jueves, 26 de junio de 2014

Baker, un auto eléctrico estadounidense

La empresa Baker, fabricante de automóviles eléctricos en Estados Unidos, fue fundada en Cleveland, estado de Ohio, en el año 1899. Aunque su primer prototipo estuvo listo en el año 1897.

Baker de 1899 con motor eléctrico. La foto es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil.


Walter C. Baker y Fred R. White fundaron la Baker que se dedicó a construir autos eléctricos hasta los inicios de la década del veinte. El apogeo de los autos eléctricos se dio a finales del siglo XIX y hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial. Gracias a que los primeros motores eléctricos aparecieron a mediados del siglo XIX se puede hablar que a finales del mismo siglo se había logrado un gran desarrollo de estos motores.

Dos fueron las causas principales. La primera que los motores de vapor sufrían de numerosos inconvenientes y la segunda que los motores de explosión interna no estaban desarrollados en su plenitud. Así los autos eléctricos ganaron mucho terreno, su gran arma era lo silencioso de su funcionamiento.

La Baker ofreció al mercado estadounidense una gran variedad de modelos en sus catálogos con diferentes carrocerías y precios. Una gran ventaja de este tipo de motor era que su adaptación a carruajes tirados por caballos era bastante más sencilla que los otros dos tipos de motores. Esto se vio mucho en la corte inglesa donde los nobles preferían los autos eléctricos por ser silenciosos y no producir olores y humos indeseados.

Baker tuvo soluciones técnicas de avanzadas como la adopción de un árbol de transmisión, cardan, ya en el año 1902. Cuando la mayoría de los vehículos usaban la cadena como medio de tracción. Pero el punto débil era la recarga de las baterías luego de unas 6 a 8 horas de uso. Pero este lapso era suficiente para vehículos que realizaban repartos en las zonas urbanas. Además la velocidad final que ofrecían no era menor que la que ofrecían sus competidores de motores de explosión o de vapor.

Para 1902 la empresa Baker había logrado realizar un automóvil eléctrico de carreras con carrocería fusiforme. Pero al intentar batir el récord de la milla y del kilómetro con salida lanzada terminó en tragedia. Al salirse de la carretera, el Torpedo como se llamaba, atropelló a dos espectadores a los cuales mató y al detener su marcha estaba casi destruido. Al año siguiente mejoraron el Torpedo con un menor tamaño y lograron algunos triunfos en Estados Unidos.

La fotografía nos muestra un Baker de 1899 que se conserva en el Frederick C. Crawford Auto-Aviation Museum de Cleveland, la tierra que vio nacer estos autos eléctricos estadounidenses. Para 1914 la Baker se fusionó con la Rauch & Lang, otra empresa de autos eléctricos y al año siguiente se unieron a la empresa Owen-Magnetic.

Luego de la Primera Guerra Mundial la producción de autos eléctricos disminuyó y continuó pero a escala reducida. A principios de los años veinte la empresa Baker, Rauch & Lang Co., nombre adoptado tras las fusiones, suministró carrocerías a otras empresas automotrices para luego dedicarse a la fabricación de piezas para carrocerías y equipos electrónicos.

La foto del Baker de 1899 salió publicada en la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2, de 1974, editada en España.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.