jueves, 13 de noviembre de 2014

El Lincoln, un auto con prestigio

La Lincoln Motor Company fundada y dirigida por Henry Martin Leland fue comprada por la Ford Motor Company en el año 1922. De esta manera Henry Ford abandonaba la idea de solo producir un solo automóvil: el Ford T.

Lincoln L doble faetón del año 1929.


Luego de 13 años de producir a escala enorme el Ford T, Henry Ford, comprendió que diversificar era ganar clientes. Por eso compró la Lincoln Motor Company con el fin de hacer el auto más lindo del mundo.

Lo cierto que el automóvil que había diseñado Leland era muy bueno. El modelo L llevaba un motor de 8 cilindros en V, con un ángulo de 60º, con el cigüeñal apoyado en cinco bancadas. La cilindrada ascendía a 5.770 centímetros cúbicos con una potencia de 81 HP. Este motor era de un diseño muy compacto y potente.

El diseño de Leland era tan bueno que se mantuvo en producción durante 10 años sin grandes cambios. Ford lo que hizo fue simplificar el proceso de fabricación para reducir los costos de su producción. Los genios encontrados de Ford y Leland llevaron a que este último solo se mantuviera en la empresa por cuatro años.

La Ford Motor Company vendía los Lincoln L con un margen muy reducido de ganancias con un precio que estaba muy por debajo de los competidores de lujo del mercado estadounidense.

Un detalle que impresionó a los técnicos de la empresa Ford era que el Lincoln L venía de fábrica con un sistema de lubricación del tipo alemite en todos lo puntos que requerían de engrase periódicos.

La suspensión era por elásticos semielípticos con amortiguadores y el radiador venía con un termostato de control de temperatura del agua que refrigeraba el motor.

El único problema era que el Lincoln L tenía un diseño de carrocería algo anticuado para la época. Recordemos que Leland abandona la empresa Ford hacia el año 1926 y el modelo L se fabricó casi sin alteraciones hasta el año 1930.

Al dejar la empresa, Leland, Edsel Ford toma el control de la división Lincoln. Para mejorar la carrocería del modelo L se convoca a los más renombrados carroceros de la época. Así se llamó a Judkins, Dietrich, Le Baron, Waterhouse, Brunn, Murphy, Locke, Willoughby y Helbrock, entre otros.

Edsel Ford eligió un grupo de diseños y con ellos se construyeron series de 100 unidades cada una. Así se ofrecieron autos de lujos con carrocerías especiales a un precio muy inferior a los autos con carrocerías únicas.

De esta forma la Ford logró posicionar a la Lincoln como una de las marcas más prestigiosas, en autos de lujo, en el mercado estadounidense. Este halo siguió creciendo con los años y se mantuvo hasta llegar a ser el auto elegido por varios presidentes de Estados Unidos.

Para el año 1927 se le aplica el freno mecánico en las cuatro ruedas. Henry Ford no confiaba en el sistema hidráulico y tardó varios años en incluirlos en sus automóviles. Recién en la década del treinta se convencerá de las bondades de los frenos hidráulicos. Recuerden que el famoso Ford A tenía frenos mecánicos en sus cuatro ruedas de fábrica.

Antes de finalizar la producción del modelo L se aumentó la potencia a 90 HP con un incremento de la cilindrada. Para el año 1930 aparece el último modelo de la serie L que le trajo una década de prosperidad a la división Lincoln dentro de la empresa Ford.

En los años veinte muchos jefes de estados, de diferentes naciones, adoptaron los Lincoln como auto oficial, como el mismísimo presidente de Estados Unidos, antes mencionado. Pero también los gánsteres vieron con buenos ojos a los automóviles Lincoln y los contrabandistas hicieron otro tanto en especial mientras duró la famosa Ley Seca, uno de los mayores errores del gran país del norte. Años más tarde la policía estadounidense adoptó a los Lincoln como patrulleros, eso es tener estilo o se copiaron de los gánsteres…

La foto del automóvil antiguo de hoy es un Lincoln del año 1929 para la versión faetón que es propiedad del Long Island Auto Museum de Southampton, estado de Nueva York, Estados Unidos, que apareciera publicada en la Enciclopedia Autorama del año 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.