jueves, 30 de octubre de 2014

Dilambda otra letra griega para Lancia

El Salón de París vio la presentación oficial, en el año 1929, del nuevo modelo Lancia Dilambda, que venía a reemplazar al Lambda, que desde su concepción ya tenía casi diez años. El nuevo modelo de Lancia volvió al esquema de chasis y carrocería dado el elevado peso del Dilambda.

Lancia Dilambda del año 1929 en la versión berlina.


La breve y brillante experiencia con el Trikappa motorizado con un 8 cilindros es lo que impulsó a Vincenzo Lancia a desarrollar, a partir del año 1926, el nuevo modelo que se denominaría Dilambda. Así en la primavera del año mencionado se comenzó con el proyecto de este nuevo modelo que se ofrecería en dos versiones: berlina y torpedo.

Pero dadas las condiciones mecánicas del Dilambda muchos carroceros crearon modelos fuera de serie de este auto de la marca Lancia. El motor presentaba una cilindrada de 3.960 centímetros cúbicos con una potencia de 100 HP a 4.000 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 5,35:1. El diámetro de los cilindros era de 79,37 milímetros y la carrera de los pistones era de 100 milímetros y los dos bloques, de cuatro cilindros cada uno, estaban inclinados en un ángulo de 24º.

El árbol de levas era a la cabeza con válvulas verticales paralelas accionadas por botadores y balancines. La velocidad máxima de la versión larga, hubo otra de menor distancia entre ejes, alcanzaba los 125 kilómetros por hora. A partir del año 1931, el de chasis corto, alcanzaba los 135 kilómetros por hora. Recuerden que estamos hablando de automóviles de finales de la década del veinte.

El chasis del Dilambda estaba conformado por largueros huecos soldados eléctricamente, solución patentada el 6 de junio de 1927. Como vemos Vincenzo Lancia estaba a la vanguardia de los constructores de automóviles europeos. Para unir los largueros se usó una caja de chapa en forma de letra “X” perforada para el paso del cardan. Eso ubicado en la parte central del chasis. Esta solución la tuvieron muchos otros autos europeos posteriores.

La suspensión delantera era independiente, algo para nada habitual entre los constructores de la época. Lancia siempre estaba un paso adelante, a veces muchos más de la cuenta. El tanque de combustible colocado en la parte posterior aumentaba la rigidez de toda la estructura del Dilambda.

Pero las innovaciones seguían en el motor del nuevo Lancia como la incorporación de un termostato para regular la temperatura del agua del sistema de refrigeración. Además una bomba renovaba el aceite del cárter del motor, también presentaba una sistema de lubricación centralizado del chasis mediante una bomba Bijur que se accionaba con un pedal debajo del tablero y por último la aplicación de cojinetes “silentbloc” en las articulaciones del Dilambda.

Como se ve no era solo un nuevo auto, era mucho más. Varias de sus adelantos recién los veríamos en automóviles muchos años en el futuro. Entre los años 1929 y 1932 se fabricaron 1.685 unidades de una distancia entre ejes de 3.475 milímetros, en cambio el más corto, 3.290 milímetros, entre ejes, se fabricaron 1.000 unidades. Parecen pocas unidades pero dado el contexto económico, y al mercado que apuntaba el Dilambda, no lo fueron.

En la vieja fotografía vemos el modelo berlina, del año 1929, con portaequipajes y baúl en la cola, además de tener la rueda de auxilio en posición lateral sobre el guardabarros. Si miran con detenimiento la fotografía verán, en el parante del parabrisas, el brazo indicador de giro.

Para la presentación, en París, del Dilambda viajó especialmente Vincenzo Lancia en una unidad para realizar demostraciones, acompañado por el director de la oficina técnica ingeniero Baggi, el jefe del departamento de competición Gaudencio Varga y el piloto de pruebas Gismondi que había puesto a punto el auto. Giussepe Sola fue el encargado de proyectar y diseñar el motor del Dilambda y Battista Falchetto se encargó del chasis, las suspensiones y los mecanismos de transmisión, todo bajo la supervisión de Vincenzo Lancia.

Las opiniones de la prensa especializada sobre el nuevo automóvil de la marca Lancia se pueden sintetizar en estas líneas aparecidas en la revista “Motor Italia” en el número dedicado al Salón de París de 1929: “el Dilambda puede andar, en directa, a paso de hombre; acelera con extraordinaria rapidez hasta alcanzar una velocidad superior a los 120 kilómetros por hora, siempre en directa. El nuevo Lancia no tiene dimensiones excesivas y es relativamente liviano; conserva una buena maniobrabilidad y no fatiga en absoluto al conductor. Se presenta, estéticamente, de manera impecable: es un automóvil aristocrático e imponente, pero se equivocan los que lo confunden con otros automóviles de lujo, especialmente extranjeros, que tienen una magnífica presencia… parados o en las calles de la ciudad, pero que luego demuestran ser en las carreteras mediocres e incapaces de mantener velocidades medias razonables. El Dilambda es por sobre todo una máquina y una máquina construida para los caminos tales como son, buenos o malos, rectos o con curvas pronunciadas. Está hecho para viajar con gran seguridad, con inigualable confort y con toda la velocidad que se pueda desear…”

La fotografía del Lancia Dilambda de 1929, que nos sirve para ilustrar esta nota de un auto antiguo, está tomada de la revista Automundo número 19 del 4 de agosto de 1965.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.