jueves, 10 de julio de 2014

Berna, un viejo auto suizo

La marca Berna de automóviles suiza comenzó su producción en el año 1902 y más tarde se orientaría hacia la fabricación de vehículos industriales. Hoy veremos cómo era ese primer Berna de 1902.



Joseph Wyss diseñó un prototipo en el año 1902 con un chasis tubular para lograr un vehículo ligero. El motor elegido fue un monocilíndrico ubicado en la parte trasera del automóvil. Este motor fue una reproducción con muy pocas modificaciones del clásico motor De Dion-Bouton. De esta forma Wyss prefirió fabricar el motor antes que comprarlo preparado.

La carrocería era un vis-à-vis, es decir dos plazas mirando hacia delante y dos plazas, las delanteras, mirando para atrás. Este tipo de asientos era una herencia de los viejos carruajes tirados por caballo. El volante era un manubrio ubicado en forma vertical.

El primer automóvil fabricado en serie de la empresa Berna fue el Ideal que también presentaba una carrocería vis-à-vis con un gran parecido con el De Dion de aquellos primeros años del siglo XX. Este auto Berna fue carrozado por Geissberger y el motor era de ubicación trasera.

Para el año 1903 Wyss lanza su modelo con motor delantero y transmisión por cardán, algo de avanzada para su época, donde la mayoría de los automóviles presentaban tracción por cadena. Luego de fabricar 9 unidades de este pequeño automóvil en las versiones Populaire y Unicum la empresa adoptó un nuevo nombre J. Wyss, Fabrique Suisse d’ Automobiles Berna y se trasladó a la ciudad de Olten.

La empresa Berna obtuvo su nombre para la marca por la ciudad que es la capital de Suiza y además sede de la primera fábrica que tuvo esta empresa automotriz. Para 1905 presenta su primer camión tipo K que marcaría el rumbo futuro de la empresa suiza, el de los vehículos industriales en estrecha colaboración con la marca de camiones Saurer.

Diversos avatares financieros obligaron a Joseph Wyss a dejar la empresa que tomó un nuevo nombre: Motorwerke Berna AG. Igualmente no sería fácil para la empresa su desarrollo financiero. Las nuevas autoridades abandonaron la fabricación de camiones y se abocaron a los autos. Fue un error que los llevó a la bancarrota. Un grupo financiero anglo suizo toma el control de la empresa y la reorienta a la construcción solo de camiones dejando de lado, definitivamente, la fabricación de autos.

Durante la Primera Guerra Mundial los pedidos lograron salvar a la empresa y la expansión se hizo notoria. La colaboración con la empresa Saurer se reestableció en el año 1929 y fabricaron chasis con motores diésel.

La fotografía del Berna de 1902 fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2, del año 1974. El viejo automóvil suizo se encuentra expuesto en el Museo Suizo de los Transportes de Lucerna.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política