jueves, 7 de febrero de 2019

Citroën Traction Avant 7 CV de 1934

La empresa Société des Automobiles André Citroën presenta en marzo del año 1934 al Citroën Traction Avant (tracción delantera) 7 CV. Un automóvil revolucionario para la época en varias de sus soluciones mecánicas. Desde la tracción delantera hasta la carrocería autoportante.



Muchos creen que el Citroën Traction Avant 7 CV (medida fiscal francesa de los caballos de fuerza) fue el primero del mundo en fabricarse con tracción delantera. Esto es un error ya que no fue el primero con ese tipo de tracción, muchas automotrices ya tenían modelos con tracción delantera, antes del año 1934.

Lo que sí fue el primero con tracción delantera en fabricarse en grandes series. Además de ser un automóvil totalmente revolucionario. Al punto que su grupo propulsor (motor-caja-diferencial) estaba abulonado con cuatro tornillos a la carrocería autoportante. Una particularidad es su palanca de cambios que sale del tablero, pero invertida comparada con el Citroën 2 CV.


También fue el primero en producirse en serie con una carrocería autoportante de metal. Sumado a que tenía suspensión independiente en las cuatro ruedas, mediante el uso de barras de torsión. Esta suspensión le permitía viajar a una velocidad alta, la que dejaba la potencia del motor, en caminos complicados con una estabilidad notable.

En los años treinta el robo de bancos era un delito muy común en las grandes ciudades de varios países del mundo. Francia no era la excepción. Recordemos que la economía mundial se estaba recuperando de la fama crisis financiera del año 1929. Fue un colapso mundial en materia económica y financiera.


El Citroën Traction Avant fue protagonista de esos atracos a los bancos franceses. Por datos de la época los gánster galos eligieron a este novedoso automóvil como escape de sus robos en los bancos. A tal grado llegó esto que la policía francesa no lograba alcanzarlos debido a esa suspensión por barras de torsión.

El tema se solucionó cuando la policía francesa compró Traction Avant para usarlos como patrulleros. Eso fue luego de que salieran dos versiones posteriores a la primera de mayo de 1934, cuando arrancó su comercialización en Francia. Si bien las primeras unidades estuvieron listas en marzo del año mencionado, no se comercializaron hasta finales de abril y las primeras ventas llegaron en mayo.


Al poco tiempo salía una versión con más cilindrada. El primer 7 CV, el A, tenía solo 1.303 centímetros cúbicos de cilindrada con cuatro cilindros en línea y una potencia de 32 HP. El 7 CV B ya tenía 1.529 centímetros cúbicos y una potencia de 35 HP. Esta segunda versión estuvo disponible al poco tiempo en el mismo año 1934.

En julio, en el año del lanzamiento, aparece el Citroën Traction Avant 11 CV, que en Argentina se conoce como 11 Ligero, pero modelo 1947. Esta versión tenía 1.911 centímetros cúbicos con una potencia de 46 HP. Una tercera versión del 7 CV, la C, llevó un motor con una cilindrada de 1.628 centímetros cúbicos con una potencia de 36 HP. También hubo otro 7 CV, la versión S, que era deportiva con el motor del 11 CV.


Las versiones 7 CV, salvo el modelo S, tenía una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora. Mientras que el 11 CV y 7 CV S alcanzaban los 110 kilómetros por hora. El 7 CV C se fabricó desde el año 1934 al año 1941. Los demás 7 CV solo hasta el año 1935. En cambio el 11 CV se produjo desde el año de lanzamiento hasta el año 1957. El 11 CV tuvo una versión menos potente de 42 HP y una versión diésel. La primera estuvo producción entre los años 1935 y 1936, en cambio la segunda se fabricó entre los años 1935 y 1946.

André Citroën contrató al ingeniero aeronáutico André Lefebvre para que se encargara del proyecto de la mecánica. Por otro lado también trajo a trabajar en el diseño al escultor italiano Flaminio Bertoni, que fue el encargado de darle la forma a la carrocería. El escultor aprovechó las soluciones mecánicas del Citroën Traction Avant.


Pero no todo es de color rosa en la industria automotriz. El proyecto de este osado automóvil puso en bancarrota a la empresa Citroën. Al punto que en el mismo año del lanzamiento presentó la quiebra. La empresa de neumáticos Michelin, que era proveedora de Citroën, compró el 60% del paquete accionario de la automotriz francesa.

Fue una manera que la empresa Citroën no desapareciera. Pero para el año 1935 André Citroën quedó fuera del directorio de su propia empresa que había fundado en el año 1919. En ese mismo año visitó en los Estados Unidos las plantas de la empresa Ford Motor Company. Porque su idea era producir automóviles según el esquema que Henry Ford hacía con su famoso Ford T.


Tanto que al regreso a Francia modificó las instalaciones en la localidad de Quai de Javel. Esto fue uno de los motivos que aceleró la quiebra de la automotriz en el año 1934. André Citroën pensó que para fabricar el Traction Avant tenía que adecuar la cadena de montaje al estilo de lo que tenía Henry Ford en Estados Unidos.

Hubo varias versiones más del Traction Avant, como familiar o limusina. Incluso existió una versión de seis cilindros en línea conocida como 15 CV. Ya abordaremos en otra ocasión esta versión, que a simple vista parece un Traction Avant más grande y un poco más ancho.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas por mí en la 18ª edición de AutoClásica, en los jardines del Hipódromo de San Isidro, el viernes 12 de octubre de 2018. El Citroën Traction Avant se encontraba expuesto en el stand del Citroën Club Buenos Aires.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos no cuenta con ningún apoyo publicitario. Es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoAntiguo, #CitroënTractionAvant, #AndréCitroën

No hay comentarios.:

Publicar un comentario