domingo, 1 de diciembre de 2013

Los taxis de París

De cómo los taxis salvaron a París de una invasión alemana. El automóvil comenzaba a tomar protagonismo en la Primera Guerra Mundial. Una estrategia que evitó que el enemigo pudiera seguir avanzando.

Los taxis de París el 6 de septiembre de 1914.


El general Joseph Gallieni era el gobernador militar de París en septiembre de 1914, al iniciarse la Primera Guerra Mundial. Había sido puesto en la tarea de salvar a la capital francesa de cualquier intento de invasión. El comandante en jefe, generalísimo Joseph Joffre, le había dado la orden.

Para el 5 de septiembre, del mencionado año, las tropas alemanas habían ganado mucho terreno, en los últimos 10 días. Las tropas francesas fueron sorprendidas por la estrategia germana y no podían detener su avance en forma de cuña.

Pero los alemanes al utilizar esa forma de penetración en el territorio francés se habían colocado en una difícil situación estratégica. Sin embargo se encontraban a tres días de marcha de París. Una de las columnas alemanas estaba a 25 kilómetros de Notre Dame, la célebre catedral parisina.

Los regimientos 103 y 104 de infantería se encontraban asentados en París y había que movilizarlos cuanto antes al frente de batalla ubicado en Nanteuil-le-Haudein. ¿Pero cómo hacerlo rápidamente? Los trenes escaseaban y además eran demasiado lentos en su desplazamiento. El jefe del estado mayor, general Clergerie, consultó el problema planteado con el general Gallieni. De este surgió la idea de recurrir a los taxistas parisinos que contaban con 1.000 unidades en la ciudad.

La orden se transmitió de inmediato, no había tiempo que perder. Ya era 6 de septiembre. La noticia, de la orden, corrió como un reguero de pólvora por París. Todos comentaban la decisión tomada por el general Gallieni. Los oficiales subalternos se encargaron de transmitir la orden a los taxistas parisinos. No fueron necesarias muchas palabras para convencerlos de prestar ayuda.

La medida tuvo tal grado de velocidad, en su ejecución, que más de un pasajero tuvo que bajarse a mitad de camino de su recorrido. Así todos los taxis de París se reunieron a las 6 de la tarde en la Plaza de Gagny.

El mismo general Gallieni puso en marcha una larga columna con los taxis Renault tipo AG Fiacre Paris. Los taxis avanzaban con sus faros de acetileno encendidos, también acompañaban la columna transportes de auxilio cargados con neumáticos y repuestos de toda clase. Los neumáticos en aquellos años no eran iguales a los de la actualidad. Se solían pinchar con mucha frecuencia. Por eso la importancia de contar con los necesarios para no perder tiempo en la marcha hacia el frente de batalla.

Una vez que los taxis parisinos dejaron su primer contingente de soldados de infantería retornaron a la Plaza de Gagny para trasladar otro grupo de soldados, para que pelearan en el frente de batalla. Esta movilización masiva de taxis logró frenar el avance de las tropas alemanas.

Como mencioné antes los taxis de París eran Renault tipo AG Fiacre Paris, en su gran mayoría, modelo 1910. Este auto Renault fue fabricado entre los años 1910 y 1912. El motor era de dos cilindros colocado en sentido inverso y con el radiador ubicado antes del habitáculo.

Renault tipo AG Fiacre Paris de 1910.

La carrocería era altísima con reminiscencias de los carruajes tirados por caballos y el puesto de conductor estaba separado del resto de la carrocería. Sus ruedas eran de rayos de madera y sus faros de acetileno. Los había de dos tipos: los G3 de color verde y los G7 de color rojo. Estos automóviles pasarían a la historia como los “taxis del Marne”.

Porque la batalla que liberó a París de la invasión alemana se llamó Marne y se desarrolló en el frente ubicado en Nanteuil-le-Haudein. Se llevó a cabo el 7 de septiembre de 1914. La gesta heroica fue pagada por el gobierno francés a la Compagnie des Fiacres tomado como base la tarifa 2, que estipulaba que se habían transportado más de 3 pasajeros en cada taxi. Además se le agregó un suplemento de 27% a la tarifa indicada en los taxímetros que marcaban, en su mayoría, 130 francos.

La idea del general Joseph Gallieni salvó a París de una segura invasión alemana al mando del general Alexander von Kluck, que se vio sorprendido por el rápido desplazamiento de las tropas francesas.

El general Alexander von Kluck parado en su auto en el frente de batalla.

El automóvil estuvo presente desde el inicio de la Primera Guerra Mundial. Recordemos que un Gräf & Stift estuvo involucrado en el atentado que le costó la vida al archiduque Francisco Fernando y su esposa. Este hecho produjo la declaración de guerra de varias naciones europeas. La Primera Guerra Mundial fue el primer conflicto bélico mecanizado de la historia de la humanidad.

Como produjo el inicio de la gran guerra, en París, salvó a la ciudad del avance enemigo. Así los automóviles habían dejado de ser pacíficos y se armaron, para uno u otro bando. La Plaza de Gagny tiene una placa conmemorativa que recuerda la gesta de los taxis del Marne.

El texto dice lo que sigue: “El 6 de septiembre de 1914 partieron de esta plaza mil taxis automóviles de París, transportando hacia Nanteuil-le-Haudein las divisiones de infantería 103 y 104, que al día siguiente participaron en la batalla del Marne, victoria que logró detener al invasor y salvar a Francia”

La foto de la caravana de taxis de París es una gentileza de:

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es editado sin computadora, sin escáner y sin Internet propios. Todo lo publicado en el sitio es armado en un ciber. Es por falta de recursos económicos, no por una política editorial.