domingo, 26 de mayo de 2019

Rambler Ambassador, auto presidencial: su historia

La historia de los Rambler Ambassador presidencial arranca en el año 1968 con dos unidades y continúa en el año 1977 con otras dos unidades. En esta nota histórica les contaré que pasó con las cuatros unidades y cuándo fueron entregadas para su uso oficial.

Mecánica Automotriz número 240 del 16 de julio de 1968. Gentileza de Eduardo Nolazco.

Antes algunos datos sobre el Rambler Ambassador. Muchos fierreros asocian el modelo Ambassador solo a la versión 990. Pero el Ambassador de Rambler siempre existió en los modelos que produjo IKA (Industrias Kaiser Argentina SA), primero, y a partir de la segunda mitad del año 1967 IKA-Renault.

Ya en la primera generación de Rambler que conocimos en Argentina estaba el Ambassador 440, que es presentado a finales del año 1961. En el año 1963 se lanza una nueva línea de Rambler que tiene entre sus modelos al Ambassador 990. Es conocido en el país como “boca de pescado”. Es decir que la versión 990 ya existía en el año 1963.

Autoclub número 42 de agosto-septiembre de 1968.
Estas dos primeras generaciones montaron el motor Continental 6L-226 y recién la versión del año 1965 usará el motor Tornado Jet. En esa gama estaba el Ambassador 380 que será elegido como auto presidencial. Claro que no será un modelo de serie, sino una versión especial alargada y con aditamento para que usara el primer mandatario de Argentina.

El Rambler Ambassador 990 fue usado antes por el presidente Arturo Ilia pero era un modelo de serie, no tenía los aditamentos que tuvieron las unidades de los años 1968 y 1977. También fue usado como auto oficial en gobernaciones e intendencias. Pero estas unidades no tienen nada que ver con los autos presidenciales. La aclaración viene al caso porque suele haber confusiones al respecto. Que fuera un auto de uso oficial no lo hace presidencial.

Afiche de la “Caravana por el Auto Presidencial” del 29 de noviembre de 2015.

El decreto número 7.421 fechado el 13 de octubre de 1967 procede a la subasta de los autos de uso presidencial. Por ese entonces el presidente de facto Juan Carlos Onganía solicita a la empresa IKA la construcción de dos unidades para uso oficial de traslado del primer mandatario de la nación.

El Departamento Experimental, de la empresa IKA, es el encargado de llevar adelante las dos unidades solicitadas. Se procede a alargar el Rambler Ambassador 380 en 305 milímetros desde el parante central hacia atrás. Con lo cual se gana en distancia entre ejes que alcanza la cifra de 3.251 milímetros.

Rambler Ambassador presidencial de 1977 esperando
el arranque de la caravana en la ciudad de Luján.

Además el peso pasa a ser de 2.030 kilogramos por este aumento del peso es que se potencia el motor Tornado a 160 HP. El pedido a la empresa IKA, por parte de Presidencia de la Nación se realiza el 16 de marzo de 1967, pero las dos unidades se entregarán recién el 15 de febrero de 1968, para esa época la empresa automotriz había pasado a llamarse IKA-Renault. Recién se patentarán el 26 de junio del mismo año.

Los Rambler Ambassador presidenciales del año 1968 llevaron las siguientes patentes C-152.822 y C-152.823. La letra “C” en aquellos años indicaba que el vehículo tenía su radicación en la ciudad de Buenos Aires. La unidad con la patente C-152.822 llevó el chasis número 00587 y fue pintada de color negro, mientras que la otra unidad con patente C-152.823 tuvo el chasis número 00588 y el color de su carrocería fue gris.


En el año 1969 ambas unidades se remotorizan y la patentada C-152.823 sufrió una nueva remotorización en el año 1972. En ambos casos montaron motores Tornados OHC-230 estándar de 3.770 centímetros cúbicos de cilindrada. Ambas unidades estuvieron en uso en el gobierno de facto de Juan Carlos Onganía y luego en el tercer mandato de Juan Domingo Perón.

Estas dos unidades entregadas al Estado Nacional no eran blindadas y en los videos se ve al presidente Juan Domingo Perón, en el año 1973, que tiene la ventanilla trasera derecha baja y además presenta el ventilete ciego. A diferencia de los Rambler Ambassador presidencial que vendrán más adelante que serán blindados y con los vidrios fijos y sin ventiletes en las puertas traseras, ni delanteras.


La esposa de Juan Domingo Perón, María Estela Martínez de Perón, más conocida como Isabel Perón, será la que le sugerirá, al entonces presidente de Argentina la adquisición de dos Rambler Ambassador presidencial. Dadas las condiciones violentas del país se pedirá blindaje en el automóvil. En especial teniendo como antecedente el atentado que sufriera en España el general Carrero Blanco en diciembre de 1973.

Ante estos hechos violentos es que el blindaje que se colocó a los Rambler Ambassador presidencial podía soportar una explosión. Lo mismo que los impactos de bala de un fusil FAL (Fusil Automatique Leger, o Fusil Automático Ligero). Estas dos unidades fueron solicitadas por la viuda de Juan Domingo Perón el 5 de agosto de 1974.


