viernes, 20 de junio de 2014

Las Bolitas de carrera

Una publicidad que no tenía en cuenta y que me encontré revisando viejas revistas del pasado. Lo que parece ser el parque cerrado de una competencia de la categoría Turismo Mejorado (TM) de Fiat 600 R, justo al modelo que hace mención la publicidad.

Publicidad publicada en la revista Auto Club número 63.

Nunca había visto esa publicidad hasta ahora y trajo a mi memoria el primer relato que publiqué en Archivo de autos con las andazas del Tío Pedro a bordo de su Bolita de color verde claro, el mismo tono en que están pintados los camiones de la empresa láctea La Serenísima.

Por supuesto que el Tío Pedro no usaba su Fiat 600 R modelo 1970 para correr carreras pero sus anécdotas podrían ingresar en un libro de rally o raids. Las cosas que le hizo el tío de mi papá a ese auto ni los más afiebrados ingenieros italianos lo imaginaron nunca.

Pero volviendo a ese parque cerrado, que vaya uno a saber donde fue, es notable la cantidad de unidades 600 que hay en la foto. Algo impensado hoy en día. Lo que sucede es que el Fiat 600 supo ser líder en ventas por años en Argentina. No por nada la cantidad que actualmente se puede encontrar en las calles del país.

Me pareció una foto rara, dentro de una publicidad que casi no tiene texto, solo una frase a modo de eslogan. Por eso quise compartirla con los seguidores de Archivo de autos para rememorar viejas épocas, para los que tenemos algunas canas, y para que las nuevas generaciones vean como era un parque cerrado de una categoría de autos de carrera, casi de calle.

Si alguno está interesado en conocer las andanzas del Tío Pedro les dejo el enlace con el relato: http://archivodeautos.blogspot.com.ar/2011/11/la-bolita-del-tio-pedro.html

La publicidad apareció publicada en la contratapa de la revista Auto Club, órgano de prensa del ACA (Automóvil Club Argentino) para sus socios, en el número 63 del bimestre marzo-abril de 1972.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.