martes, 5 de abril de 2016

Renault 4 en su versión furgón

Debo confesarles que siempre he sentido predilección por los furgones. Creo que es uno de los vehículos que más atraen mi atención. Si me decidiera a restaurar un automóvil antiguo o clásico sería un utilitario de estas características. A mi entender, en especial en Argentina, es poco considerado a la hora de preservar un vehículo del pasado. Tal vez por su condición de automóvil de carga y de uso diario. Pero tienen un encanto superior a los demás automóviles.
 
Renault 4 Fourgonnette del año 1965.

Claro que es mi punto de vista. Pero imaginen una caravana solo de furgones, camionetas o rurales. Es algo no visto todos los días. Menos sin esos vehículos comerciales del pasado están pintados con las leyendas de las empresas a las cuales sirvieron. Creo que deberían los clubes de autos de Argentina tenerlos en cuenta.

Comentado mi punto de vista personal sobre los automóviles utilitarios del pasado veamos algunas de las características del Renault 4 Fourgonnette del año 1965. Cuya ficha técnica vimos la semana pasada con un corte transversal de dicho utilitario francés. Que también se fabricó en Argentina a partir del año 1963.

La versión vidriada del Renault 4 Fourgonnette del año 1965.

Lo que no tuvimos en Argentina, según recuerdo, es la versión vidriada y con una segunda fila de asientos. Que convertían a la Fourgonnette en una rural o Break como le llaman en la Régie Nationale des Usines Renault. De por sí el Renault 4 era una especie de rural, o dos volúmenes como se los denomina ahora. En su momento fue un automóvil medio inclasificable.

Obviamente la Fourgonnette fue pensada como vehículo de carga basada en la plataforma del Renault 4. Con una elevación del techo a partir de los asientos delanteros, y únicos en la versión más conocida. Además un parte del techo, a la altura del portón trasero, se podía elevar para dar más posibilidad de maniobras en la carga y descarga de bultos.

Vista del espacio de carga del Renault 4 Fourgonnette del año 1965.

Varios fueron los destinos de este utilitario liviano con una capacidad de carga 300 kilogramos. En especial para el uso urbano con su versatilidad para moverse dentro del tránsito de una gran ciudad. Por supuesto que la mecánica era la misma de la berlina/rural de cuatro puertas, o cinco puertas para los cánones actuales del automovilismo mundial.

El motor era el conocido, y duradero, de cuatro cilindros en línea que se conocía como Ventoux de una cilindrada de 845 centímetros cúbicos con una potencia de 32 HP SAE a 4.700 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8:1.

La versión vidriada Renault 4 Fourgonnette de 1965 en pleno trabajo.

La ubicación del motor era pegado al torpedo mientras que la caja puente estaba por delante. Al revés de lo que años más tarde (1971) veríamos en Argentina con el Renault 12. El vano motor también se alojaba el cricket y la manija para aflojar los tornillos de la ruedas. Había soportes que los mantenían firmes en su lugar.

Al estar tan adelante la caja de velocidades de tres marchas hacia adelante todas sincronizadas en este modelo y marcha atrás, una varilla iba por encima del motor. Para descender por delante del radiador para realizar los cambios de las diferentes velocidades. De ahí que la palanca de cambios salía por el torpedo en medio del tablero. Tablero que era muy espartano dadas las condiciones utilitarias del vehículo.

Vista trasera del Renault 4 Fourgonnette del año 1965.

La suspensión era independiente en las cuatro ruedas con barras de torsión longitudinales en las ruedas delanteras y transversales en las ruedas traseras. Esto era lo que ocasionaba las diferentes distancias de entre ejes del lado derecho e izquierdo. En la Furgonnette eran 38 milímetros más largo el lado izquierdo. Completaban las suspensiones los amortiguadores hidráulicos en las cuatro ruedas más una barra estabilizadora en el eje delantero.

Una de las características del tablero del Renault 4, que se repetía en la Fourgonnette era el estante inferior donde alojar los objetos que siempre están dando vueltas por el habitáculo. Las manijas internas de apertura de las puertas eran una palanca de chapa ubicada dentro de un agujero en la puerta. No tenía vidrios levadizos, sino corredizos.

El habitáculo del Renault 4 Fourgonnette del año 1965.

El portón trasero tenía estampado de ambos lado la ubicación de la manija para abrirlo. Estimo que esto era por las unidades con volante a la derecha que tendrían la apertura del portón para la derecha, al revés que el modelo con volante a la izquierda.

El paragolpes delantero era de chapa estampada mientras que el trasero era de caño. En algunas unidades estaban pintados de color gris y en otras al tono con la pintura de la carrocería. Esto se puede ver en las fotos que ilustran esta nota.

El interior del Renault 4 Fourgonnette de 1965
en su versión vidriada y con asiento trasero.

La altura en el espacio de carga era de 1,18 metros gracias al techo elevado que mencioné antes. El ancho máximo para la carga era de 1,40 en la parte donde no estaban los buches de los guardabarros traseros. El portón trasero tenía un ancho de 1 metro. El largo, sin el asiento del acompañante era de 2,60 metros.

Gracias a la colaboración de Iván Boiero Sutter es que pudimos ver en imágenes como era el Renault 4 Fourgonnette del año 1965. Fotografías que fueron tomadas de un folleto de la empresa francesa Régie Nationale des Usines Renault.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.