domingo, 8 de septiembre de 2013

El automóvil entra en guerra

De cómo el auto, vehículo pacífico, se convirtió en guerrero. Todo ocurrió durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial. El papel que jugó en el transporte de tropas y como salvaron a una ciudad europea de una invasión enemiga.

El general Alexander von Kluck comandante del ala derecha del 
ejército alemán que invadió Francia en 1914 en su automóvil. 
Foto de la Enciclopedia Autorama del 27 de septiembre de 1968.


El 28 de junio de 1914 se produce el asesinato del archiduque Francisco Fernando y de su esposa la princesa Sofía Hohenberg en un atentado en Sarajevo. Este hecho lo produjo el nacionalista servio Gavrilo Princip y desencadenó el inicio de la Primera Guerra Mundial. El archiduque y la princesa iban a bordo de un automóvil marca Gräf y Stift cuando se produjo el atentado. Un auto ya estaba involucrado en un hecho sangriento.

Los acontecimientos se sucedieron rápidamente y Europa estalló en la primera gran guerra que involucró a varias naciones del continente. Alemania era la nación que mejor estaba preparada para lo que sería la primera guerra mecanizada de la historia de la humanidad. Así fue como automóviles, camiones y ómnibus, hasta el momento civiles, pasaron a ser de uso militar para defender a cada una de las naciones en guerra.

Automóviles marca SPA frente a la fábrica en Turín, Italia, 
listos para partir rumbo a Francia en 1914.
Foto de 
la Enciclopedia Autorama del 27 de septiembre de 1968.

El automóvil, que había nacido en la segunda mitad del siglo XIX, dejó de ser pacífico para volverse bélico. Lo mismo le sucedió al avión, un poco más joven que el auto. La Primera Guerra Mundial es la que inicia la era moderna en los conflictos bélicos en el mundo. Hasta entonces las estrategias eran del siglo XIX y los movimientos de tropas demoraban días de marcha.

Movilizar regimientos de infantería requería de mucho tiempo. Ahora con la aparición del automóvil las cosas comenzaron a cambiar rápidamente. Es el nacimiento de los regimientos de infantería mecanizados. Se recurrió a diferentes vehículos para movilizar soldados.

Gran Bretaña desafectó sus ómnibus de dos pisos, los primitivos que circulaban por la ciudad de Londres, para transportar soldados al frente de batalla. Hay otro hecho digno de mencionarse, que acaba de cumplir un nuevo aniversario el 6 de septiembre. Ese acontecimiento se conoce como los “taxis del Marne”.

Ómnibus de dos pisos de Londres transportando tropas 
indias al frente en Flandes en 1915. Foto de la 
Enciclopedia Autorama del 27 de septiembre de 1968.

El general Joseph Gallieni tuvo la brillante idea de convocar a los 1000 taxis de Paris para que transportaran a los regimientos 103 y 104 de infantería al frente de combate en Nanteuil-le-Haudein, donde se libró la Batalla del Marne el 7 de septiembre de 1914. Este enfrenamiento, contra tropas alemanas al mando del general Alexander von Kluck, impidió la invasión de la ciudad de París.

Los protagonistas de este transporte masivo de infantes franceses estuvo a cargo de 1000 unidades Renault tipo AG Fiacre Paris de 1910 y 1912. Los había de dos colores, los G3 de color verde y los G7 de color rojo. Ambos modelos llevaron a los soldados franceses desde la Plaza Gagny hasta el frente de combate. El hecho es recordado con una placa conmemorativa en la mencionada plaza de París.

Renault tipo AG Fiacre Paris de 1910 uno de los 
1000 taxis del Marne. Ilustración de la revista 
Automundo número 27 del 29 de septiembre de 1965.

Otra nación que tenía desarrollo de vehículos militares era Italia. La empresa FIAT había estado vendiendo camiones de uso militar a diferentes naciones europeas antes del conflicto bélico. Así Rusia y Grecia habían adquirido camiones FIAT para sus ejércitos. La vedette entre los camiones fue el FIAT 18 BL. Italia tenía un desarrollo de vehículos militares por la Guerra de Libia. El FIAT 18 BL tuvo tal aceptación entre las fuerzas aliadas que se llegaron a fabricar 20.000 unidades.

Cuando varios países se sumaron a las fuerzas aliadas, en contra de Alemania, Italia tuvo que abastecer de vehículos militares al resto de las naciones en guerra. Era el país que mejor desarrollo automovilístico, en el sector militar, presentaba. Tanto es así que la gran expansión de la FIAT se lo debe a la Primera Guerra Mundial.

Vehículo blindado experimental del ejército belga usado
 en Flandes en 1914. Foto de la Enciclopedia 
Autorama del 27 de septiembre de 1968.

Estados Unidos entró en la guerra de parte de las fuerzas aliadas en 1917. De esta forma es que comienzan a aparecer vehículos fabricados en América. Así es como versiones militares del Ford T circularon por Europa. Otros constructores de Estados Unidos también ofrecieron sus marcas como Dodge, Cadillac, Locomobile o Winton.

Winston Churchill lord del almirantazgo inglés, en 1914, sugirió la fabricación de un vehículo blindado, a los constructores navales, sobre la base de tractores agrícolas de origen estadounidenses. Para clasificar el proyecto y mantener en secreto el vehículo en cuestión se lo denominó “tanque”. Palabra que por aquel tiempo no tenía otra acepción que la de recipiente.  Así en todos los documentos oficiales se denominaba tanque a dicho vehículo blindado y con orugas en su tracción. Cuando el proyecto secreto quedó develado el tanque conservó su nombre hasta nuestros días. Aunque en otros países se lo llamó carro de combate o de asalto. Técnicamente es un carro blindado con orugas.

Cañón de 75 milímetros montado sobre un automóvil 
destinado a la defensa antiaérea de 1914.
Foto de 
la Enciclopedia Autorama del 27 de septiembre de 1968.

Ese primer tanque inglés con forma trapezoidal y un desplazamiento muy limitado sorprendió a los comandos alemanes un 15 de septiembre de 1915. Más que efectivo en el combate fue de acción psicológica su desempeño, ya que los alemanes quedaron descolocados ante semejante aparición, en el campo de batalla, del primer tanque de guerra que veían en sus vidas.

La mayoría de las automotrices europeas se abocaron a fabricar material bélico durante el transcurso de la gran guerra. Auto cañones, auto ametralladoras, cocinas móviles, tractores para la artillería, ambulancias, camiones militares, carros de asalto y tanques fueron algunos de los vehículos fabricados durante la primera guerra mecanizada de la historia.

Ambulancias marca Laurin y Klement 30 HP tipo O de 
1915 construidas para el ejército austrohúngaro.
Foto de 
la Enciclopedia Autorama del 27 de septiembre de 1968.

Al finalizar la guerra en 1918 le siguieron 20 años de paz que sirvieron para mejorar la maquinaria bélica automotriz. Así se demostró en la Segunda Guerra Mundial. Lo aprendido en la primera gran guerra se aplicó en la segunda con toda la intensidad que la tecnología y la industria automotriz pudo brindar.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos