jueves, 29 de mayo de 2014

Un auto con nariz de toro

La empresa francesa Bellanger tenía su sede en la localidad de Neuilly-sur-Siene y comenzó a fabricar automóviles y motores industriales en el año 1912. La particularidad de estos autos franceses era que su radiador tenía la forma de nariz de toro (bullnose) y que conservaron hasta el año 1923, cuando cesa su producción.



Los primeros automóviles Bellanger montaron motores Daimler de cuatro cilindros con una cilindrada que iba de 2.000 a 6.300 centímetros cúbicos. Cuando finaliza la Primera Guerra Mundial la empresa francesa incorpora los motores estadounidenses marca Briscoe con válvulas laterales. De la marca se usaron motores de cuatro cilindros de 3.181 y 4.253 centímetros cúbicos. También se montaron motores de 8 cilindros en V de 6.362 centímetros cúbicos que presentaban doble ballesta delantera semielíptica y cantiléver trasero. Este tipo de suspensión consiste en un elástico que está unido por uno de sus extremos y por el centro del elástico al chasis del automóvil. El otro extremo, libre,  está unido a la rueda.

Para el año 1923 la producción de automóviles Bellanger había cesado y su actividad continuó fabricando motores para la industria aeronáutica. Durante el año 1927 los establecimientos de la Bellanger fueron comprados por la empresa Peugeot que ya había absorbido la De Dion Bouton. En 1928 el emblema de la Bellanger apareció en un automóvil que en realidad era un De Dion Bouton con el radiador de la marca desaparecida. Esta acción, infructuosa, fue para tratar de relanzar la marca De Dion Bouton, pero la decadencia ya se había hecho presente. Más tarde los talleres de la Bellanger pasaron a manos de la Rosengart.

La vieja fotografía del Bellanger con su característico radiador fue extraída de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2 de 1974.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.