jueves, 28 de agosto de 2014

Stutz, deportivo de origen

La empresa Stutz Motor Car Parts Company nació a finales de 1910 con vista a la primera carrera del famoso circuito de Indianápolis. Así nació una marca de autos deportivos de Estados Unidos.

Stutz Bearcat de 1919.


La marca de automóviles Stutz estuvo vinculada desde sus inicios a la velocidad y las carreras de autos. Harry C. Stutz era el jefe de ingenieros de la empresa Marion Motor Car Company que decide fundar su propia empresa automotriz para competir en la primera carrera de las 500 millas de Indianápolis.

Eso ocurrió a finales del año 1910 ya que la primera competencia en la cuidad de Indianápolis, lugar de residencia de la Marion, sería el año entrante. Stutz pensó que podría participar con un auto de carrera de su propio diseño y marca. Cuando el auto estuvo listo invitó al piloto Gil Anderson para que lo viera. Con el visto bueno del piloto el auto fue inscripto para la primera edición de las 500 Millas de Indianápolis.

El primer Stutz no tuvo un buen desempeño por problema con los neumáticos, que lo obligaron a realizar una serie de detenciones en boxes. Pero pese a todo el auto de carrera causó muy buena impresión en el mundo de las competencias. Luego de la carrera, y pasado dos meses, el Stutz fue presentado como auto de calle. El auto fue bien recibido por el público de Estados Unidos y Harry C. Stutz lo hizo participar por cuanta carrera de velocidad se disputó en el país.

Durante el transcurso del año 1912 los autos de carrera Stutz participaron en 36 carreras de las cuales ganaron 24. Para el año 1913 obtuvieron ocho victorias de las diez carreras más importantes y llegaron primeros en siete competencias consecutivas, con lo cual conquistaron el título de Campeón de Estados Unidos.

El Bearcat aparece en el año 1914 y se convierte en un exitoso auto deportivo que era muy similar al White Squadron que corriera el año anterior. El Bearcat se ofrecía al cliente con dos opciones de motores: uno de 4 cilindros u otro de 6 cilindros. El motor de 4 cilindros en línea tenía una cilindrada de 4.100 centímetros cúbicos con una potencia de 60 HP a 1.500 revoluciones por minuto. Mientras que el 6 cilindros en línea era de 6.150 centímetros cúbicos de cilindrada.

El aluminio se utilizó para construcción de los pistones y las cajas de cambio. El motor de cuatro cilindros podía alcanzar los 130 kilómetros por hora. Una velocidad alta para la media de los autos de calle para el año 1914. La caja de cambios forma un grupo único con el diferencial en el Bearcat de la Stutz.

El chasis era de largueros de acero estampado y la suspensión era por elásticos semielípticos, como la mayoría de los autos de su época. Su carrocería era muy simple con solo dos plazas de estilo de competición y la rueda de auxilio esta ubicada en la parte posterior del Bearcat. El Bearcat más barato salía 2.000 dólares.

Los deportistas estadounidenses comenzaron a comprar el Bearcat y la Stutz pronto se vio sobrepasada por la cantidad de pedidos de los compradores de todo el país. Los Bearcat siguieron corriendo en muchas carreras dentro de Estados Unidos. En el año 1915 un Bearcat cruzó todo el país de costa a costa en el tiempo récord de 11 días, 7 horas y 15 minutos. Durante el mismo año los Stutz ganaron siete carreras.

Un tiempo más tarde Harry C. Stutz abandonó las carreras de autos para poder concentrarse en la fabricación de los Bearcat y en el año 1919 vendió la empresa para fundar otra empresa que se llamó H.C.S. Motor Car Co., usando las iniciales de su nombre y apellido. La Stutz siguió fabricando el Bearcat hasta finales de la década del veinte, cuando la empresa comenzó con la fabricación de nuevos modelos de automóviles.

El Stutz Bearcat sigue siendo reconocido como un auto deportivo que logró una enorme cantidad de victorias en Estados Unidos y muchos recuerdan esa gloriosa etapa de este automóvil.

El Bearcat de 1919 que nos muestra la fotografía está en el Long Island Museum de Southampton, Gran Bretaña, y fue tomada de la Enciclopedia Autorama del fascículo 46 del 11 de octubre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.