sábado, 5 de mayo de 2012

Un Rolls Royce de 1930

Rolls Royce Phantom II Sedanca de Ville de 1930, carrozado por Barker. Este auto perteneció a la Metro Goldwin Meyer y lo usó para filmar la película “El Rolls Royce Amarillo”, estrenada en Buenos Aires en 1966.

Ilustración aparecida en la revista Automundo número 83 del 6 de diciembre de 1966.


El auto originalmente era de color azul pálido y se lo pintó con 20 capas de pintura amarilla y negra. No confundir con un taxi porteño. La empresa Dunlop Rubber Company fabricó catorce neumáticos, para la filmación de la película y se emplearon los moldes de 1930.



El motor era de 6 cilindros en línea con una cilindrada de 7.668 centímetros cúbicos. El block del motor estaba dividido en dos grupos de 3 cilindros. La potencia de 125 HP a 3.500 revoluciones por minuto y la compresión de 5,25:1.


El cigüeñal era de 7 bancadas y tenía encendido por bobina y magneto. Además poseía dos bujías por cilindro. Las válvulas y el árbol de levas eran a la cabeza. Los datos y la ilustración son de la revista Automundo, número 83 del 6 de diciembre de 1966.


Un auto de lujo y de avanzada para aquellos años treinta. Un auto que seguramente 80 años más tarde funciona como el primer día.

Gracias por el escaneo a Julián Pérez.

Mauricio Uldane