martes, 6 de junio de 2017

Los AMC de Lutteral

La apertura de la importación de vehículos en Argentina a partir del año 1979 produjo que muchos concesionarios se volvieran importadores. Eso fue lo que pasó con Lutteral que se dedicó a importar automóviles de la empresa estadounidense American Motors Corporation (AMC).



En un principio una de las líneas que importaron fue la Concord. En las fotografías vemos tres modelos de esa gama. Arriba de todo el Concord de 2 puertas, en el centro de 4 puertas y finalmente, abajo, la versión rural Wagon. El valor promedio de estos automóviles era de 20.000 dólares.

La financiación de estos automóviles estaba a cargo de CORFAR que era una empresa con presencia en el mercado argentino desde el año 1969. Lutteral tenía la licencia para importar los vehículos de la empresa AMC para Argentina y Uruguay.

Los modelos Concord tenían un motor 121 CID de cuatro cilindros en línea, con una cilindrada de unos 2 litros, con una relación de compresión de 8,1 con un diámetro de cilindros de 95,3 milímetros y una carrera de los pistones de 88,9 milímetros.

La caja de cambios era automática con la selectora en la columna de dirección o en el piso. El peso del Concord de 2 puertas era de 1.335 kilogramos, el Concord de 4 puertas con 1.366 kilogramos y la Concord rural con 1.379 kilogramos.

La suspensión de estos modelos había sido reforzada para el mercado argentino y se ofrecían 15 colores de pintura para las carrocerías. La carrocería del Concord de 4 puertas era del tipo Landau en su techo. La rural Wagon tenía una capacidad de carga de 1.303 milímetros con el asiento trasero rebatido. El Concord de 2 puertas venía con asientos tapizados en terciopelo o cuero.

Toda la línea venía completamente equipada de fábrica, por ejemplo con aire acondicionado, y eso fue una constante en los automóviles importados que llegaron a partir de 1979 a Argentina. Las fotografías fueron tomadas de un artículo del diario La Nación del 6 de agosto de 1979.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.