domingo, 17 de mayo de 2015

Los Ceirano

No hablaré de una familia de mafiosos que tuvieron su serie de televisión. Sino que hablaré de una familia de mecánicos que tuvieron una destacada actuación en los inicios de la industria automotriz italiana. Estos hermanos, los Ceirano, fueron una pieza clave en la aparición de varias marcas en Italia y que una terminó siendo absorbida por la Fiat SpA (Società per Azioni).

Dibujo de una vista la planta de la Società Piemontese Automobili (SPA) creada
por Matteo Ceirano en el año 1906. El dibujo es de la Enciclopedia Autorama del año 1968.


Tenemos que remontarnos a los finales del siglo XIX para encontrarnos con los hermanos Ceirano. Primero conozcamos sus nombres: Giovanni Battista que era el mayor y había nacido en el año 1860 y fallecería en el año 1912. El que le seguía, por orden de nacimiento, era, Giovanni nacido en 1865 y muerto en 1948. El siguiente era Matteo nacido en 1870 y fallecido en 1941. Y el último de los hermanos era Ernesto nacido en 1875 y muerto en 1954. Ernesto fue el jefe de montaje de la planta de velocípedos que fundara el hermano mayor, Giovanni Battista. Luego se apartó del mundo del automóvil.

Todos los hermanos eran de Cuneo y hubo otro Ernesto Ceirano que naciera en 1889 y falleciera en 1956. Este era hijo de Giovanni y fue piloto de autos de carrera. Pero en realidad Ernesto era un sobrenombre, su verdadero nombre era Giovanni. Para evitar confusiones es que se lo llamó Ernesto. Este Ceirano corrió con automóviles SCAT (Società Ceirano Automobili Torino), una de las tantas marcas creadas por los hermanos de Cuneo.

La primera empresa que fundaron fue una planta para fabricar velocípedos y bicicletas que algunas llevaron la marca Welleyes. Fueron un éxito de ventas. Hay que recordar que la aparición de la bicicleta causó una revolución en la industria en Europa. Primero se importaron en algunos países, donde no se las producía. Eso pasó con las primeras bicicletas inglesas en distintos países. Se abrieron talleres para reparar las bicicletas. Luego se las comenzó a armar para finalmente fabricarlas con diseños propios.

Esos pequeños talleres que fabricaban bicicletas y velocípedos terminaron fabricando motocicletas para terminar construyendo o armando automóviles. En los primeros autos se usaron motores franceses o alemanes, que eran los países que tenían más desarrolladas sus industrias automotrices. Giovanni Battista Ceirano fundó la fábrica de velocípedos y bicicletas en el año 1888.

Un chasis Ceirano-Itala modelo 24 HP del año 1904. Otra empresa creada
por Matteo Ceirano. La fotografía es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil del año 1974.
El 23 de octubre de 1898 surge la sociedad en comandita llamada Ceirano Giovanni Battista & C. creada con un capital de 6.000 liras con sede en la ciudad de Turín ubicada en la calle Corso Vittorio Emanuele, 9. El director técnico de la nueva empresa automotriz fue Arístides Faccioli. Quien se puso a desarrollar un pequeño automóvil con motor a nafta que se bautizó con el nombre Welleyes, el mismo de la lograda bicicleta de los Ceirano. El automóvil se terminó en marzo de 1899.

Se le montó un motor trasero horizontal de dos cilindros con una cilindrada de 663 centímetros cúbicos con un diámetro de 65 milímetros y una carrera de 99 milímetros. Tenía dos marchas y una correa de transmisión que le permitía alcanzar los 35 a 40 kilómetros por hora. El Welleyes obtuvo varios éxitos deportivos y eso les trajo a los Ceirano una gran cantidad de pedidos de unidades. Se vieron desbordados. Pero una decisión muy acertada hizo que le vendieran las patentes del Welleyes, por 30.000 liras una alta suma para la época, a una nueva empresa que se había creado: la Fabbrica Italiana Automobili Torino (F.I.A.T.). De esta manera el modelo 3,5 HP, el primero de la empresa de Turín, no era otra cosa que un automóvil diseñado por Arístides Faccioli para la fábrica que habían fundado los Ceirano un año antes.