Pero recién el 30 de diciembre de 1976 fueron entregadas las unidades a Presidencia de la Nación. El pedido del año 1974 fue realizado por la Casa Militar de la Presidencia de la Nación y la facturación de las dos unidades, por parte de Renault Argentina, ascendió a la suma de 816.440 Pesos Ley 18.188 el día 20 de octubre de 1976.

Un dato curioso: Juan Domingo Perón, en su segundo y tercer mandato solicitó autos de uso presidencial. En el segundo mandato, en el año 1954, pidió un Cadillac convertible, que hace un par de años fue restaurado y se exhibe en el Museo de Casa Rosada, no llegó a usarlo nunca. Ya que fue derrocado de la presidencia en 1955 y el Cadillac llegó después. En su tercer mandato murió el 1 de julio de 1974 estando en el cargo y recién el pedido de los Rambler Ambassador se realizó el 5 de agosto de mismo año. Es decir que pidió dos veces autos presidenciales que nunca llegó a usar.

Detalle del número de inventario del Rambler Ambassador presidencial de 1977.

Las dos unidades entregadas para uso oficial, a finales del año 1976, fueron patentadas el 18 de enero de 1977. La unidad con la patente C-782.686 fue pintada de color negro Báltico y la con patente C-782.689 de color gris álamo metalizado. Las dos unidades se entregaron blindadas. El trabajo de blindaje se le encargó a Heriberto Pronello que realizó el trabajo en su taller de la Avenida del Libertador de la ciudad de Buenos Aires.

El blindaje se realizó con policarbonato de 30 milímetros de espesor en las superficies vidriadas. De ahí que estos Rambler Ambassador no tienen ventiletes y sus vidrios son fijos. En el resto de la carrocería se agregaron refuerzos de aluminio a manera de blindaje. En la presentación del libro “Del Jeep al Torino”, de James McCloud, que se realizó en Expo Auto Argentino 2015, el propio Pronello contó como usó un fusil FAL contra los vidrios de una  de las unidades  blindadas para comprobar su eficacia.

Interior trasero del Rambler Ambassador presidencial de 1977.

Claro que esto lo hizo delante de las autoridades militares durante la última dictadura que sufrió el país. Una difícil situación si algo salía mal. Pronello lo contó entre risas pero me imagino lo que se jugó en Campo de Mayo en esa prueba… También el blindaje soportaba un atentado con explosivos como sufriera el general español Carrero Blanco.

El interior de las dos tandas de Rambler Ambassador presidencial contaba con una separación entre los pasajeros traseros y el chófer. Una mampara de vidrio deslizante en sentido vertical los separaba. También contaba con equipo de climatización y detalles en madera de petiribí. El tapizado de los asientos era de cuero negro flor y contaba con un equipo de refrigerio en la parte trasera.

Vano motor del Rambler Ambassador presidencial de 1977.

El habitáculo contaba con aire acondicionado, una de las particularidades de los Rambler Ambassador que ya tenía toberas en el tablero en los modelos de serie. También en el vano motor contaba con una sirena para abrirse paso en el tránsito. El circuito eléctrico era doble lo mismo que el sistema de frenos, esto dado el aumento de peso por los accesorios y el blindaje.

Las unidades contaban con radio teléfono para poderse comunicar con el exterior. En las imágenes a color se pueden ver algunos de estos accesorios descriptos en esta nota. En el interior había trenzas de hilo de oro en las puertas y en la mampara que separaba a los pasajeros del chófer.


La luneta trasera, en ambas versiones de 1968 y 1977, era mucho más chica que en el modelo de serie y tenía el techo recubierto en vinilo de color negro. En los parantes traseros estaba inserto el escudo argentino en bronce. También se puede apreciar este detalle en las fotos que ilustran esta nota.

Según las investigaciones que se hicieron, que no son definitivas, todo indica que las dos unidades del año 1968 fueron desguazadas. Mientras que las dos del año 1977 fueron donadas al Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo en el año 2.000 durante el transcurso de la presidencia de Fernando De La Rúa.


Estas dos unidades sufrieron el efecto de las inundaciones que asolaron la ciudad bonaerense de Luján, donde se encuentra situado el museo. Gracias a las tareas de recuperación que llevaron adelante los integrantes del Rambler Car Club es que en la actualidad ambas unidades están exhibidas una al lado de la otra.

Durante la presidencia de Carlos Menem se procedió a una restauración de ambas unidades y la que estaba de color gris álamo metalizado se pintó de negro. Así es como se la encuentra en exposición. Esta unidad luego de su recuperación salió a la calle para la “Caravana por el Auto Presidencial Argentino” el domingo 29 de noviembre de 2015. En esa oportunidad el Museo Udaondo, Expo Auto Argentino, Coche Argentino, Autohistoria y Rambler Car Club se unieron para lograr la recuperación de estos autos presidenciales de patrimonio histórico.

Rambler Ambassador presidencial de 1977
exhibido el domingo 28 de mayo de 2017.

