Lenguaje claro

martes, 18 de agosto de 2015

El más clásico de los Porsche: el 911

Cuando pienso en la marca Porsche la primera imagen que se forma en mi mente es la silueta del modelo 911. Ese auto deportivo me remite a la marca alemana automáticamente. Por años se fabricó el Porsche 911, en diferentes versiones, casi sin grandes cambios en su carrocería. Hoy veremos cómo eran los modelos de marca Porsche para el año 1982 gracias a un viejo folleto.

A la izquierda un Porsche 911 SC Targa y a su lado un Porsche 911 SC ambos
del año 1982. La fotografía es de un folleto de la empresa
Dr. Ing. h. c. F. Porsche Aktiengesellschaft de julio de 1982.


Esta nota será más visual que descriptiva ya que los datos técnicos de ese viejo folleto alemán no tiene mucha información, pero si muy buenas fotografías de los modelos de la marca Porsche para el año 1982. El 911 seguía siendo, en mi opinión, el más lindo de ver y admirar. En aquellos años también estaba en lo productos de la marca alemana los modelos 924, 928 S y 944, pero sin llegar a impactar como el 911. No en vano el 911 se continúa en la actualidad con una modernización de carrocería y motores disponibles.

Los modelos Porsche 911 del año 1982 eran los siguientes: 911 SC, 911 SC Cabriolet y el 911 Turbo. El modelo 911 SC podía ser de techo duro removible (Targa) o cerrado tipo cupé, el más clásicos de todos los Porsche 911. Como cuando nació derivado del Porsche 356 a finales del año 1963 cuando fue presentado en los salones del automóvil de Europa. Casi 20 años más tarde se lo seguía fabricando con una carrocería casi igual, con sutiles modificaciones para irlo modernizarlo.

Dos eran los motores disponibles para la gama Porsche 911 de 1982. Ambos motores ubicados en la parte trasera del automóvil y refrigerados por aire. Los dos motores eran de 6 cilindros opuestos en forma horizontal (bóxer), otra de las características de los motores Porsche. El motor que usaban los modelos 911 SC y 911 SC Cabriolet era el de 3 litros de cilindrada con una potencia de 204 CV DIN a 5.900 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 9,8:1. La inyección de combustible era de la marca Bosch K-Jetronic.

El motor de 3,3 litros lo usaba el Porsche 911 Turbo con una potencia de 300 CV DIN a 5.500 revoluciones por minuto con turbocompresor movido por los gases de escape. La relación de compresión era de 7:1 con un inyector de combustible Bosch K-Jetronic.

Porsche 911 SC del año 1982 en versión cabriolet. Sobre el paragolpes
delantero se pueden apreciar los lavafaros a presión. La fotografía es de un
folleto de la empresa Dr. Ing. h. c. F. Porsche Aktiengesellschaft de julio de 1982.

El motor de 3 litros tenía una velocidad final de 235 kilómetros por hora con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora de 6,8 segundos. El motor de 3,3 litros de cilindrada llegaba a los 260 kilómetros por hora con una aceleración de 5,5 segundos de 0 a 100 kilómetros por hora. En ambos motores la garantía Porsche era por el lapso de 7 años.

El consumo de combustible para el modelo Porsche 911 SC en ciudad era de 13,7 litros cada 100 kilómetros recorridos. En ruta a 90 kilómetros por hora se gastaban 8 litros para recorrer 100 kilómetros de distancia. A 120 kilómetros por hora la cantidad de nafta extra era de 9,7 litros para la misma distancia recorrida.

El modelo Porsche 911 Turbo consumía en la ciudad 15,5 litros para caminar 100 kilómetros. En ruta a 90 kilómetros por hora consumía 9,7 litros para recorrer 100 kilómetros de distancia. En cambio a 120 kilómetros por hora gastaba 11,8 litros de nafta súper para recorrer la misma distancia antes indicada.

El Porsche 911 ha sido uno de los automóviles deportivos más emblemáticos de la época clásica de la industria automotriz mundial. En Estados Unidos, en especial en la costa oeste, ha sido uno de los autos más usados por muchos conductores. En series, películas y en la calles reales es posible encontrarse con una versión del Porsche 911. En especial la versión cabriolet para aprovechar todo el sol del estado de California.

Porsche 911 Turbo del año 1982. Si se fijan en el alerón trasero verán el
radiador de aceite. La fotografía es de un folleto de la empresa
Dr. Ing. h. c. F. Porsche Aktiengesellschaft de julio de 1982.

El tablero del Porsche 911 es bastante espartano como casi todos los automóviles alemanes aunque con una buena cantidad de medidores de aguja. Todo enmarado en un sobrio color negro y tapizado en cuero como corresponde a un automóvil deportivo de su categoría.

La carrocería si bien derivaba del Porsche 356 de principios de los años sesenta, sigue teniendo ese diseño de la década del cincuenta con un sabor clásico que el paso del tiempo no logró mellar por décadas. Por más de 20 años se mantuvo en producción sin grandes cambios en su línea externa. Salvo algunos retoques que lo iban modernizarlo.

El Porsche 911 Turbo era casi un auto de carrera hecho para circular por la calle. En su impactante alerón trasero escondía un radiador de aceite que se inclinaba cuando el 911 Turbo superaba los 80 kilómetros por hora para aumentar la refrigeración del aceite. Si miran con detenimiento la fotografía verán las aletas del radiador de aceite en el alerón trasero.

El tablero del Porsche 911 del año 1982. La fotografía es de un folleto
 de la empresa Dr. Ing. h. c. F. Porsche Aktiengesellschaft de julio de 1982.

Ahora en pleno siglo XXI el nuevo 911 sigue teniendo un resabio de aquel auto que se presentó en septiembre de 1963. Claro que ya no es el mismo auto deportivo por un montón de nuevos desarrollos y cambios tecnológicos, pero es como si el espíritu de este auto todavía estuviera dando vuelta por ahí.

Gracias a un viejo folleto alemán, que la empresa Dr. Ing. h. c. F. Porsche Aktiengesellschaft (sociedad anónima) me enviara a mediados del año 1983 y que estaba fechado en julio de 1982, pudimos ver y conocer algunos detalles técnicos de la gama del Porsche 911. Al menos fue un acercamiento a un auto que fue, y es, el sueño de muchos amantes de los fierros, en este caso, muy calientes.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.