La F.I.A.T. tomó no solo las patentes del Welleyes, sino que toda la actividad de la Ceirano, incluyendo al personal. Pero Giovanni Battista no fue incorporado a la empresa sino que se le dio un cargo de agente de ventas en la ciudad de Turín.

Esto no impidió que en el año 1901 creara una nueva empresa junto con su hermano Matteo. La nueva empresa se llamó Fratelli Ceirano. El primer automóvil desarrollado fue el 5 HP con motor Aster o De Dion, ambos de origen francés. Las empresas Aster y De Dion fueron las que proveyeron a varias marcas de automóviles motores en los primeros años de la industria automotriz europea. También Aster fabricó motores estacionarios.

Un SPA spider del año 1914 modelo 14/16 HP con avanzadas soluciones
de construcción. El dibujo es de la Enciclopedia Autorama del año 1968.
El motor era un monocilíndrico con una cilindrada algo superior a los 600 centímetros cúbicos. Lo llamativo de este modelo del año 1901 era su transmisión cardánica donde la mayoría de los automóviles contemporáneos la tracción se hacía por cadena. Para 1902 se aumentó la potencia a 6-8 HP con un aumento de la cilindrada a 700 centímetros cúbicos.

Ya para 1903 se presentó un motor de cuatro cilindros en línea de dos bloques con una cilindrada de 4.562 centímetros cúbicos. Para el verano de ese mismo año Matteo se separa de la sociedad creada con su hermano Giovanni Battista y funda su propia empresa. Así nació la Matteo Ceirano & C. A esta altura debo decirles que los Ceirano tenía una capacidad extraordinaria para armar y desarmar empresas. Con empleados y todos. Tenían talento para crear grupos de trabajo y marcas de automóviles.

Estuvieron en el inicio de la marca F.I.A.T. y Vincenzo Lancia había comenzado a trabajar como mecánico en los talleres de los hermanos Ceirano siendo un adolescente. Cuando su padre creía que había entrado a la empresa de los hermanos de Cuneo para llevar la contabilidad. Se dio cuenta que no era así cuando regresaba a la casa paterna con las manos sucias de grasa. El padre de Lancia comprendió que su hijo tenía talento para la mecánica, algo nuevo y de vanguardia en aquellos años, y lo dejó trabajar tranquilo.

Así es cuando se venden los activos de la Giovanni Battista & C., Vincenzo Lancia, pasa a integrar a F.I.A.T. y luego sería uno de sus primeros pilotos de los autos de carrera. Pero donde se destacará será como un avezado mecánico de la industria automotriz italiana. Su gran creación será el Lancia Lambda, que ya vimos en Archivo de autos.

Ernesto Ceirano al mando de un auto de carreras del año 1921 de cuatro cilindros de la marca
Ceirano en la Targa Florio. La fotografía es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil del año 1974.


















Esto demuestra que los hermanos Ceirano fueron una pieza clave en los primeros años de la industria automotriz italiana. Pero sigamos con la historia de estos hermanos mecánicos. Luego de la liquidación de la Fratelli Ceirano en octubre de 1903 Giovanni Battista funda la Giovanni Giovanni Fratelli Ceirano, junto con su otro hermano. Donde fabricaron automóviles con motores monocilíndricos de la marca De Dion. En poco tiempo Giovanni abandona la nueva empresa.

En el año 1904 Giovanni Battista funda otra empresa más la: STAR (Società Torinese Automobili Rapid) estuvo asociado, nuevamente, con hermano Giovanni. Ambos se llamaban igual que su padre con lo cual era una gran confusión, más teniendo el dato de cómo armaban y desarmaban empresas. Parece ser que conseguían el apoyo financiero con facilidad y también que tenían un carácter fuerte que no les permitía mantener las empresas que creaban, pese al éxito, o no, de las ventas de los automóviles.

Una nueva empresa nace: la Ceirano & C. de la mano de Giovanni Battista. Mientras que Giovanni funda la Ceirano Junior & C. para diferenciarla de su hermano. La empresa de Giovanni Battista se enfocó en los automóviles económicos que funcionaran bien. Para eso contó con la colaboración de su nuevo director técnico: el ingeniero Negro. De esta nueva empresa salieron el 9,5 HP, que era monocilíndrico, el 12/14 HP, bicilíndrico y el 16/20 HP de cuatro cilindros.

Volviendo a Giovanni Ceirano no permaneció mucho en la nueva empresa que dejó a principios del año 1905 y que cambió a Junior Fabbrica Torinese de Automobili. En 1906 Giovanni funda la SCAT. En esta nueva empresa es donde piloteará los autos de carrera, de la marca, el hijo de Giovanni, Ernesto, que también se llamaba Giovanni.

El SPA 9000 Sport del año 1921 carrozado por Giovanni Bertone en la ciudad de
Turín. La fotografía es de la Enciclopedia Autorama del año 1968.
4.
Giovanni se quedara en la SCAT hasta el año 1918. Luego de retornada la paz a Europa funda una nueva empresa junto con su hijo Ernesto: la Giovanni Ceirano Fabbrica Automobili SA. Se ubicaron al lado de la SCAT en un terreno propio. La SCAT no vio con buenos ojos el nuevo emprendimiento de los Ceirano.

En el año 1919 se presentó el modelo C 1 que con algunas modificaciones se mantuvo hasta el año 1923 con un motor de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 2.297 centímetros cúbicos con una potencia de 22 CV a 1.500 a 2.000 revoluciones por minuto.

Por otro lado la empresa fundada por Matteo Ceirano tuvo como accionistas Grosso-Campana, Fubini, Moriondo, Carenzi y el ingeniero Guido Bigio. Con esta conformación se comienza a fabricar un automóvil que se denomina Itala. Otra de las marcas que crearon los Ceirano. Cuando Matteo abandona la empresa, en el año 1904, esta pasa a llamarse Società Anonima Italiana Fabbrica Automobili Torino-Itala. En el año 1905, y con la Itala constituida, Matteo se asocia con la Ansaldi y nace la Ceirano-Ansaldi con una breve vida. Ni siquiera se llega a producir ningún automóvil. Para el año 1906 desaparece esa sociedad pero nace otra: la Società Piemontese Automobili (SPA) esta tal vez fue la empresa que los sobrevivió a todos los Ceirano con dos décadas de importancia tanto en la fabricación de automóviles como de camiones.

La Ceirano, como marca, produjo el famoso Ceiranina, que era el modelo 150 tuvo durante varios años cierta popularidad en Italia. Había nacido en el año 1924. Para el año 1930 la marca Ceirano terminó siendo absorbida por la F.I.A.T. Incluso algunos de los hermanos Ceirano terminaron trabajando para la empresa turinesa, esa misma que ellos vieron nacer y hasta el primer modelo de la casa no era otra cosa que una creación de los hermanos Ceirano.

Esto que acaban de leer es un resumen de la vida de estos hermanos nacidos en Cuneo y que fueron una pieza clave de la industria automotriz italiana. Que por esas cosas de la historia a quedado algo olvidada. Sin los Ceirano, Lancia no hubiera podio desarrollar su ingenio, ni la F.I.A.T. hubiera tenido su primer automóvil. Pero tampoco hubieran existido las marcas Itala, SCAT, STAR o SPA por mencionar algunas de las 10 fábricas que crearon estos inquietos mecánicos llamados Ceirano a lo largo de su actividad como mecánicos, empresarios y emprendedores a ultranza de la industria automotriz italiana. Los Ceirano merecían una nota, aunque solo sea un pantallazo, de esta familia de Cuneo que estuviera tan vinculada con los inicios de la industria automotriz en Italia.

Las fotos y dibujos que ilustran esta nota sobre los Ceirano fueron tomados de la Enciclopedia Autorama y la Enciclopedia Salvat del Automóvil que nos muestran algunas de las creaciones de los hermanos Ceirano como una vista de la planta de empresa SPA.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.