viernes, 14 de octubre de 2016

El Ford T de Ruben

Lo bueno de conocer a algunos seguidores de Archivo de autos es que te terminan contactando con otras personas interesantes. Si no hubiera conocido de antemano a Sebastián Torres, el seguidor en cuestión, no hubiera conocido a Ruben Vinyolas. De él hablaremos hoy y de su Ford T.

La cupé Ford T obra de Ruben Vinyolas. Noten las herramientas
que venían con el Ford T original y el inflador sobre el estribo.


En las crónicas anteriores sobre Autoclásica 2016 escribí, y les conté, sobre autos de todo tipo, pero de tamaño real. Hoy para terminar esta semana dedicada a cubrir, desde distintos ángulos, lo que pasó en Autoclásica 2016, nos iremos a un auto a escala.

Como le había prometido a Sebastián, en el sector de autojumble, pasé por la carpa de ACAMRA (Asociación Coleccionistas de Automodelos de la República Argentina). Estaba admirando las miniaturas cuando Sebastián se me acercó y me dijo si había visto la cupé Ford T que recibía a los visitantes.

Le respondí que sí que había visto la excelente maqueta a escala de la Ford T Roadster del año 1924. “¿Querés que te presente a su constructor?”, me dijo Sebastián con una sonrisa en sus labios. Creo que puse cara de asombro porque imaginaba que era una pieza fabricada en el exterior de nuestro país.

Pero no era así. Ahí es donde conocí a Ruben Vinyolas y su creación. Luego de las presentaciones de rigor comenzó lo más jugoso, que Ruben me contara cómo realizó semejante pieza. Me contó el tiempo que le demandó y que fue un regalo para su nieto.

Lo interesante era que al lado de la cúpula de vidrio donde se exhibía el Ford T había una carpeta con fotos. Ese es el documento gráfico de todo el proceso de armado de la pieza. Algo interesante que Ruben se tomó el trabajo de testimoniar. Esa carpeta aparece en una de las fotografías que ilustran esta nota.

Otra vista de la cupé Ford T de Ruben Vinyolas con la tapa del
baúl abierta. Si miran con detenimiento el espejo
refleja la parte de abajo del chasis.

El arranque fueron unas ruedas de goma que compró en la ferretería y en base al rodado comenzó a construir el resto del Ford T. Desde los rayos de maderas hechos a mano y a fuerza de lijar. El chasis realizado con barras de aluminio que copia exactamente el de un Ford T real.

En este punto quiero detenerme, la réplica es exacta a un modelo real. Todos los detalles están perfectamente copiados y reducidos para estar acorde con la escala. Cada pieza la confeccionó a mano a fuerza de ingenio y trabajo artesanal.

“Para mí es un entretenimiento. Mientras trabajo escucho música”, me dijo Ruben. El tiempo que le demandó la realización de la cupé Ford T fue de 5 años. Pero solo trabajó los fines de semana, que es cuando se lo permite su actividad diaria.

La carrocería la realizó en latón de cobre y hasta creó herramientas para el armado de la pieza. Como la que hizo para crear la nervadura de los guardabarros copiados perfectamente del modelo a escala 1:1.

No solo abren las puertas, el baúl y el capot abisagrado. Sino que el motor gira y gracias a un motor eléctrico simula el movimiento del viejo Ford T. Ni hablar que las ruedas pueden girar perfectamente en ambos sentidos. Todo el mecanismo de la dirección está reproducido a la perfección.

Vista desde atrás de la cupé Ford T de Ruben Vinyolas.
Se aprecia el faro trasero, que enciende, y la rueda de auxilio.

Lo mismo que los elásticos transversales tan característicos de los Ford T. Hasta se encienden las luces desde el tablero. Lo mismo que el encendido del motor. Una pieza única la que confeccionó Ruben Vinyolas. Un verdadero artesano.

El tapizado está realizado en cuerina y hasta modificó los botones que van colocados porque no consiguió de un tamaño más chico. Incluso el relleno del asiento es goma espuma para simular un asiento real.

Todo lo que se mira en la pieza tiene una historia para contar. Tanto por el material qué está realizada como fue la confección de dicha pieza, o parte de la cupé Ford T. Sencillamente excelente. Fue la atracción de la carpa de la ACAMRA durante el desarrollo de Autoclásica 2016.

Ahora se encuentra realizando una camioneta Ford T del año 1924 para regalársela a su nieta. Ninguna de las dos piezas fue armada con el fin de comercializarlas. Como artesano entelador que soy, en mi vida diaria, valoro sobremanera el trabajo dedicado a esta cupé Ford T a escala. Pero no solo por las horas dedicadas a armar la pieza, sino por la pasión puesta para llegar a ese resultado.

Estuve charlando un largo rato con Ruben y me invitó a que lo visite en su casa para contarme más datos e historia de sus modelos a escala. Es una invitación que no quedará en vano. Ya lo contactaré para ver sus obras y conocer su “taller”.

Los interesados en conocer más detalles de las obras de Ruben Vinyolas les dejo el enlace con su página donde describe su trabajo: http://www.rubenvinyolas.com. No está nada mal pegarle un vistazo a su trabajo como artesano argentino, es digno de conocerlo.

Las gracias a Sebastián Torres que me presentó a Ruben. Sino me hubiera cruzado con Sebastián en el stand Michi Foose Team de Carlos Pizarro, donde vendía autos a escala, en el sector del autojumble de Autoclásica 2016, no sabría de la existencia de Ruben. Las fotografías fueron tomadas el día lunes 10 de octubre de 2016 en la carpa de ACAMRA.

Seguro que me habría perdido de conocer esta maravilla que les mostré hoy. No será una crónica, pero es la última nota sobre Autoclásica 2016. De esta manera cerramos una semana, que arrancó el lunes 10 hasta hoy viernes 14, contando qué pasó en la muestra del Hipódromo de San Isidro.

Me pareció que había muchas cosas para contar en esta edición de Autoclásica y por eso decidí hacerlo en diferentes días de esta semana. Por eso mismo levanté todas las secciones diarias que normalmente aparecen en Archivo de autos. Mañana sábado regresamos a la programación habitual, como dicen en la tele…

Estos días de esta semana de octubre han sido una manera de contar lo que vi en Autoclásica y de paso mostrarles a los seguidores, que no pudieron asistir, algo de lo que me encontré en la muestra que ahora es una de las 8 más importantes del mundo. Y eso no es poca cosa. Será hasta Autoclásica 2017…

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.