lunes, 21 de septiembre de 2015

Autos para todos los gustos

Ese título refleja lo que pasó ayer, domingo 20 de septiembre, en ExpoCar 2015 organizado por el Rotary Club de General Rodríguez en el predio de la Parroquia Virgen de Fátima en la colectora del Acceso Oeste del lado norte todo con el único fin de ayudar al más necesitado.

Un Ford A del Club Amigos del Ford A (CAFA) nos daba la bienvenida
al ingreso al predio de ExpoCar 2015. Todas las fotos fueron
tomadas el domingo 20 de septiembre de 2015 en el predio
Parroquia Virgen de Fátima de General Rodríguez.


La muestra comenzó a las 9 horas hasta cerca de las 18 horas. Archivo de autos estuvo presente con un grupo de amigos fierreros que partimos desde San Miguel. Aunque uno de los automóviles que serían de la partida, en caravana hasta General Rodríguez, defeccionó a las pocas cuadras. Por suerte para los hermanos Caputo, Víctor y César.

Los Ford A del CAFA. 

El eje del distribuidor dejó de prestar sus gentiles servicios al Chevrolet Bel Air del año 1958. Cosas que pasan con los autos viejos y los que amamos estos fierreros sabemos que pasan. Pero la Mercedes de mi viejo estaba para cobijarlos en el paseo a General Rodríguez.

Nos reorganizamos con los demás integrantes de la caravana para viajar hasta ExpoCar 2015. Sitio al que todos concurríamos por primera vez. Así de la partida, y con una hora de retraso, salimos un Messerschmitt de 1958, un Auto Union 1000 S de 1967, un Peugeot 404 GP 1974 y la conocida Mercedes rural celeste.

Los autos de los amigos fierreros de San Miguel y Malvinas Argentinas.

El viaje fue sin sobresaltos y entre charla y risas. Como pasajero extra tuvimos a César Caputo y Víctor, su hermano, se fue de copiloto de Norberto Núñez, seguidor de Archivo de autos y amigo fierrero, en el Auto Union. Jorge Ingolingo al mando del Messerschmitt, siempre les digo a las personas que cuando volvemos a San Miguel regresamos el auto a la calesita de la plaza…

El Messerschmitt de 1958, el Auto Union 1000 S de 1967
y el Peugeot 404 de 1974. 

Bromas a parte en el 404 venía al mando Javier Correa y su hijo Matías. A esta altura de los acontecimientos, de la edad del muchacho y de la promesa del padre, dueño del auto. Cosas de los padres. Pero Matías es otro joven fierrero que nos ha acompañado en más de un encuentro, pese a haber estado de joda en la noche del sábado y madrugada del domingo.

Listo el equipo para representar a los fierreros de San Miguel y Malvinas Argentinas, dado los domicilios de los integrantes de este grupo de amantes de los fierros viejos, esos que supimos conseguir. Así con ese pelotón de cuatro autos llegamos al gran parque que se encuentra al lado de la Parroquia Virgen de Fátima en General Rodríguez.

Un Citroën hecho cabriolet.

Como ya es habitual para mí fue encontrarme con unos cuantos seguidores de Archivo de autos. Desde Marcelo Monteverdi del Club Amigos del Taunus Argentina hasta Eduardo Nolazco del Rambler Car Club Argentina. Sin olvidarme de Diego Sánchez y su conocido Renito, su Renault Gordini. También me lo crucé a José Luis Murgo de Coche Argentino que es uno de los organizadores de Expo Auto Argentino.

Renito junto a un Chivo 194 amigo. Al fondo vemos
a Diego Sánchez de Uniendo los clásicos de Argentina.

Todos, sin excepción, siempre con una palabra de elogio para la tarea que llevo a cabo en este sitio que he dado en llamar: Archivo de autos. Uno sin darse cuenta cosecha lo que siembra diariamente. A veces las felicitaciones son muy grandes, simplemente lo que hago es difundir, con los materiales a mano, la historia del automovilismo mundial.

