sábado, 24 de febrero de 2018

Lamborghini Miura de Matchbox comparado

El año pasado vimos el primero de los Lamborghini Miura, que llegó a mis manos, la primera versión de color amarillo con ruedas de goma y llantas de metal. En la apertura de la Temporada 2018 de Archivo de autos vimos la versión Superfast del Miura, y esta vez en color dorado. En esta nota veremos una comparación entre ambas versiones.


El Miura amarillo al ser el primero que llegó a mis tiernas manos está más deteriorada su pintura. A diferencia del Miura dorado que está en mejores condiciones. Ahora veamos las pérdidas y ganancias entre las dos versiones.


La dirección en las ruedas delanteras, del Miura amarillo, se perdió en la versión Superfast del Miura dorado. En cambio esta segunda versión ganó en velocidad. Velocidad que se palpaba al hacer correr el Miura dorado sobre los mosaicos negros, con manchas blancas, de mi casa de la infancia.


En ambos modelos se conservaba la apertura de las puertas. Cosa que otros Matchbox de la serie Superfast perdieron entre la versión más vieja y esta de velocidad pura. No así la suspensión que la tenía por lo delgado y acerado de los ejes.


A simple vista el color del interior es diferente en los dos modelos. Aunque hubo Miuras dorados con el interior de color rojo. Una rareza pero los hubo. Vale aclarar que el color dorado estaba presente en el modelo de las llantas de metal y ruedas de goma.


Lo mismo pasó con la serie Superfast: los dos colores estaban presentes. Incluso algunos Miura de color dorado tenían el interior de color rojo, como la versión pintada de amarillo. El Miura dorado Superfast de las fotos es de la primera versión.


Hubo otra con ruedas más anchas, adelante y atrás, y con recorte en los guardabarros. Pero de esos Matchbox Superfast no llegué a tener. Ya había crecido y mis intereses pasaban por otro lado. Los últimos Matchbox que me regalaron son del año 1971.


En el Miura amarillo en la luneta escalonada se aprecia el motor de 12 cilindros en V, de ubicación transversal y central. Tan como era en el automóvil de la escala 1:1. En cambio el Miura dorado tiene la luneta esfumada y el motor ya no está presente en la parte de atrás.


Al ser la misma matriz para ambas versiones la patente es la misma: SGO 290 F. Me queda la duda si correspondía a Gran Bretaña o a Italia. No logré descifrar, por el año, ya que actualmente las patentes, o matrículas, son diferentes en esos países europeos. Seguro algún lector tendrá la respuesta.


La otra diferencia la tenemos en el chasis. Mientras en el Miura amarillo está escalonado, en la parte delantera y trasera, en el Miura dorado es prácticamente liso. Eso porque la versión Superfast perdió el direccionamiento de las ruedas delanteras.


Hay algo que los dos Miuras de los Matchbox de mi infancia que comparten: ninguno de los dos conservó su caja original de cartón. Con esa caja llegaron a mis manos, seguramente, desde la Librería San Agustín a la vuelta de donde estaba mi casa de la infancia.


Las ruedas son diferentes ya que la primera versión, el Miura amarillo, corresponde a los modelos de los Matchbox de mediados de la década del sesenta. Con llantas de metal y ruedas de goma. En cambio el Miura dorado, de la serie Superfast, tiene las ruedas características de estos modelos.


Es muy probable que ambos Miuras despertaran la imaginación en mis juegos sobre la mesa libro de formica blanca con manchas negras. Ahí donde la base de todos los escenarios era la colcha de planchar, que le robaba a mi tía abuela. Juegos que fueron parte de mi educación asistemática en materia fierrera.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos no cuenta con ningún apoyo publicitario. Es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.