sábado, 27 de febrero de 2016

Una topadora Aveling-Barford

Creo que esta topadora verde agua es la primera de las piezas Matchbox King Size que me compraron mis padres. Pero, puedo equivocarme. De ser así tendría unos 6 años cuando me la regalaron y si no me equivoco fue para Navidad. Pero puede fallar, como decía el viejo Tu Sam.



Lo cierto que está en un estado inmaculado esta topadora de la marca inglesa Aveling-Barford. La invención de Internet nos ha traído ventajas y desventajas, como todas las herramientas que inventó el hombre. Porque debo decirles, a los desprevenidos de siempre, que Internet no es la panacea, sino una herramienta que hay que saberla usar. Como un martillo, que nos sirve para clavar ese clavito para el cuadro.


Pero si lo usamos mal nos hacemos bolsa un dedo. Lo mismo con Internet. Nada más que no nos hacemos bolsa un dedo, podemos arruinarle la vida a una persona si la usamos mal. Herramienta poderosa que le dicen.


Pero volvamos a la vieja topadora inglesa de mi infancia. Decía que gracias a la red descubrí que Aveling-Barford era una empresa de Gran Bretaña dedicada a producir maquinaria vial, de movimiento de tierra o para uso minero. Hasta que en el año 1967 la absorbió la Britsh Leyland, el grupo británico que se terminó de fagocitar un montón de marcas del mundo automotriz.


Durante mucho tiempo, en especial mi infancia, pensé que era el nombre de una empresa vial y no la marca real de la topadora. Recuerdo haber jugado poco con esta máquina que por eso está en un estado excelente. El movimiento de la pala está intacto y con una dureza digna de un juguete nuevo.


El único detalle es que del lado izquierdo el calco de la marca de la topadora está mal pegado. Pero si mi memoria no falla siempre estuvo torcida la calcomanía, así le decíamos en aquellas épocas. Y así la dejé. Es un detalle histórico a esta altura de los acontecimientos.


La caja en la cual venía la topadora Aveling-Barford es la primera serie de los Matchbox King Size. Los entendidos en la materia me dirán con exactitud a que año puede pertenecer esta pieza. Según mis cálculos a los primeros de la década del sesenta. Estimo que los Matchbox King Size con las cajas con plástico transparente aparecieron después de la segunda mitad de esa década mencionada.


Es probable que alguna versión tuviera el operario en el puesto de mando. Tal como lo muestra la caja, pero en este caso no estaba presente. Tal vez solo era un dibujo para la caja de la topadora Aveling-Barford. La verdad que viendo bien las fotos que le tomé noto que la pieza no tiene la menor cachadura en su pintura. Es como si la hubiera sacado de la caja en 2016 luego de comprarla en 1964 o 1965.


Sin dudas es el “autito de colección” de la serie King Size más viejo que tengo. Todos los demás son con las cajas más nuevas y alguno ya de los años setenta. Pero pocos porque ya tenía más años y la infancia comenzaba, lentamente, a abandonarme. Estaba por entrar a otra etapa de mi vida.


Reencontrarme con la vieja topadora inglesa fue retroceder muchas décadas en el tiempo y tratar de recordar cómo había llegado a mis manos. Algo de lo que les conté al principio de esta nota. Seguro que fue un regalo navideño y también que la dejé de lado por otros vehículos que me llamaban más la atención. Como autos y camiones, algunos de los que ya han visto en esta misma sección llamada “Garaje Miniatura”.


Lo que tengo que reconocer de los Matchbox de mi infancia es la calidad de los materiales empleados para fabricarlos. Realmente son de una durabilidad que ahora no vemos. Máxime cuando el plástico es rey y señor en los juguetes de este tipo en la actualidad. Los viejos Matchbox se notaban muy sólidos y así lo atestiguan lo que soportaron mis malos tratos en mis juegos de la infancia.

Porque estos King Size fueron cuidados, y jugados, pero tratando de no estropearlos, pero hubo otros de la escala 1:64 que no tuvieron la misma suerte. Esos soportaron de todo, hasta que los repintara con las pinturas Humbrol, también de origen inglés. Claro esa será otra historia para contar dentro del “Garaje Miniatura”.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.