87 de Paraná. La financiación era a 30 meses y según una publicidad de enero de 1962, aparecida en la revista Parabrisas, se habían reservado 470 automóviles en tan solo 30 días.

La verdad que nunca se lo llegó a fabricar en Argentina y solo se vio los prototipos para las muestras y publicidades. Aunque la publicidad mencionada diga que la entrega era a los 120 días. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 14 de enero de 1962 y número 10 de agosto de 1961. El año pasado también abordamos este micro auto argentino, en una nota, pero ahora le he agregado más datos que logré recabar. Así y todo siguen faltando datos de este emprendimiento. Para los que deseen leer la nota ya publicada, en Archivo de autos, les dejo el enlace:http://archivodeautos.blogspot.com.ar/2014/03/alcre-susana-un-microauto-argentino.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.