martes, 22 de marzo de 2011

Un carrocero italiano

Giovanni Battista Giuseppe Farina, más conocido como Pininfarina fue uno de los carroceros más emblemáticos de Italia. Siempre estuvo asociado a las grandes marcas de la península, como Ferrari, su amor incondicional, Fiat, Alfa Romeo o Lancia.

Diseñaba carrocerías tanto para autos sport, deportivos, como autos familiares. En Argentina tenemos varias carrocerías de autos que pasaron por sus tableros de dibujo.

El Siam Di Tella, que era un Austin A 55, el Peugeot 404 o los retoques en la carrocería del querido Torino de IKA. Para la revista estadounidense Esquire el Cisitalia Berlinetta de 1946 fue el diseño más logrado, por la mezcla de tecnología, conocimiento y arte.





La nota que se reproduce en parte en esta entrada, es un homenaje, que fue publicado en el número de noviembre de 1966, luego de la muerte de Pininfarina, ocurrida ese año en el mes de abril a los 61 años.

En la décadas del `20 y `30 rara vez Pininfarina diseñó autos que no fuera italianos, pero en 1951 la empresa Nash lo llama para que diseñe un nuevo modelo de Rambler.



Debido a la popularidad que tuvo el modelo Nash-Healy la asociación entre la empresa y Pininfarina continuó en el tiempo. Por eso es que hizo los retoques en la carrocería del Torino. Las marcas Nash y Kaiser se fusionaron en la década del 50 para dar origen a la American Motors.



Pininfarina también diseñó autos para General Motors, el Corvette Rondine, para British Motor Corporation (B.M.C.) el Austin A 40, para MG el MG-B GT o para Peugeot el 404 entre 1961 y 1966. También carrozó Mercedes-Benz como el modelo 230 SL Coupe de 1964.



Un capítulo aparte son los modelos de autos experimentales, autos en los que se buscaba un nuevo concepto en la aerodinamia como en la construcción. Hoy día a estos autos se los llama "concept cars", pero en las décadas del 50 y 60 eran "dreams cars", sonaban más a una fantasía mecánica que a una realidad tangible.

Mauricio Uldane