sábado, 30 de agosto de 2014

Un zorro atrapado

Hoy en pleno siglo XXI, con un auto nuevo, sería imposible realizar la acción que nos describe este chiste sabatino de Siulnas. Pero a muchos les causaría “placer” realizarlo. Obviamente que sin daños físicos hacia la persona que encara el orden de tránsito en una determina ciudad.



El chiste lo podríamos tomar como machista para una sociedad, como la nuestra en la actualidad, donde algunas cosas han estado cambiando para volverse más justas para todos. Pero en los sesenta muchos consideraban que las mujeres manejaban mal, incluso en pleno siglo XXI siguen opinando lo mismo.

Pero no me voy a meter en un tratado sociológico de porque algunos hombres piensan de ese modo, esto un simple chiste que viene de un pasado a través de una vieja publicación y nada más.

Lógicamente en el “encuentro” entre el agente de tránsito, zorros grises para la ciudad de Buenos Aires en aquellos años, y el auto ha lesionado el uniforme de nuestro hombre. Tal vez haya lesionado otras partes pero eso lo determinará el facultativo correspondiente.

Imagino la cara de la señora al volante cuando detuvo la marcha de su automóvil y delante emergió un agente de tránsito motorizado a la fuerza. Espero que tuviera el tino de poder labrar el acta correspondiente sin temblequeos en su mano… digo por el traqueo propio del auto.

El chiste de Siulnas fue publicado en la revista Parabrisas número 61 del mes de diciembre del año 1965.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.