Lenguaje claro

sábado, 5 de marzo de 2016

Autobomba inglesa: Merryweather

Cuántos incendios habrá apagado la vieja autobomba Merryweather. Por supuesto que fueron imaginarios, porque con el tamaño de este Matchbox de la serie King Size, no habrá podido extinguir muchos fuegos. Como todos estos Matchbox que soportaron el paso del tiempo está en su caja original y hasta con el precio, en lápiz, en el lado derecho. Para ser exactos $850 que a esta altura del partido no sé de qué moneda… aunque me lo imagino.



Es probable que fueran pesos moneda nacional vigentes antes de los Ley 18.188 del año 1970. La verdad que no lo recuerdo, pero está el documento de lo que valía a finales de la década del sesenta.

Gracias a Internet, que haríamos sin ella, pude averiguar que la empresa británica Merryweather & Sons fabrica autobombas desde tiempos inmemorables. Desde el año 1692, según reza en la página de la empresa especializada en extinguir incendios.


Lo que no sé es a que marca inglesa corresponde el camión. Aunque estimo que debe ser una del grupo Leyland, pero puedo equivocarme. Ese camión frontal puede ser Albion o Austin, si fuera de la segunda marca sería de la BMC (British Motor Corporation). Ya algún seguidor de Archivo de autos nos dirá exactamente la marca.


O tal vez algún coleccionista de autobombas. Conozco uno que solía pedirles a sus amigos o conocidos que le trajeran, de sus viajes al exterior, una autobomba a escala, claro está. Sin importar la escala se armó de una colección importante. Creo que habrá crecido, porque esto me lo dijo hace más de 10 años atrás.


El automodelismo tiene eso: personas que coleccionan vehículos especiales. O de una determinada época. Y solo su colección se remite a eso. Es interesante ver una vitrina llena de autobombas de todas partes del mundo y de diferentes colores. Porque hace años que las autobombas en los aeropuertos están pintadas de verde fluo. O también en amarillo fluo como hay algunas dotaciones en cuarteles de bomberos voluntarios de Argentina.


Lo cierto que la autobomba Merryweather de Matchbox, la número 15 de la serie King Size, está en muy buen estado. Salvo unas pequeñas cachaduras en el techo. Las que han sufrido el paso del tiempo son las ruedas de plástico que tienen a salirse de las llantas rojas. Esto lo comparte con otros “autitos de colección” de la infancia. Aparentemente los plásticos negros, que hacen las veces de neumáticos se agradaron perdiendo su flexibilidad. Cosa de viejos…


El movimiento de la escalera y su base giratoria, están en perfecto estado y ambas se mantienen operativas. En las fotos se puede ver que la escalera, no solo está completa, sino que no se cae. Es decir que los movimientos están duros como el primer día que me puse a jugar.


Porque de eso se trataba en aquel tiempo: de jugar. De imaginar un incendio y de hacer sonar la sirena para llegar a tiempo a extinguir el fuego. Tengo el vago recuerdo de haber jugado con esta vieja autobomba. Y le tenía cariño porque la asociaba con las autobombas que tenían los bomberos de la ciudad de Buenos Aires. Los viejos camiones MAN (Maschinenfabrik Augsburg-Nürnberg), que también eran frontales.

Por aquellos años en Argentina no había camiones frontales por doquier, como pasa ahora. Solo el Mercedes Benz 911, primero y luego 1112 y 1114, con su trompa corta se le parecían. Si bien había algún camión frontal como los viejos Borgward B-611, y posterior Jeep o IME (Industrias Mecánicas del Estado SA). No eran lo mismo, y menos autobombas.


En realidad las autobombas montadas sobre camiones frontales, en aquellos años, venían del exterior. Diferentes marcas. Pero no recuerdo ninguna parecida a la de Merryweather. Solo se asemejaba la MAN de los bomberos de la Policía Federal.

A diferencia de las autobombas de Estados Unidos, la Merryweather, tenía campanas de bronce en el techo. Dos a cada lado. Como las viejas autobombas del pasado donde un bombero las hacía sonar para abrirse paso hacia el incendio. Nada eléctrico y menos aún electrónico.


Lo llamativo, para los tiempos que corren, es que no tiene luces en el techo. Solo las dos campanas. Nada de luces de colores, rojo según el código internacional, sobre el techo o los paragolpes. Solo las luces reglamentarias de circulación del camión.

Esto visto ahora después de 40 años. Antes ni me daba cuenta. Solo jugaba que era lo que debía hacer. En realidad creo que lo sigo haciendo, sino no estaría escribiendo sobre una autobomba a escala 1:43, creo, que hizo una casa inglesa en los años sesenta.


En parte escribir las notas para Archivo de autos es jugar un poco. En especial para esta sección llamada “Garaje Miniatura”. Además de ser la excusa perfecta para volver a la infancia y los juegos con los “autitos de colección”. Gracias a este medio que es Internet lo puedo compartir con muchísimas personas de todo el mundo. Es como revivir algo que estaba guardado en una caja sin ser exhibido. Ahora la exhibición es a través de Archivo de autos. Sinceramente creo que es la mejor manera de mostrarlo al mundo.

Esta nota está dedicada a Jorge Algorta, el sabe porqué.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.