jueves, 18 de septiembre de 2014

Alfa Romeo 1750, un biálbero de los treinta

La empresa italiana Alfa Romeo desde sus inicios buscó la calidad de sus motores y constantemente mejoró las performances de sus automóviles deportivo o sport. Hoy veremos el Alfa Romeo 6C 1750 del año 1930.

Alfa Romeo 6C 1750 Gran Sport de 1930.


Durante el año 1929 la empresa Alfa Romeo obtuvo una victoria absoluta con un automóvil que montaba un nuevo motor de 1.752 centímetros cúbicos era el mismo de 1,5 litros con el diámetro de sus cilindros y la carrera de sus pistones aumentados para llegar a la cilindrada mencionada.

El motor era de 6 cilindros en línea, la denominación 6C hacía referencia a eso, con dos árboles de levas a la cabeza accionados por un árbol vertical y una serie de engranajes. Los empujadores de esos dos árboles eran mediante platillos dentados que consistían en algo totalmente original.

Este motor aumentado en cilindrada había sido desarrollado durante la segunda mitad del año 1928. Cuando Alfa Romeo presentó los 6C 1500 en conjunto con los 6C 1750 tenía pensado de antemano sustituir a los primeros modelos por los segundos, aunque no lo declaró al público.

El modelo que vemos hoy corresponde al Alfa Romeo 6C 1750 Gran Sport de la cuarta serie carrozado por La Sportiva que tenía sede en la ciudad de Milán. El motor esta podía estar sobrealimentado por un compresor tipo Roots, pero también se ofrecían al mercado versiones super sport sin compresor.

El 6C 1750 de 1930 tenía una potencia de 84 CV a 4.500 revoluciones por minuto y alcanzaba los 145 kilómetros por hora. Tan solo pesaba 840 kilogramos y tenía dos plazas. Este modelo todavía, como muchos automóviles de su época, tenía el acelerador en medio de los pedales del freno y del embrague. Ese acelerador era un pedal con forma circular.

El aumento de la cilindrada mejoró la marcha del motor incluso con unas 200 revoluciones menos que la versión de 1,5 litros de cilindrada. La versión de turismo solo vio incrementada la potencia del motor en 2 caballos de fuerza. Este sacrificio de nervio en el funcionamiento era menos fatigoso para los conductores normales de calle, dejando de lado el entusiasmo característico de los motores de Alfa Romeo.

Pero como vimos hace un tiempo este tipo de motores sentaría las bases de los próximos 30 años de los automóviles Alfa Romeo, con la característica notable de sus dos árboles de levas a la cabeza. El aumento de la cilindrada, de este motor, no era algo improvisado sino que iba más allá formando parte de la evolución de la empresa italiana, que incluía a toda la producción de automóviles, tanto los de carrera, los sport como los de turismo.

El siguiente aumento de cilindrada sería el 6C 1900 y posteriormente el 6C 2300, pero para este último modelo el accionamiento de los dos árboles de levas sería mediante cadenas en cambio del árbol vertical.

Como se aprecia hubo toda una evolución en el primer motor del 6C 1500 hasta llegar al 6C 2300 y siempre conservando el nervio necesario para hacerlos muy deportivos, rápidos, seguros y divertidos de manejar.

La fotografía del viejo Alfa Romeo 6C 1750 de 1930 fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil del año 1974.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.