En la recuperación de las dos unidades del Museo Udaondo intervinieron varias personas, que son integrantes del Rambler Car Club, Autohistoria y Coche Argentino. De este último sitio su editor, José Luis Murgo, quien falleciera el año pasado, también ayudó a la recuperación de las unidades Rambler Ambassador.

Lo convocaron para que reparara el equipo de aire acondicionado de una de las unidades, la primera que se recuperó y la que participó de la mencionada caravana. Como la sirena no funcionaba, luego de dejar en condiciones el aire acondicionado, la reparó. Así se pudo escuchar el sonido de la sirena al abrirse pasó en la caravana.

Los dos Rambler Ambassador presidencial el 9 de julio de 2018.

Al final de esta nota dejaré un par de videos de You Tube donde se pueden ver los trabajos de recuperación de los dos Rambler Ambassador presidenciales. Uno de ellos estaba muy abandonado y hasta con el motor clavado producto de una gran inundación que sufrió el museo. Toda esa recuperación se logró por el trabajo de gente que ama los autos y que siente pasión por conservar un pedazo de historia argentina.

Quiero agradecer los datos que me brindaron Eduardo Nolazco, presidente del Rambler Car Club, Gustavo Feder, editor de Autohistoria y escritor de libros sobre la historia de la industria automotriz argentina y Diego Juan Abal, que fue la persona que investigó la radicación y patentamiento de las cuatros unidades de los Rambler Ambassador presidencial.

Ventanilla de repuesto.

Ahora conocen un poco mejor la historia de estos cuatro autos que llevaron a presidentes de facto como Juan Carlos Onganía, o Jorge Rafael Videla y los elegidos democráticamente como Juan Domingo Perón o Raúl Ricardo Alfonsín, el último que usó la segunda tanda de autos presidenciales de la marca Rambler.

Los videos que muestran la puesta en valor de las dos unidades de Rambler Ambassador presidencial, que se encuentran actualmente en exhibición en el Área III del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo, sito en la ciudad de Luján, en la provincia de Buenos Aires, están en estos dos enlaces:

Esta nota cuenta con el auspicio de la Asociación Civil Museo Udaondo Luján. Los lectores interesados en auspiciar notas se pueden contactar por mensaje privado, o por mail a archivodeautos@gmail.com.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #Unpocodehistoria, #RamblerAmbassadorpresidencial, #IKA, #IKARenault

8 comentarios:

  1. Tengo entendido que los dos '77 fueron armados con Ambassador remanentes, porque para esa época ya no se fabricaba más. Qué sabés de eso?
    Muy bueno el blog, como siempre.
    Julian Moreau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julián:
      La investigación sobre los Rambler Ambassador presidencial no está concluida. Se siguen buscando datos para tener toda la información sobre la historia de estas unidades.
      Me alegra que te guste el blog.
      Saludos.

      Eliminar
  2. increible y espetacular lo que acabo de leer una emocion tremenda me saber mas de nuestra historia y sobre todo del rambler ambassador y la gente a la cabeza de eduardo que son del rambler car club

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, lamentablemente no sé tu nombre.
      El trabajo que hicieron los integrantes del Rambler Car Club merece ser contado en una nota aparte.
      En esa nota se mencionarán a todos los que pusieron su granito de arena para que los dos Rambler Ambassador presidencial se pudieran recuperar. Ahora, gracias a ese esfuerzo, se lo puede ver expuestos en el Área III del Museo Udaondo de la ciudad de Luján.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Interesante que se han hecho versiones presidenciales del Rambler Ambassador en Argentina. Todavía en Brasil, el único esfuerzo análogo que se hizo fue el Willys Itamaraty Executivo, aún que fuera posible la venta a particulares, y no era blindado. Pero tan luego Ford hubiera comprado la operación brasileña de Willys-Overland y empiezado a producir el Galaxie en Brasil, ese ha pasado a ser el auto presidencial hazta el gubierno Sarney. Aún que un auto presidencial sea una buena publicidad acerca del potencial de las terminales automotrices instaladas en un país, creo yo que esa no es la época más oportuna para intentar algo así, además que casi todos los nuevos autos hechos en Argentina y Brasil son de estrutura monocasco. Quizás aún puede ser que se intente algo como "La Bestia" del presidente de los Estados Unidos que es armada en un chasis de camión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Rambler Ambassador que fabricó IKA y posteriormente IKA-Renault y por último Renault Argentina era un auto de carrocería monocasco. Nunca tuvo chasis el Rambler.
      Saludos.

      Eliminar
    2. en los Anbasadoress de motor Tornado tuve el honor como integrante de Experimental de armar los dos motores que eran de 4 litros y tenia carter de aceite de mayor capacidad, Henzo Comari.

      Eliminar
    3. Hola Henzo.
      Muchas gracias por contarnos que participaste en el armado de los Rambler Ambassador presidencial.
      Siempre es bueno contar con la experiencia directa de personas, como es tu caso, que estuvo en una parte de la historia de la industria automotriz argentina.
      Para los que tratamos de contar la historia del automóvil estos testimonios siempre son muy valiosos.
      Saludos.

      Eliminar