Algo que no deja de sorprenderme es el interés de las generaciones más jóvenes por los autos antiguos o clásicos. Charla con gente del Club Amigos del Taunus Argentina apareció una pareja joven embarcados en el proyecto de comprar y restaurar un Ford Taunus 17 M. La pasión con que hablaban los dos sobre los autos del ayer me sorprende. Saben de antemano que no recuperaran el dinero invertido en la restauración del Taunus, pero seguro lo harán. Si el hombre tiene el apoyo incondicional de su mujer, y compañera de vida, todo está dicho.

Dos Bolitas: la azul para correr y la gris para andar por la calle.

En ExpoCar 2015 había quedado con encontrarme con un seguidor de Archivo de autos y ahora comprometido en darle nueva vida a una rural Mercedes-Benz 170 SD del año 1954. El encuentro tendría que haberse concretado en Los Cardales pero compromisos familiares no lo permitieron. Este domingo pasado pudimos conocernos.

Una “pequeña” rural Chevrolet Impala.

Esa persona es Fernando Sastre y mi viejo, José Lorenzo Uldane, lo asesoró y le indicó cómo arreglar algunas partes de su Mercedes. Si bien la rural de mi viejo no está 100 por ciento original es una de las que está andando y participando de los encuentros de autos. Fernando es otro joven apasionado por los viejos autos que supimos conseguir y busca dejar a su Mercedes lo más original posible. Además creo que se sumará a nuestro grupo de amigos de los fierros viejos.

Una cupé Cadillac en toda su dimensión.

Para lo último quiero dejar una de esas perlitas que uno se topa en los encuentros de autos: el primer Peugeot 403 que se fabricó en Argentina de la mano de IAFA (Industriales Argentinos Fabricantes de Automóviles). Ese auto nunca salió a la venta y pasó por varias manos hasta que la empresa, cuando lo recuperó, lo sorteó en el cincuentenario de la marca en Argentina.

Una Dodge RT en primer plano y detrás un Dodge Coronado.

Ese nuevo dueño pensaba vendérselo a Paco Mayorga, piloto que había corrido con Peugeot 403, pero la muerte lo sorprendió y la venta no se realizó. Así llegó a manos del dueño actual que se encarga de contar la frondosa historia de este auto argentino, aunque tiene muchas partes francesas por ser el primero en fabricarse en el país.

Un TC del ayer en miniatura.

Dejé para terminar el elogio a la organización de ExpoCar 2015 a cargo del Rotary Club de General Rodríguez. Desde cuando uno atravesaba la Ruta 28 ya se encontraba la señalización pertinente y hasta con personal de Tránsito, móvil incluido. Banderilleros y banderilleras a la vera de la Colectora Norte del Acceso Oeste nos guiaron hasta el predio donde se desarrollaría el encuentro.

Una ambulancia Land Rover Defender para lugares difíciles.

Luego de partir una hora más tarde de San Miguel, por los problemas relatados al principio, descubrimos con sorpresa que ya había casi 100 autos en el lugar. Justamente el Peugeot 404 de Javier fue el que se llevó el número 100. En la entrada nos dieron un cartelito con el número de expositor, donde había que completar el nombre del propietario, la marca y el modelo del vehículo expuesto.

Dos autos picantes: un Camaro y detrás un Hot Rot.

Dentro de la bolsa de plástico se encontraba un diploma y una pesada medalla para tener un recuerdo del paso por ExpoCar 2015. Pero también había otra cosa que muchos valoran, no por el valor material, sino por la atención para la persona que se tomó el trabajo de mover su auto hasta General Rodríguez. Un vale por un choripan y una gaseosa. Nada que ver con movidas políticas…

Triciclo armado sobre la base de un Fiat 600.

Otra cosa a destacar de la organización fue que en todo el predio estaba señalizado con sogas donde se expondrían los autos. De esta forma se dejaba las calles para la circulación del público visitante como para el ingreso y el egreso de los vehículos al predio. Algo que no se ve en todos los encuentros a los que asisto con frecuencia.

La perlita de ExpoCar 2015: el primer Peugeot 403 de IAFA.

Los amigos fierreros, con lo que sale la Mercedes, estamos pensando en volver para ExpoCar 2016, esta fue nuestra primera experiencia. Ahora vamos por la segunda en el año que viene.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos