viernes, 22 de junio de 2012

El Triumph TR7 de 1980


La apertura de la importación de automóviles, a fines de los ’70, por parte de la última dictadura cívico-militar y en manos de su ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, nos trajo a los argentinos una invasión de vehículos de todas partes del mundo. En esa marejada de autos vino al país el Triumph TR7 en 1980.

Triumph TR7 de 1980 con su capota de lona colocada.


El importador y distribuidor de British Leyland Ltd. En Argentina era Luconi-Winograd SA con sede en Warnes 1421/25 en la ciudad de Buenos Aires. Las marcas que se importaban del grupo inglés eran Austin, Jaguar, Leyland, MG, Morris, Rover y Triumph. Varias marcas tuvieron sus unidades circulando por el país.

El Triumph TR7 era un deportivo chico con el espíritu de los autos ingleses desde varias décadas antes. Muchos recordarán los MG de las décadas del ’40 y del ’50, que se importaron a Argentina en baja escala y para un público reducido. Nunca fue el deportivo inglés un auto popular entre los argentinos.

El TR7 vino como un auto de cierta exclusividad y con un valor alto para el mercado argentino. Recuerdo que algunas figuras del espectáculo local adquirieron este deportivo inglés de solo dos plazas. A Argentina vinieron los dos modelos, el techo duro y el convertible, que es el que vamos a ver en esta nota.

No vinieron muchas unidades de este modelo. Las que sobrevivieron no han tenido una buena vida posterior. La principal traba fue conseguir repuestos originales. Así que las unidades que se puedan llegar a ver, están con un deterioro avanzado. Pero la falta de repuestos para los autos importados, de  aquella época, fue una falencia muy común. El servicio de post venta en algunos importados era nulo. Incluso no se importaron repuestos de algunas marcas y modelos.

Según el folleto, que me enviara el importador en Argentina, el TR7 venía con suspensiones tipo rally. Era un auto para andar rápido y le habían mejorado la tenida en ruta, por lo que decía el fabricante inglés. Además el Triumph TR7 tenía una marcada forma de cuña, incluso con los faros delanteros retráctiles.

Muchos deportivos de los fines del ’70 y principios de la década del ’80 tenían faros retráctiles para mejorar la aerodinamia del automóvil. También para baja la línea del capot el motor estaba inclinado 45º hacia la izquierda.

El motor del TR7 era un cuatro cilindros en línea, inclinado a 45º, como mencione. La cilindrada era de 1.998 centímetros cúbicos con una potencia de 106,5 CV a 5.500 revoluciones por minuto. La compresión era de 9,21:1, el diámetro de los cilindros de 90,3 milímetros y la carrera de los pistones de 78 milímetros. Dos carburadores SU HS6 alimentaban el TR7 que recibía la nafta mediante una bomba mecánica.

Triumph TR7 de 1980 con el techo corrido.

La caja de velocidades era sincronizada de cinco marchas adelante, más retroceso. Las relaciones eran las siguientes: 1ª 3,32:1, 2ª 2,09:1, 3ª 1,40:1, 4ª 1:1, 5ª 0,83:1 y marcha atrás 3,43:1. La relación final del diferencial era de 3,9:1 con corona hipoide con engranajes biselados y piñón. Opcional era la caja automática.

La dirección era mecánica con cremallera y piñón. El radio de giro era de 8,8 metros. Los frenos delanteros eran a disco, mientras que los traseros de tambor, ambos eran servo asistidos. El embrague con muelle de diafragma de 216 milímetros de diámetro.

La suspensión delantera era independiente con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos, con barra estabilizadora. La suspensión trasera era con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos, con cuatro articulaciones. El eje trasero era rígido por su diferencial y tenía barra estabilizadora.

El tablero era muy completo con dos relojes grandes con velocímetro y tacómetro. Otros cuatro relojes chicos eran indicadores de temperatura, voltímetro, combustible y reloj. Después tenía luces testigo para presión de aceite, averías en el sistema de freno, aviso de cinturones de seguridad, freno de mano, cebador, bajo nivel de combustible, bajo nivel de refrigerante, luces largas, balizas y falta de carga en la batería. El instrumental tenía una luz verde difusa que lo iluminaba.

Las dimensiones del TR7 eran largo 4.065 milímetros, ancho 1.681 milímetros, alto con el techo levantado 1.257 milímetros, distancia entre ejes 2.160 milímetros, trocha delantera 1.409 milímetros y trocha trasera 1.404 milímetros. El peso sin carga era de 1.066 kilogramos. El tanque de combustible tenía una capacidad de 54,5 litros. La dimensión del baúl era de 0,29 metros cúbicos.

Transparencia del Triumph TR7 de 1980.

El consumo según pruebas efectuadas en Gran Bretaña era de 12,5 litros cada 100 kilómetros recorridos en ciudad. En ruta a 90 kilómetros por hora era de 7,5 litros cada 100 kilómetros y para 120 kilómetros por hora era de 9,2 litros para recorrer la misma distancia. Según el fabricante se podían recorrer 560 kilómetros sin abastecerse de nafta, como consta en el folleto inglés.

Hoy les quise traer un auto deportivo que supo recorrer algunas calles de Argentina. No fueron muchos, pero tuvieron su presencia en el mercado local. Algunos lo recordamos, otros lo están descubriendo en esta nota. Para estos últimos es que este blog trata de dar a conocer esos viejos autos que supimos conseguir.

Las gracias de siempre para Julián Pérez por su valiosa ayuda en la digitalización del folleto del Triumph TR7.

Mauricio Uldane