lunes, 26 de agosto de 2013

Un viejo Peugeot de 1895

Los primeros automóviles del siglo XIX o carrozas sin caballos, como se los llamaba, tomaron prestados los diseños de carrocería de los viejos carruajesAsí es como surgen las primeras carrocerías para aquellos primitivos automóviles de finales del siglo XIX. Carrocerías que se asemejaban a carruajes a los que les falta el caballo de tiro. Esto era porque los carroceros eran los mismos que habían estado fabricando distintos tipo de carrozas a caballo. De ahí las curiosas formas de esos autos de 1890 a 1900.

Peugeot de 1895. La foto apareció en la tapa de la revista Automundo número 34.

Hoy vemos un Peugeot de 1895 con una carrocería con el asiento delantero por delante del puesto del conductor. Algo que se podía dar en carruajes de aquellos años. Otra particularidad era la ausencia del volante. Durante un tiempo los autos tuvieron manijas o una especie de timón para conducirlos, que se llamaban “cola de vaca”.

El viejo Peugeot tenía un motor de dos cilindros horizontales con una potencia de 8 HP. El diámetro de los cilindros era de 80 milímetros y la carrera de los pistones de 105 milímetros. La cilindrada de 1.056 centímetros cúbicos y su velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. Alta para los estándares de fines del siglo XIX.

El Peugeot de 1895 tenía una caja de tres velocidades hacia delante y marcha atrás. El embrague era de conos de cuero, uno de los primitivos sistemas de embragar un motor. El consumo de combustible era de 18 litros cada 100 kilómetros.

Las dimensiones eran: largo 2.500 milímetros y ancho de 1.300 milímetros. Su peso de 527 kilogramosLa foto fue publicada en la tapa de la revista Automundo número 34 de 1965 y es una gentileza de Viejas Automundo:
http://viejasautomundo.blogspot.com.ar/

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos