viernes, 2 de enero de 2015

Un camión sueco

Hace muy poco tiempo vimos el camión Scania-Vabis L-75 del año 1962, que era importado por J. Vázquez Iglesias SA, que se convertiría en un concesionario más de la red que tuvo en Argentina la empresa Scania Argentina, radicada en la provincia de Tucumán. Hoy veremos una publicidad del L-75 de aquella época cuando se lo importaba directamente desde Suecia.
 
Publicidad de la revista Parabrisas del año 1962.

El Scania-Vabis L-75 presentaba la particularidad de traer cabina dormitorio de fábrica, en algunas versiones. Además era un camión confortable y de una duración casi ilimitada. Muchos camioneros les hicieron más de un millón de kilómetros a los confiables motores suecos. También hay que destacar su asiento anatómico y con suspensión para el conductor.

Básicamente la cabina del L-75 era muy similar al L 111 que se fabricaría en la localidad de Colombres en la provincia de Tucumán en el norte de Argentina. La planta que se comenzaría a construir en el año 1972 lanzaría su primer camión, al mercado local, en el año 1976, pero esa es otra historia para contar.

En aquellos primeros años de la década del setenta los Scania-Vabis contaban con el prestigio de ser camiones pesados que no tenían competidores en el mercado local. Recién con el correr de los años los Mercedes-Benz lograrían una porción de ese segmento de camiones para transporte de cargas pesadas. Pero no por muchos años, los Scania argentinos volverían a reinar en esa categoría.

A veces es posible ver algunos de estos modelos viejos de Scania-Vabis circulando por algunas partes de Argentina. Han pasado más de 50 años y siguen funcionando como el primer día que salieron del concesionario. Pocos camiones pueden presentar semejante currículum en su haber. La vieja publicidad del Scania-Vabis L-75 del año 1962 apareció publicada en la revista Parabrisas número 22 del mes de septiembre de 1962.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.