lunes, 7 de septiembre de 2020

Gilera 185 Spring Country TC de 1968

Gilera Argentina comienza a producir en el país, bajo licencia, la motocicleta Gilera 185 Spring Country TC en el año 1967. Se continuará con la producción hasta el año 1974. En la siguiente nota conoceremos una prueba que le realizaron en la revista semanal Automundo en el año 1968.


La prueba


Los periodistas de la revista Automundo recibieron dos motocicletas Gilera: una B 300 y una 185 Spring Country TC. Nos centraremos en la segunda para contar los resultados que arrojó la prueba que le realizaron en ruta, fuera de ruta, en la ciudad y en Autódromo de Buenos Aires.


Los encargados de realizar la prueba fueron Germán y Claudio Pesce y Jorge Dufau. Para la realización de pruebas especiales se les sumaron Andrés Pedraza y Ernesto Florit (hijo). Todo testimoniado por el staff de Automundo.

La idea era probar a la 185 Spring Country en 400 kilómetros en la ciudad, 1.000 kilómetros en ruta abierta, 6 horas de “cross-country”, a campo traviesa,  y no menos de 1 hora de “hill climb”, trepada en cuesta. Es decir que era una prueba exhaustiva fuera de ruta, en ruta y en ciudad.

Prueba fuera de ruta


Las pruebas “cross-country” y “hill climb” se realizaron sin problemas. Incluso la Gilera 185 Spring Country TC demostró ser una motocicleta casi indestructible. La limitación estaba dada por su cilindrada y potencia.


En la prueba hubo ascensos y descensos bruscos, cruces de vías de agua, diversos tipos de pisos, en donde, en su mayoría, era de piedra desnuda. Eso nos da una idea del mal trato que le propinaron, los pilotos elegidos, a esta motocicleta de producción nacional.

El bajo peso de la Gilera 185 Spring Country TC y su gran maniobrabilidad le jugaron a favor para salir airosa de esta dura prueba de la revista Automundo. Pero todavía falta dos escenarios más, fuera de la pistas de autódromo.

Prueba en ruta


Antes de adentrarnos en el resultado de la prueba en ruta conozcamos algo de la parte técnica de la Gilera 185 Spring Country TC. Tenía un motor monocilíndrico refrigerado por aire con una cilindrada de 186 centímetros cúbicos. La potencia era de 12,5 HP.


Con estos datos técnicos enteremos porqué la velocidad máxima estaba en 105 kilómetros por hora. Esta velocidad se obtuvo en varias pasadas de kilómetro lanzado. El poder frenante era algo menor a su hermana de gama la Gilera B 300.

Esto porque su ámbito ideal era la ciudad, pero no era impedimento para que mantuviera una velocidad de crucero de unos 90 kilómetros por hora. En cambio el consumo de combustible era más alto al declarado por fábrica. Se lograron 28 kilómetros por litro a la velocidad crucero. Pero falta la prueba en ciudad.

Prueba en ciudad


Según la prueba de los testers la autonomía, con un manejo alegre, era de unos 300 kilómetros. Mientras que Gilera Argentina indicaba una cifra de 500 kilómetros. El tema que se mantenía el motor en un régimen alto el consumo de combustible oscilaba entre 23 y 25 kilómetros por litro.

Claudio Pesce en una de las pruebas a campo traviesa.

El peso de la motocicleta era de 108 kilogramos. Esto podía ser el causante que si se la exigía al máximo, en una acelerada, se quedara con la rueda delantera en el aire. Esta situación no era la ideal para un conductor no entrenado en el manejo de motocicletas.

Pero el bajo peso le jugaba a favor para lograr una gran maniobrabilidad en el tránsito urbano. Se podían hacer serpenteos y los frenos respondían en forma correcta. El motor a máxima potencia estaba en las 6.800 revoluciones por minuto, mientras que la cupla máxima estaba en las 3.700 vueltas. Esta era la causa que fuera ágil en el tránsito.

En el autódromo


Las pruebas en la pista de la ciudad de Buenos Aires demostraron que la Gilera 185 Spring Country TC no tenía gran velocidad final, pero sí una gran fuerza. Además se comportó bien en las curvas y contra curvas del circuito.

Es decir era una motocicleta ágil, con buena aceleración, poca velocidad máxima, pero con gran torque. Su comportamiento mejor era fuera de ruta y en al ciudad. La baja potencia le jugaba en contra en la ruta abierta. Para eso estaba su hermana B 300.

Jorge Dufau con probeta en mano para medir el consumo.

En definitiva era una moto ágil de bajo peso que no era fácil de dañar. En las pruebas junto con la B 300, la 185 Spring Country TC, le ganaba en pique, pero luego la primera la alcanzaba por la mayor potencia y los dos cilindros de su motor.

En las fotos que ilustran esta nota están tomadas de la revista Automundo, número 160, del 28 de mayo de 1968, se ve a la Gilera 185 Spring Country TC en las pruebas fuera de ruta. Son elocuentes las imágenes, además de apreciarse la geografía de la prueba.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: 

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #TestArgentino, #Gilera185SpringCountryTC, #GileraArgentina, #año1968, #Automundo, #test, #prueba, #crosscountry, #hillclimb, #monocilindro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario