lunes, 27 de octubre de 2014

Un 404 deportivo

Hace un tiempo atrás vimos como Alberto Gómez, piloto y preparador, lograba sacarle mucho jugo al Peugeot 404 que fabricaba la empresa SAFRAR (Sociedad Anónima Franco Argentina de Automotores). Pero unos años antes la empresa IAFA (Industriales Argentinos Fabricantes de Automóviles), primer licenciataria de la marca Peugeot, fabricó, como fuera de serie, el Peugeot 404-S.

El Peugeot 404-S del año 1964 fabricado fuera de serie por la empresa IAFA.
La fotografía fue tomada de la revista Parabrisas número 46 del mes de septiembre del año 1964.


En la segunda mitad del año 1964 la empresa IAFA presenta, como un automóvil fuera de serie, el Peugeot 404-S que tenía una potencia de 115 HP SAE contra los 72 HP SAE del modelo estándar sin las modificaciones deportivas.

Según la empresa IAFA el automóvil podía llegar a los 185 kilómetros por hora. Estimo que la cifra real estaría un poco por debajo de los 180 kilómetros por hora, pero que no dejaba de ser un misil para mediados de la década del sesenta. Sobre todo cuanto los compactos estadounidenses salidos de fábrica ni por asomo llegaban a esa velocidad final.

Lo cierto que los 115 HP, a 6.500 revoluciones por minuto, no se lograron por aumento de la cilindrada, que se mantenía en los conocidos 1.618 centímetros cúbicos, sino por modificaciones en la tapa de cilindros, el árbol de levas y por dos carburadores marca Weber.

Los dos carburadores marca Weber era el modelo DCOE2 de 40 milímetros de doble boca, con lo cual cada cilindros, los cuatro en línea del motor XC5-S, se alimentaban por separado. En la marcha más económica se lograban hacer 7,5 kilómetros con un litro de nafta.

Los dos carburadores Weber DCOE2 de 40 milímetros de doble boca que montaba el motor XC5-S del Peugeot 404-S del año 1964. La fotografía fue tomada de la revista Parabrisas número 46 del mes de septiembre del año 1964.

Si bien la tapa de cilindros era la estándar esta tenía los conductos de admisión separados y con un maquinado diferente para tener un mejor enfrentamiento con las válvulas de admisión. El pulido de la tapa fue llevado a espejo para disminuir la turbulencia.

Las válvulas de admisión y las de escape tenían un mayor diámetro que las originales del motor estándar. Las de admisión pasaron de 37 milímetros a 45,5 milímetros y las de escape de 31,5 milímetros a 35,5 milímetros. Obviamente los resortes de las válvulas eran más duros y podían recibir un 10% más de carga.

El árbol de levas era una pieza fundamental de la modificación del motor XC5-S. Si bien la alzada era la misma que la del modelo estándar los perfiles eran más cuadrados y con un mayor cruce. De esta forma levantaba las válvulas con botadores reforzados de mayor sección y balancines con mayor brazo de palanca. Esto último era para que las válvulas tuvieran mayor apertura cosa que se lograba por un desplazamiento del eje de los balancines.

La bomba de aceite suministraba una mayor presión para hacer frente a las 6.000 revoluciones por minuto que se elevaba a 6,8 kilogramos por centímetros cuadrados. El sistema de lubricación era del tipo “full-flow” con una capacidad total de 4,5 litros.

Las bujías eran de marca Lodge N 44 con el culote largo de 19 milímetros. El distribuidor con una curva de avance incrementada y una posición más elevada en el motor para poder pasar por encima de los conductos de admisión.

El motor XC5-S del Peugeot 404-S del año 1964 visto de frente. Se aprecia el alargue del distribuidor. La fotografía fue tomada de la revista Parabrisas número 46 del mes de septiembre del año 1964.

El múltiple de admisión estaba realizado por cuatro tubos de chapa unidos por una placa y la unión con los dos carburadores Weber se lograba por una lámina de goma sintética que los mantenía aislados de las fuertes vibraciones del motor. El escape era del modelo estándar con una salida individual para cada cilindro que se unían de dos en dos para formar un único colector.

El volante del motor había sido alivianado de sus 9,5 kilogramos originales a tan solo 4,5 kilogramos para lograr una mejor aceleración angular. Los pistones eran especiales con su cabeza bombé y con tres aros. Los pistones y la junta de tapa más fina lograban una relación de compresión del orden de 9,4:1.

La caja de velocidades y el diferencial eran los mismos que montaba el modelo estándar, pero el embrague era de mayor dimensión con un diámetro externo de 240 milímetros y el diámetro interno del forro de 130 milímetros. Los resortes estaban preparados para soportar mayor carga que en la versión estándar.

Los frenos de tambor en las cuatro ruedas eran mayores con los delanteros con un diámetro de 280 milímetros y los traseros con un diámetro de 255 milímetros. Las campanas eran bimetálicas con la pista de fundición y el tambor estampado y aleteado. Las cintas tenían un ancho de 65 milímetros adelante y de 35 milímetros atrás.

El kit que se podía comprar para transformar un Peugeot 404 estándar. De esta forma se podía llevar los 72 HP originales a 115 HP del modelo 404-S. Las fotografías fueron tomadas de la revista Parabrisas número 46 del mes de septiembre del año 1964.

La suspensión tuvo sus modificaciones dadas las prestaciones del modelo 404-S. Los resortes helicoidales delanteros tuvieron un aumento de su carga y los cuatro amortiguadores hidráulicos eran más duros que el modelo estándar del Peugeot 404 del año 1964.

El Departamento de Experiencias de IAFA anunciaba, en forma no oficial, que el Peugeot 404-S podía acelerar en 15 segundos, con partida detenida, para alcanzar los 500 metros. Habría que ver si estos datos se llegaron a cumplir.

Nuevos colores metalizados, nuevos asientos delanteros tipo butaca, cinturones de seguridad y neumáticos Michelin X o Kléber Colombes, eran las novedades que presentaba el 404-S, el fuera de serie de IAFA.

Pero no solamente la empresa IAFA vendía el Peugeot 404-S completo, sino que le ofrecía al público de la marca francesa la posibilidad de transformar su auto estándar a través de la venta de un kit completo para lograr la misma performance que el auto salido de fábrica como fuera de serie. Según la empresa se podía comprar este kit a un costo relativamente bajo.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 46 del mes de septiembre del año 1964. También les dejo el enlace con la nota, ya publicada en Archivo de autos, sobre la transformación del Peugeot 404 a manos de Alberto Gómezhttp://archivodeautos.blogspot.com.ar/2014/01/alberto-gomez-y-su-404.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.