Lenguaje claro

jueves, 6 de agosto de 2015

Velox, otra marca desconocida


A finales del siglo XIX los límites de los países europeos no eran lo que fueron luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, donde los cambios fueron más notorios y aparecieron naciones donde antes había imperios o regiones. Hubo una empresa que fabricó automóviles en la ciudad de Praga, cuando esta no pertenecía a la que luego sería Checoslovaquia. Esa marca desconocida era la Velox.

Velox del año 1906.


En el año 1906 la empresa Velox comenzó a producir automóviles con una novedad absoluta en aquellos primeros años de la industria automotriz europea. Y que fue abrir un gran garaje donde un grupo de mecánicos realizaban reparaciones a los vehículos de la marca. Había nacido el servicio de post venta que hoy conocemos, y padecemos.

Un solo chasis, muy robusto, era el que producía la Velox de dos y cuatro plazas. Con un motor monocilíndrico vertical refrigerado por agua con casi 1 litro de cilindrada con una potencia de 8/10 HP a 2.000 revoluciones por minuto. El diámetro del cilindro era de 100 milímetros y la carrera del pistón de 130 milímetros.

Este motor estaba colocado debajo del asiento del conductor y la tapa del cilindro formaba un cuerpo único con el cilindro. En la parte inferior del motor estaban ubicadas las válvulas de admisión y escape. El encendido era electromagnético y la transmisión era mediante una cadena hasta el diferencial trasero.

La caja de velocidades era de tres marchas hacia adelante y retroceso. La palanca de cambios se ubicaba al lado del conductor por fuera del lado derecho del Velox. Esto fue una norma por muchos años en toda la industria automotriz mundial. Uno de los primeros automóviles en sistematizar la ubicación de la palanca de cambios en el centro del habitáculo fue el Ford T desarrollado por Henry Ford, si bien solo tenía tres pedales, uno de ellos hacía las veces de palanca de cambios.

Las llantas eran de hierro con rayos de madera y en la vieja fotografía parece que les faltaran los neumáticos. Dichas ruedas estaban montadas sobre cojinetes de bolillas. El consumo del Velox del año 1906 era de 10 litros cada 100 kilómetros recorridos.

Como se puede apreciar en la fotografía el Velox tenía techo para el conductor algo que no todos los autos de esa época presentaban en sus carrocerías. Los faros que lograban una pobre iluminación eran de carburo y más tarde de acetileno. Ya se nota algo de automóvil moderno aunque su carrocería sigue teniendo reminiscencia de los carruajes tirados por caballos.

La vieja fotografía del Velox del año 1906 fue tomada de la Enciclopedia Autorama del año 1968 editada por la Editorial Codex en Argentina.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.